Economía | Empresas

IFM saca tajada de su compra a pequeños accionistas de Naturgy y ya gana 650 millones desde la OPA

Edificio de Naturgy

Edificio de Naturgy

Naturgy se encamina a una junta general de accionistas en la que estará por primera vez IFM. El fondo de inversión australiano continúa con su política de silencio y, de momento, no da pistas de cuáles son sus planes dentro de la energética española. 

Los planes de la cúpula directiva y los de IFM son muy diferentes puesto que la sociedad dirigida por Jaime Siles quiere reestructurar el plan estratégico mientras que Franciso Reynés, presidente de la compañía, apuesta decididamente por la hoja de ruta que hace escasos meses que echó a andar. 

A pesar de que el fondo de inversión explicó con detalles días antes de que adquiriera el 10,8% sus planes dentro de Naturgy, desde esa fecha poco más se ha sabido de la sociedad australiana. Ni tan siquiera en los despachos de la energética, que esperan desde hace meses la petición para poder sentarse en el consejo de administración. Sobre el papel, tras la compra de acciones de la OPA, IFM tiene derecho a pedir un asiento, pero tal y como ya contó este periódico, las aspiraciones del fondo es poder tener dos plazas en el órgano ejecutivo.

Naturgy tiene un consejo de 12 miembros, de los que la mitad, seis, son dominicales –dos de La Caixa, dos de GIP y otros tantos de Rioja–, cinco, independientes, y uno, ejecutivo: el presidente, Francisco Reynés. Las normas de buen gobierno de la Comisión Nacional del Mercado de Valores sugieren a todas las compañías que al menos la mitad de los consejeros sean independientes. Naturgy tiene cinco, pero el presidente tampoco es dominical, por lo que la mitad no representan a ningún accionista. También establece que algunas comisiones del consejo, como la de nombramientos, tenga mayoría de independientes.

Según narran fuentes del mercado, la intención de la sociedad que gestiona las pensiones de los australianos es la de solicitar su puesto en el consejo de administración días antes de que se produzca la junta general de accionistas del 9 de marzo. Una vez que se produzca este movimiento, Criteria Caixa, que tiene la intención de llegar al 29,99% de los títulos de Natugy, solicitaría su tercer asiento en el órgano.

Ganancias mientras se produce la espera

En este período de espera, IFM se ha aprovechado del tirón de las acciones de Naturgy, que está siendo uno de los mejores valores del Ibex 35 en los últimos seis meses. En concreto, la gasista se ha revalorizado más de un 27% y sus títulos cotizan por debajo de los 28 euros. 

El fondo de inversión australiano ofreció un precio de 22,10 euros a todos aquellos accionistas interesados en acudir a la OPA, por lo que desde que irrumpiera en el accionariado de la empresa energética española ya ha sacado un rédito de unos 650 millones de euros. Bien es cierto que, tal y como explicaban fuentes de IFM a El Independiente, la idea de la sociedad es permanecer durante varios años en la compañía.

IFM, por otra parte, no se ha quedado de brazos cruzados y durante noviembre y diciembre elevó su participación progresivamente con nuevas compras en el mercado. La sociedad ya controla el 12,07% de la empresa, según consta en los registros de la Comisión Nacional del Mercado de Valores. 

El fondo de inversión australiano ha incrementado así su participación en casi 10 millones de títulos, lo que supone una inversión cercana a los 250 millones de euros. En total, el fondo de inversión acumula 116.742.516 acciones, una posición valorada en su conjunto en unos 3.000 millones de euros a precios actuales de mercado.

 Buenos resultados

Naturgy presentó resultados este viernes, regresando a beneficios tras un 2020 de pérdidas. A pesar de los costes que le ha supuesto el plan de bajas voluntario, las plusvalías generadas por la venta de activos durante este año fiscal, la empresa ganó 1.214 millones de euros en 2021.

La compañía señaló así que cumplió con todas sus previsiones en un ejercicio marcado por la enorme volatilidad, especialmente a lo largo del segundo semestre por el incremento de los precios de las materias primas, impactando tanto en el gas como en la electricidad. En este sentido, Reynés consideró que la compañía «persiste en su objetivo de creación de valor y realizando una gestión integrada de riesgos, dos factores clave para hacer frente a la volatilidad continua de los mercados energéticos y su impacto en las diversas actividades del grupo».

Te puede interesar

Comentar ()