Economía

60 expertos fiscales urgen a una reforma que reduzca Sociedades y elimine Patrimonio

El Instituto de Estudios Económicos (IEE) elabora su propuesta de 'libro blanco' para la reforma fiscal, paralela a la que ultiman los expertos del Gobierno. Instan a igualar Sociedad a otros países y eliminar "la excepción" del impuesto de Patrimonio.

La ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, interviene en una rueda de prensa tras una reunión del Consejo de Ministros.

La ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, interviene en una rueda de prensa tras una reunión del Consejo de Ministros. J. Hellín / Europa Press

El Instituto de Estudios Económicos (IEE) ha lanzado este lunes sus propuestas para una reforma fiscal en España, que pasan por reducir las cotizaciones sociales empresariales o eliminar el Impuesto de Patrimonio, entre otras medidas. A falta de un mes para que concluya el periodo marcado por el Gobierno para que los expertos de la reforma fiscal saquen a la luz sus conclusiones, el IEE ha presentado su propio ‘Libro Blanco para la Reforma Fiscal’, que cuenta con la colaboración de 60 expertos en fiscalidad del ámbito académico y profesional, con experiencia en altos cargos de la Administración Pública.

En dicho libro se trata de establecer las líneas básicas para acometer una reforma en profundidad del sistema tributario para lograr que este sea competitivo, eficiente, lo más neutro posible y que reduzca al mínimo los costes de cumplimiento, siguiendo las mejores prácticas de los países del entorno.

Entre sus propuestas, destaca la de reducir las cotizaciones sociales empresariales, ya que consideran que son excesivas en comparación con los países del entorno. En España, según explican, las empresas tienen un tipo de cotización del 31,13%, frente a una media en la Unión Europea del 22,2%. «Reiteramos la necesidad de reducirlas de inmediato para, de esta forma, fortalecer la recuperación económica y la creación de empleo», remarcan.

Además, ven «necesario» eliminar el Impuesto sobre el Patrimonio que constituye una «excepción en el derecho comparado y que ha sido suprimido en la mayoría de los países por sus efectos nocivos sobre la economía». No obstante, sugieren que, en el caso de mantenerse el Impuesto sobre Patrimonio, debe establecerse un escudo fiscal, por el que nunca se tribute más de un 50% de la renta como suma de las cuotas de renta y patrimonio.

Contra la armonización fiscal

Por su parte, también han planteado que el Impuesto sobre Sucesiones se debería establecer un tipo máximo del 15% de gravamen para «garantizar el contenido esencial del derecho constitucional a la propiedad y a la herencia y adecuarlo a lo que rige en Europa».

Para los expertos del IEE también es fundamental establecer tipos impositivos reducidos e incentivos fiscales a la actividad emprendedora durante los primeros ejercicios de actividad, especialmente cuando los beneficios obtenidos por dicha actividad sean reinvertidos en la misma.

Los expertos han denunciado, ante un posible intento por parte del Ministerio de Hacienda de abordar una armonización fiscal, que esta propuesta es en realidad un «subterfugio para una subida generalizada de la imposición patrimonial». Frente a esto, desde el IEE creen que resulta «más razonable» no prohibir los modelos tributarios de los territorios que mejor desempeño alcanzan, que generalizar, a la fuerza, los de aquellos que peores resultados obtienen. Además, consideran que dicha armonización iría en contra de la corresponsabilidad fiscal.

En un reciente estudio de CEIM en colaboración con el IEE, se evidencia la fuerte interrelación existente entre corresponsabilidad fiscal, competitividad regional y eficiencia pública. Se ha evaluado que la pérdida de la corresponsabilidad fiscal podría suponer, a largo plazo, una contracción mínima del PIB regional de Madrid de un 2%, lo que supone, a su vez, una reducción de medio punto porcentual en el nivel del PIB del conjunto de España, a los que habría que añadir los efectos contractivos de las subidas que tendrían que implementarse en otras regiones.

Impuestos ambientales

«No es cierto el planteamiento de que algunas comunidades autónomas son paraísos fiscales porque en el ejercicio de su corresponsabilidad fiscal han reducido su presión fiscal normativa en la imposición patrimonial», han remarcado.

En cuanto a los impuestos ambientales, los expertos han advertido de que son tributos con un impacto recaudatorio limitado para las comunidades autónomas pero que sin embargo hacen mucho daño en términos de desincentivación de la inversión, el empleo y el crecimiento económico del país.

Por todo ello, consideran «urgente» que la fiscalidad ambiental sea tratada bajo un prisma único, en el que se conjugue la voluntad de las diferentes administraciones –estatal, autonómica y local–, de forma tal que exista una aproximación conjunta al fenómeno de la fiscalidad ambiental.

De todas formas, desde el IEE creen que no tiene sentido basar un sistema tributario en la imposición medioambiental puesto que su eficacia recaudatoria a largo plazo, si se diseñan adecuadamente, debe tender a cero. «El objetivo no es recaudar más. Los tributos medioambientales deben ser un instrumento para la mejora del medioambiente no son un instrumento de recaudación a medio o largo plazo», han señalado.

Te puede interesar

Comentar ()