Economía | Empresas

El Gobierno intenta amarrar la sede de la OMT en España frente a la presión de Arabia Saudí

Exteriores asegura que no hay petición formal por parte de ningún país para cambiar la ubicación. España brindará unas nuevas instalaciones a la organización frente al estadio Santiago Bernabéu

El Palacio de Congresos que acogerá la nueva sede de la OMT

El ministro de Asuntos Exteriores José Manuel Albares (2i), el alcalde de Madrid José Luis Rodríguez Almeida, la ministra de Industria, Comercio y Turismo Reyes Maroto, y el secretario general de la OMT, Zurab Pololikashvili (i), a su llegada al Palacio de Congresos de Madrid, que acogerá la nueva sede de la Organización Mundial del Turismo. EFE/Víctor Lerena

El Gobierno intenta que la sede de la Organización Mundial del Turismo (OMT) se mantenga en España, donde lleva instalada desde hace más de cuatro décadas. El Ejecutivo ha desplegado todo su potencial diplomático para tratar de amarrar la sede del organismo de Naciones Unidas tras el interés mostrado por Arabia Saudí en los últimos meses para promover un cambio de ubicación.

Para tratar de que Riad no cuente con los apoyos necesarios en una eventual votación en su asamblea general a finales de noviembre, el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo que dirige Reyes Maroto brindará un nuevo edificio a la organización para albergar sus instalaciones en el recinto del Palacio de Congresos de La Castellana. La licitación para la remodelación del complejo se realizará en 2022 y las obras podrán comenzar a principios en 2023. Actualmente, la ingeniería INECO está definiendo el proyecto de obra, del que dependerá el coste final de la intervención.

Frente a la voluntad de promover el cambio de sede, el Ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, ha asegurado de momento «no hay solicitud por parte de Arabia Saudí ni por parte de ningún otro país miembro de la OMT«. Y, en caso de haberla, ha dicho que «no sería solamente un desafío al país sede, sino sobre todo un desafío al sistema multilateral, al equilibro de Naciones Unidas«.

El jefe de la diplomacia española ha argumentado que las sedes de los organismos internacionales «no se situaron en su momento de manera caprichosa«, sino que «responden a una realidad; a países especialmente comprometidos con el tema de esa sede«. En este sentido, ha defendido que Madrid, España y Europa son «el centro del turismo mundial» y ha asegurado que hay «un apoyo en bloque de la UE y de América Latina» para que la sede se quede en la capital de España.

«Las sedes no se pueden trasladar como si fueran franquicias de una tienda o equipos de beisbol. Tienen un sentido y eso todo el mundo lo ve y está de acuerdo con esto», ha abundado. De todas maneras, el presidente del Gobierno Pedro Sánchez tratará el asunto el próximo martes con el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres.

Pese a la presión diplomática de España, Riad podría dar un paso adelante y presentar esa petición formal, que debería ser incluida en el orden del día de la asamblea general que se celebrará el Marrakech entre el 30 de noviembre y el 3 de diciembre. Serían así los 159 países miembros los que debería votar el eventual cambio de ubicación. Para conseguirlo, Arabia Saudí necesitaría dos tercios de los votos, es decir, 106 apoyos.

Maroto: «España renueva su compromiso»

Por su parte, Maroto ha asegurado que con el nuevo edificio, «España renueva su compromiso con la OMT que contará con una sede más moderna y funcional, situada en un lugar privilegiado de Madrid, en pleno centro financiero, que dará más visibilidad a la organización». La ministra ha visitado las instalaciones del Palacio de Congresos, conocido por el gran mural de Joan Miró en su fachada, junto al alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida y el secretario general de la OMT, Zurab Pololikashvili.

El edificio destinado a la sede tiene una superficie construida total de casi 8.000 metros cuadrados; consta de un sótano para instalaciones y aparcamiento con capacidad para más de 30 coches, entreplanta, que alberga la cafetería y una sala de exposiciones polivalente, y tres plantas para oficinas, despachos y salas de reuniones, incluyendo un auditorio de más de 500 m2 con cabinas de traducción.

La OMT, de la que España es miembro fundador, tiene su sede en Madrid
desde su creación en 1975. Desde 2003, y gracias al impulso ejercido por España, entre otros países, la OMT entró a formar parte de la familia de Naciones Unidas como agencia especializada, lo que le permitió erigirse como la principal institución internacional en el campo del turismo.

Te puede interesar

Comentar ()