Economía | Empresas

La factura de la luz se dispara 36 euros desde abril a pesar de las intentonas del Gobierno por abaratarla

El precio medio se sitúa en los 86 euros durante el último mes

Pedro Sánchez, presidente del Gobierno

Pedro Sánchez, presidente del Gobierno EFE

La factura de la luz, lejos de bajar, continúa en plena espiral alcista. Y lo peor es que -según las previsiones del sector energético y del propio Gobierno- no va a dar un respiro hasta, como mínimo, entrada la primavera del año que viene. 

Es decir, que los españoles van a tener que rascarse los bolsillos para encender la calefacción o los diferentes aparatos para mantener caliente el hogar. Además, con el cambio horario y el hecho de que se acorten los días, el uso de electricidad es mucho mayor por lo que, por norma general, el recibo es mayor. 

España ha vivido recientemente los cambios más significativos en el Mercado Regulado, haciendo que el recibo de la luz casi se haya duplicado en los últimos 6 meses. El 1 de junio de 2021, la estructura de la factura fue modificada y los precios por horas empezaron a tener un impacto particularmente fuerte en el consumidor final. Estos, al estar estrechamente ligados a la dinámica del mercado mayorista, provocaron un aumento exponencial en las facturas de la población. 

La factura de la luz en España con la Tarifa Regulada para un consumo de 225 kWh/mes cerrará este octubre con un precio por encima de los 86 euros, de acuerdo a cálculos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

Así, un consumidor tipo acogido a la tarifa regulada o PVPC —con una potencia contratada de 4,4 kilovatios y un consumo mensual de 250 kilovatios hora (KWh) al mes— pagará 34,88 euros más que el octubre de 2020, un momento marcado por la pandemia y el abaratamiento de la electricidad en el mercado mayorista. 

Incrementos semanales

Esta cifra supone un encarecimiento de 36 euros respecto a la primavera de este 2021 cuando se pagaban alrededor de 50 euros. La crisis energética que estalló durante el verano a consecuencia de las altas temperaturas, el encarecimiento del gas y la subida de precio de los derechos de emisiones de gases dinamitó el recibo eléctrico y a partir de mayo la cifra no dejó de bajar.

En concreto, durante ese mes se alcanzaron los 57 euros de media hasta los 73 euros del pasado mes de septiembre. Esta cifra, según las previsiones, va a volver a ser pulverizada puesto que octubre ha dejado precios históricos en el mercado mayorista español y portugués.

Tal y como se señalaba anteriormente, lo peor está por llegar de acuerdo al mercado de futuros eléctricos. Noviembre y diciembre, según los datos ofrecidos por el Mercado Oficial de Futuros y Opciones Financieros en España (MEFF), serán los meses más caros de 2021 con 220 euros y 222 euros por megavatio de media.

El 2022 se estrenará con el mercado eléctrico tensionado y el precio que ha prevé el mercado es de 217,09 euros el MWh, para dejar paso a febrero, que marcará nuevos máximos históricos y el megavatio a la hora subirá casi tres euros más hasta los 219,86. 

Será con la entrada de la primavera y las temperaturas más suaves, cuando la tormenta remita tímidamente. Marzo aliviará los costes energéticos de la electricidad puesto que el megavatio descenderá hasta los 184 euros y ya en mayo y junio, el mercado mayorista rondará los 100 euros por megavatio a la hora. 

El propósito de igualar los precios de 2018

Pedro Sánchez volvió a insistir hace poco menos de un mes en una entrevista concedida a Informativos Telecinco que el precio medio pagado por los españoles sería parecido al de 2018. 

De acuerdo a los datos facilitados por el sector hasta octubre, la factura media es de unos 54 euros por los 50 de media que pagamos los españoles hace dos años, por lo que el recibo está cuatro euros por encima de las pretensiones que tiene el Ejecutivo. No obstante, los futuros de los precios del mercado mayorista y la inflación alejan el objetivo, que ya escala por encima del 5%.

Te puede interesar

Comentar ()