Economía

Sánchez pide consenso a Calviño y Díaz antes de plantear la reforma laboral a patronal y sindicatos

El Gobierno prevé ahora reunirse para consensuar una postura común sobre la reforma laboral, a 20 días de que venza el plazo que se había dado para cerrarla

La vicepresidenta primera del Gobierno y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño; el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y la vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, a su salida del Palacio de la Moncloa.

La vicepresidenta primera del Gobierno y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño; el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y la vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, a su salida del Palacio de la Moncloa. Eduardo Parra / Europa Press

Pedro Sánchez se comprometió a derogar la reforma laboral como candidato a la Moncloa. Reafirmó el mismo compromiso en el acuerdo de Gobierno que firmó con Unidas Podemos («derogaremos la reforma laboral», decía el documento) y lo ha repetido en diferentes ocasiones después, inclusive hace una semana, en el Congreso del PSOE.

Pero ahora no está tan claro lo que el Gobierno quiere hacer con respecto a la reforma laboral. A pesar de que el Ministerio de Trabajo lleva desde marzo reuniéndose semanalmente con sindicatos y empresarios para acordar el texto legal, que debe aprobarse antes de que termine el año, ahora el Ejecutivo no sabe cuál es su posición sobre las medidas que integran la reforma, que debe llevar al diálogo social.

Así lo han apuntado fuentes del Ministerio de Asuntos Económicos a este periódico: el Gobierno prevé reunirse para decidir su postura común sobre la reforma laboral ahora, a raíz de las diferencias entre Díaz y Calviño que se han hecho aún más evidentes durante los últimos días. Y a solo tres semanas de que termine el plazo que se había fijado para acordar el texto legal con los sindicatos y los empresarios.

Porque Trabajo había dado hasta el 15 de noviembre para terminar de pactar la reforma laboral con CCOO, UGT, CEOE y Cepyme, de manera que así tuviese el tiempo necesario para poder aprobar el texto en el Consejo de Ministros y después en el Congreso de los Diputados. Todo, antes de que termine el año, porque ese es el compromiso adquirido con Bruselas y al que están ligados los fondos europeos.

Esta nueva reunión de todo el Gobierno para concretar qué posición defenderá exactamente en cada uno de los aspectos de la reforma laboral aún no tiene una fecha, han apuntado las mismas fuentes, aunque sí han asegurado que será pronto. Por otro lado, PSOE y Podemos están evaluando el estado de la coalición ya que así lo exigió el viernes la ministra de Derechos Sociales y secretaria general de Podemos, Ione Belarra.

De «derogar la reforma laboral» a «modernizar» el mercado de trabajo

El debate es, también, dialéctico. Yolanda Díaz lleva meses insistiendo en el «vamos a derogar la reforma laboral de Mariano Rajoy», palabras que han hecho poner los ojos en blanco a Calviño, literalmente. Por su parte, la ministra de Asuntos Económicos no pronuncia, en ningún caso, la palabra «derogar».

«Todo el Gobierno está comprometido con abordar la modernización de la legislación laboral» y «una reforma en el marco laboral», declaraba la vicepresidenta primera este lunes, en una rueda de prensa con el comisario de Economía de la Comisión Europea, Paolo Gentiloni.

El mismo Sánchez este lunes también hablaba de abordar la «modernización de la legislación laboral» pero no de «derogar» la ley de Rajoy, aunque sí lo había expresado así en el Congreso Federal del PSOE: «Avanzaremos poniendo punto y final a leyes como la ley mordaza, como la reforma laboral del PP, impuestas y sin acuerdo, que precarizaron los contratos y devaluaron los salarios de nuestros trabajadores y trabajadoras».

Los sindicatos, por su parte, recuerdan que por ahora la idea del Gobierno es más la de contrarreformar la reforma laboral de Rajoy que la de derogarla, puesto que hay puntos de esta que ni siquiera se ha valorado tocar en los ocho meses que llevan de intensa negociación, como por ejemplo las indemnizaciones por despido y otros puntos que El Independiente recopiló en este artículo.

Europa no dirá aún qué medidas prefiere

Parte de la tensión en el seno del Gobierno vendría por la insistencia de Calviño de priorizar los convenios de empresa sobre los de sector. Lo contrario es lo que defiende Díaz, pero la ministra de Asuntos Económicos se agarra a que Bruselas no permitirá dicha medida, ya que restará flexibilidad al mercado de trabajo.

Evaluaremos las propuestas cuando lleguen a Bruselas»

paolo gentiloni, comisario de economía de la comisión europea

La Comisión Europea no se ha posicionado al respecto. Ni tampoco lo va a hacer. Preguntado al respecto, el comisario de Economía, Paolo Gentiloni, instó este lunes a esperar a que llegue a Bruselas el informe con todas las medidas que España quiere tomar en el marco de la reforma laboral. Entonces será cuando el Ejecutivo comunitario opinará, pero no antes.

«No vamos a entrar en las dinámicas internas de una discusión política», apuntó Gentiloni. «Evaluaremos las propuestas cuando lleguen a Bruselas, es difícil valorarlas mientras se van haciendo. Cuando lleguen las propuestas, las estudiaremos», reforzó. Al mismo tiempo, recordó lo que pide el organismo al que representa: diálogo social, esto es, que las medidas se pacten con sindicatos y empresarios. «El marco está muy claro», defendió.

Por último, desde el Ministerio de Asuntos Económicos quitan peso a la posibilidad de que el Gobierno nombre a Calviño nueva líder de las negociaciones de la reforma laboral y recuerdan que existe una mesa con los sindicatos y empresarios (la mesa de diálogo social para la Recuperación, la Transformación y la Resiliencia, constituida en noviembre de 2020) que se encarga de supervisar y vigilar la correcta implantación del Plan.

Te puede interesar

Comentar ()