Economía

Cambiamos los chicles por galletas y chocolate: así transformó el Covid al dulce español

Imagen de varias bandejas con chocolate.

Imagen de varias bandejas con chocolate. EP

La pandemia cambió por completo las tornas del sector del dulce español. Los confinamientos y el mayor tiempo que pasamos en el hogar durante el primer año de la crisis sanitaria hundieron hábitos tan comunes como el de mascar chicle. Pero, a cambio, la Covid-19 disparó el consumo de otros productos como las galletas, chocolate, bollería y pan de molde.

Sin niños por la calle, grandes cumpleaños o eventos sociales y empresariales en los que es habitual regalar caramelos y bombones, las cifras de esas categorías cayeron en picado. Además, el sector depende en buena medida del denominado canal impulso. «En las tiendas pequeñas, de ultramarinos, estancos o gasolineras pasamos un año muy malo», reconoce Rubén Moreno, secretario general de la Asociación Española del Dulce (Produlce).

La asociación engloba a más de 70 compañías de las industrias de panificación, galletas, turrones y mazapanes, chocolates, y caramelos y chicles, como Chocolates Valor, Chupa Chups, Delaviuda, Ferrero Ibérica, Gullón, o las filiales de Haribo o Nestlé en España. Y según el informe anual que acaban de hacer público, el sector en su conjunto logró superar el ejercicio con un crecimiento del 2% y unas ventas que alcanzaron los 5.974 millones de euros.

El dulce representó el 7% del gasto, familiar en alimentación y los españoles dedicamos de media 119,67 euros anuales a este tipo de productos, con un consumo per cápita de 28,35 kilogramos, casi uno más que el año anterior.

La categoría de chicles y caramelos fue la que se llevó la peor parte. Su facturación se hundió un 26,7% en nuestro país. De hecho, registró las peores cifras de su historia reciente y las exportaciones no sirvieron para amortiguar el golpe, pues también cayeron un 5,1%. En concreto, las ventas de chicles fueron las que más se resintieron con la pandemia. Mientras que los caramelos bajaron un 20% sus ventas respecto a 2019, en el caso de las gomas de mascar el porcentaje de caída llegó a alcanzar el 45%.

Por contra, la categoría líder en producción en España fue la de cacao y chocolate, con una subida del 6,8% en el primer año de la pandemia. Aunque las ventas al exterior cayeron un 9,4%, el mercado logró neutralizar la pérdida con la demanda interna, cuya producción aumentó un 15,1% y la facturación un 12%. Entre otras cosas, reputaron las ventas de productos que se consumen habitualmente dentro del hogar como las tabletas o las cremas de untar, mientras que snacks y bombones se vieron perjudicados por la falta de actividad fuera del hogar.

Asimismo, la producción de galletas en España repuntó un 7,1%, lo que permitió elevar su facturación un 6,2%. Además, desbancaron a la categoría de chocolates y cacaos el segundo puesto en términos de exportación.

El pan envasado creció un 10,7%

Por su parte, el gran beneficiado de la pandemia fue el segmento de la panificación, cuyos ingresos se dispararon un 10,7%. De hecho, en España crecieron las ventas de todo lo relativo a los panes envasados un 12,2%. Y mientras que sus exportaciones cayeron un 7,9%, las importaciones aumentaron un 6,7%.

Asimismo, el mayor tiempo que pasamos en el hogar también tiró del segmento de la pastelería y bollería que dejó de consumirse en bares y cafeterías. Sus ventas crecieron un 5,1% en general, un 5,3% en España y las exportaciones se elevaron un 3,5%.

Turrones y mazapanes cerraron el año con un aumento de sus ventas en nuestro país del 3,7%

A pesar de la incertidumbre de la campaña navideña, la categoría de turrones y mazapanes cerró el año con un aumento de sus ventas en nuestro país del 3,7%. Sin embargo, el gran golpe lo recibieron las exportaciones de los dulces navideños, que se anotaron una caída del 18%.

El 80% de las fábricas de dulces se encuentran en zonas rurales de la denominada España vacía. Pero al mismo tiempo, tiene una implantación muy fuerte en el extranjero que va creciendo. «Somos un sector muy exportador y muy bien valorado en el exterior con productos que tienen mucha historia detrás bastante curiosas», explica Moreno.

La mitad de la producción se va a mercados europeos y ahora Marruecos crece un 80% respecto a 2019, posicionándose como séptimo destino de las exportaciones. En cualquier caso, los caramelos y chicles españoles siguen siendo los líderes de la industria del dulce en exportaciones y representan un 30,4% del total. De hecho, tres de cada cuatro euros facturados por el sector del dulce español en Estados Unidos corresponden a esta categoría.

Te puede interesar

Comentar ()