Economía | Empresas

Así garantizan los súper el suministro en La Palma tras la erupción del volcán

La isla canaria tiene un sistema circular de carreteras que permite garantizar la llegada de mercancías a los supermercados aunque la lava avance hasta el mar

Una casa destruida por la lava en La Palma.

Una casa destruida por la lava en La Palma. EP

La erupción del volcán de La Palma ha obligado a una evacuación masiva de los habitantes de una pequeña parte de la isla. Tras la erupción registrada este domingo, cerca de 5.000 personas han tenido que dejar sus casas y la lava sigue avanzando mientras destruye todo lo que encuentra a su paso.

La inmensa mayoría de las mercancías entra a la isla a través de un puerto marítimo situado en el extremo contrario de la zona afectada. Y, actualmente, lo hace sin mayores contratiempos. Pero la erupción y el avance de la lava hacia la costa podría dejar una zona de la isla parcialmente incomunicada y complicar la distribución de los suministros.

En la isla operan varias cadenas de supermercados como Dinosol, Unide, Spar, Lidl o Mercadona. Sin embargo, los supermercados aseguran que la isla está preparada para garantizar la existencia de productos en sus lineales. «La suerte es que el puerto de la isla está en el lado opuesto en el que ha hecho erupción el volcán», explica a El Independiente el responsable de la Asociación de Supermercados Islas Canarias (Asuican), Alonso Fernández.

Aunque la colada haya bloqueado algunas vías, el diseño circular del sistema de carreteras permite que en las actuales condiciones todos los establecimientos reciban los productos. «Esto va a depender del camino que vaya siguiendo la lava, pero si no se puede acceder por un sitio, se podrá acceder por otro», prosigue.

De momento, sólo una cadena de supermercados ha tenido que cerrar dos de sus locales, aunque ninguno de ellos se ha visto directamente afectado por el avance de la colada. El primero se ubica en el Puerto de Naos -al oeste de la isla- cuya población ha sido evacuada. Y el otro está en la zona de Los Llanos de Aridane.

A pesar de que la lava pudiese bloquear otras vías y dejase cortado el paso a la parte suroeste de la isla desde el norte, la patronal de los supermercados asegura que también se podría garantizar la llegada de suministros mediante la entrada por algún puerto marítimo.

En cualquier caso, dice Fernández, la zona a la que más ha afectado la erupción es una ubicación que se encuentra en un entorno rural y lejos de los núcleos urbanos donde hay más actividad comercial. «Afortunadamente, por ahí la lava no parece que vaya a pasar», remata.

Tras el comienzo de la erupción a las 15.12 horas del domingo, los supermercados de la zona afectada activaron sus protocolos para facilitar la ayuda en materia de alimentación y productos de higiene, así como en lo referente a la logística. De momento, se han desalojado los municipios de El Paso, Los Llanos de Aridane y Tazacorte y se ha fijado un radio de exclusión de dos kilómetros en torno a los centros de emisión de lava.

Nuevas fisuras

Los expertos no descartan que puedan acabar produciéndose nuevas fisuras en la isla en función de la presión de gases que tiene la cámara magmática del volcán. El magma sale a una temperatura de unos 1.200 a 1.300 grados. Aunque a medida que se aleja de la boca del volcán se va enfriando y comienza a moverse más despacio.

De momento, el frente de lava tiene una anchura de unos 100 metros de ancho y seis metros de altura y unos 250 metros por hora, en función de la orografía del terreno.

Te puede interesar

Comentar ()