Economía

La armonización fiscal rompe al grupo de expertos para la reforma fiscal

Han dimitido dos de los catedráticos que integraban el comité, partidarios de la competencia entre comunidades autónomas | También ha abandonado su puesto la secretaria de Estado de Hacienda

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero (en el centro), posa en abril con algunos de los miembros del comité de expertos para la reforma fiscal.

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero (en el centro), posa en abril con algunos de los miembros del comité de expertos para la reforma fiscal. Eduardo Parra / Europa Press

El deseo del Gobierno de llevar a cabo una reforma fiscal que asimile los impuestos de las distintas comunidades autónomas del país ha roto el grupo de expertos que el Ministerio de Hacienda había designado para que lo asesoren en esta tarea. Hasta tal punto que dos de ellos han preferido dimitir antes de terminar su labor y tras un año trabajando en ella.

El comité de catedráticos seleccionados por el Gobierno lleva desde el pasado abril elaborando un informe en el que se basará el Ejecutivo para llevar a cabo su reforma fiscal. Una reforma que ha prometido a Bruselas que entrará en vigor en el primer trimestre de 2023, tal y como se recoge en el componente 28 del Plan de Recuperación. Este cambio legislativo no es baladí porque de su aprobación depende la recepción de parte de los fondos europeos Next Generation.

Los expertos tienen hasta el 28 de febrero para presentar su informe. Después, y como ha sucedido con el grupo de expertos del salario mínimo o el de la anterior reforma fiscal, el Gobierno decidirá qué medidas toma para conseguir su objetivo: acercar la presión fiscal de España a la media europea, actualmente superior entre 7 y 8 puntos del PIB. En principio, para lograrlo pretende subir el impuesto de sociedades y dos que están cedidos a las comunidades autónomas, el de patrimonio y el de sucesiones y donaciones, así como crear otros, por ejemplo, de carácter medioambiental.

Dos dimisiones en un mes, más la de la secretaria de Estado de Hacienda

El 13 de enero trascendió que el catedrático de Hacienda Pública de la Universidad de Oviedo Carlos Monasterio había abandonado este grupo de expertos. Lo hacía un mes después de la salida de Ignacio Zubiri, también catedrático de Hacienda Pública, en su caso de la Universidad del País Vasco, y en la misma semana en la que se conocía la renuncia de la secretaria de Estado de Hacienda, Inés Bardón, que el Ministerio atribuye a motivos personales.

Monasterio y Zubiri son dos personas «de máximo prestigio» en su área, según expertos del sector consultados por este medio. El primero formó parte de otro grupo similar, una comisión para la reforma de la financiación autonómica que creó el Gobierno en 2017, de la que también dimitió.

«No se han ido dos cualquiera, sino los dos con más prestigio y trayectoria de todo el equipo», indican dichas fuentes, resaltando también que han preferido abandonar el grupo antes que emitir un voto particular con el que manifestar sus discrepancias con respecto a lo que el resto de expertos estaban acordando.

Los dos catedráticos han preferido no comentar con este periódico sus motivos para dimitir, el vasco, «por prudencia», y el asturiano, argumentando que dejó bien claras sus razones en una carta enviada a la secretaría de Estado de Hacienda y que prefiere que sea el Ministerio el que decida si las hace públicas. A la vez, ninguno de los dos ha confirmado ni desmentido las tesis que se exponen en este artículo. Desde el departamento de Montero, por su parte, han preferido no comentar este asunto, escudándose en que el comité es un «órgano independiente» de su ramo.

Defensores de la competencia fiscal entre comunidades autónomas

Pero otras fuentes del sector sí tienen claro que su salida tiene que ver con que ambos son defensores de la corresponsabilidad fiscal, esto es, de la competencia en materia de impuestos entre comunidades autónomas. El Gobierno, en cambio, está defendiendo la postura contraria, la armonización fiscal, apostando por llevar a cabo una reforma que iguale los tributos entre regiones.

«La corresponsabilidad fiscal es un requisito necesario para que sea efectiva la autonomía competencial y de gasto en los gobiernos subcentrales», expresa Monasterio en un artículo titulado Corresponsabilidad fiscal, ¿el eslabón perdido del Estado Autonómico? y publicado en una revista del Instituto de Estudios Económicos sobre la financiación autonómica, en el que versa largamente sobre el tema.

Por su parte, Zubiri ha expuesto en diferentes artículos los beneficios del concierto vasco -la máxima expresión de competitividad entre comunidades autónomas- en diferentes artículos. «El Concierto Económico ha permitido que los recursos del País Vasco se resientan mucho menos de la crisis económica que los de otras comunidades autónomas», expone el catedrático en un artículo publicado en Funcas, titulado Un análisis del sistema foral de la Comunidad Autónoma del País Vasco y sus ventajas durante la crisis.

Otras fuentes, en este caso cercanas a Hacienda coinciden en que es conocido que tanto Monasterio como Zubiri, «dos de los mayores expertos de España en el ámbito impositivo», han defendido en su obra académica la corresponsabilidad fiscal, en el caso del primero, y el concierto vasco y el régimen foral en el del segundo, todo lo contrario a la intención del Gobierno de igualar impuestos entre regiones.

Precisamente estas injerencias del Gobierno en lo que debería ser el trabajo independiente del comité de expertos es lo que habría soliviantado a los dos catedráticos que han decidido abandonarlo. Dos de las fuentes consultadas coinciden en apuntar a la intromisión de Alain Cuenca, director del Instituto de Estudios Fiscales -adscrito al Ministerio de Hacienda, y, por tanto, alto cargo del mismo- y a la vez secretario del comité de expertos en las labores de este. Cuenca estaría conformando «una pinza» con el presidente del grupo de expertos, Jesús Ruiz-Huerta, que es director del Laboratorio de la Fundación Alternativas, un centro de estudios vinculado al PSOE.

En esa línea, entienden que «el problema» versa en que este no está siendo un grupo de expertos independientes tal y como se ha definido, sino «un grupo del Ministerio que está actuando al dictado e interés del Ministerio», hasta el punto que dos integrantes que piensan distinto al resto han preferido marcharse, «votando con los pies, es decir, abandonando el grupo en lugar de emitiendo un voto particular.

En el equipo continúan, además de Ruiz-Huerta y Cuenca, los siguientes integrantes. Como expertos en Derecho Financiero y Tributario Fran Adame, Saturnina Moreno, Violeta Ruiz-Almendral, Antonia Agulló, Marta Villar y María Teresa Soler. Como expertos en Economía, Olga Cantó, Laura de Pablos, Santiago Díaz de Sarralde, Xavier Labandeira, Santiago Lago, Guillem López Casasnovas, Julio López Laborda y David López Rodríguez.

La secretaria de Estado de Hacienda ha dimitido «por motivos personales»

La dimisión de Carlos Monasterio del grupo de expertos se ha conocido en la misma semana en que el Consejo de Ministros anunció el reemplazo de la secretaria de Estado de Hacienda, Inés Bardón. Bardón ha estado al mando de la política fiscal del Gobierno desde 2018 y está considerada una de las personas de máxima confianza de María Jesús Montero, quien la trasladó a Madrid después de haber trabajado juntas en la Junta de Andalucía. Desde Hacienda confirman que no seguirá trabajando en el Ministerio, que se ha marchado «a su casa», que no ha sido fichada por ninguna compañía y aseguran que lo hace «estrictamente por motivos personales».

Estas dimisiones en el entorno de María Jesús Montero llegan poco después de una cascada de renuncias en el Ministerio de Asuntos Económicos. La secretaria de Estado de Economía, Ana de la Cueva, dimitió en mayo, algo que el departamento de Calviño justificó alegando las horas y meses de trabajo que ha conllevado la pandemia y en especial el Plan de Recuperación. Pero en primavera también abandonó el Ministerio la jefa de gabinete de Calviño desde que asumió el Ministerio, Carmen Balsa, y la de la directora general de telecomunicaciones Maite Arcos.

Y en Moncloa también se produjeron sonadas salidas ligadas a la economía: Víctor Echevarría, jefe de la Unidad de Políticas Macroeconómicas y Financieras, perteneciente a la Secretaría General de Asuntos Económicos de Presidencia del Gobierno dejó su puesto y su antecesor, Daniel Fuentes, que formaba parte de la Secretaría de Estado de Comunicación, también se despidió. De nuevo en Economía, en verano salió el director general de Digitalización Ángel Luis Sánchez Aristi, así como el entonces director de comunicación del Ministerio de Asuntos Económicos, Juan Emilio Maíllo.

Por otro lado, en Hacienda aseguran que ni la salida de la secretaria de Estado y llegada nuevo máximo responsable, ni la de dos catedráticos del grupo de expertos afectan al calendario para la reforma fiscal. Así, estos tendrán que presentar su informe antes del 28 de febrero, y desde el Ministerio apuntan a que apurarán el plazo. La Vanguardia ha publicado que los expertos deben presentar un primer borrador a finales de enero, y que después el Ministerio lo revisará y decidirá si necesita más especificaciones antes de la presentación oficial del libro blanco de la reforma tributaria.

Ahora, quien deberá dirigir esta reforma será el recién nombrado como nuevo secretario de Estado de Hacienda, el canario -palmero- Héctor Izquierdo Triana. Hasta ahora era presidente de la Sociedad Estatal de Gestión Inmobiliaria de Patrimonio (SEGIPSA), la sociedad estatal dependiente del Ministerio de Hacienda encargada de la gestión del patrimonio inmobiliario del Estado, y también ha trabajado en Unión Fenosa y Renfe.

Te puede interesar

Comentar ()