Economía | Empresas

El 85% de los pilotos sigue afectado por un ERTE pese al auge de los vuelos

El sindicato de pilotos Sepla cifra en más de 4.000 los que continúan incluidos en los expedientes temporales para reducir su jornada una media del 40%

Interior de la cabina del nuevo avión A350, de la aerolínea Iberia.

Interior de la cabina del nuevo avión A350, de la aerolínea Iberia. EP

La recuperación de la actividad aérea en España no va pareja a la salida de los pilotos de la situación de ERTE. Según denuncia el sindicato Sindicato Español de Pilotos de Líneas Aéreas (Sepla), las principales aerolíneas del país siguen empleando esta figura para suspender los contratos de sus tripulantes durante los días en que no tienen vuelos programados y los devuelven a la actividad laboral las jornadas que sí vuelan.

Tras analizar el uso que hacen actualmente las compañías con base en España de los ERTE por fuerza mayor aprobados por el Gobierno, aseguran que las aerolíneas están empleando «un ERTE suspensivo para llevar a cabo de facto una reducción de jornada». «La conclusión es que la mayoría de pilotos ha visto incrementada su actividad de vuelo en mucha mayor proporción que su jornada laboral, es decir, han trabajado a un ritmo parecido al del verano de 2019 pero en menos días cotizados», señalan desde el sindicato.

Compañías como Iberia, Iberia Express, Air Europa, Air Europa Express, Vueling, Air Nostrum, Wamos, Plus Ultra y Jet2 siguen manteniendo a todos sus pilotos en ERTE por causa de fuerza mayor, mientras que Norwegian está negociando con Sepla un ERTE por causas productivas (ERTE ETOP) para los 86 pilotos que quedan en la aerolínea tras el despido colectivo llevado a cabo en los últimos meses. En conjunto, estos ERTE afectarían a cerca de 4.200 pilotos, que ven reducida su jornada en una media del 40%.

Por contra, las únicas aerolíneas que han renunciado a seguir aplicando el mecanismo laboral por el aumento de su actividad son las extranjeras Ryanair, easyJet y Eurowings. Estas compañías incorporaron a sus más de 800 pilotos a sus jornadas ordinarias, aunque aún sigan manteniendo una actividad aérea algo menor a la que tenían antes de la llegada de la crisis sanitaria.

Desde el sindicato aseguran que durante la época estival, los pilotos que siguen en ERTE han vuelto a volara niveles muy parecidos (en número de horas) a los de antes de la pandemia. Sin embargo, el número de días de trabajo no ha ido en paralelo a esta tendencia. «Es como si una empresa mete a un trabajador de oficina en ERTE durante los fines de semana, y paga una nómina correspondiente sólo a los 22 días laborables del mes, aunque el número de horas trabajado haya sido como en una época normal», explica el secretario de Sepla, Javier Fernández-Picazo.

En este sentido, desde el sindicato denuncian que se dan casos de pilotos con una actividad cercana al 90% con respecto a la que desarrollaron en 2019, a los que se aplica un ERTE que reduce su jornada en más de un 30%. Con ello, las compañías centran las horas de trabajo de forma exclusiva en los días en que no se aplica el ERTE, dejando el resto de días del mes bajo la figura de este mecanismo. «Esto permite a las aerolíneas ahorrarse los costes fijos correspondientes a dichos días, que pasan a ser asumidos por la Seguridad Social a través del SEPE», rematan desde el Sepla.

Te puede interesar

Comentar ()