Economía | Empresas

Naturgy olvida las pérdidas y gana 1.214 millones en plena subida del gas

Sede de Naturgy en Madrid

Sede de Naturgy en Madrid CM

Naturgy ha sido la primera compañía en ofrecer sus resultados anuales pertenecientes a 2021, período tremendamente marcado por los precios del gas y la electricidad.

Con este contexto, y tras las plusvalías generadas por la la venta de CGE Chile y el acuerdo con Unión Fenosa Gas (UFG), entre otros, Naturgy disparó sus beneficios hasta los 1.214 millones de euros. La empresa, no obstante, asegura que las ganancias se han visto afectadas por el plan de bajas voluntarias en España y las penalizaciones que ha tenido que pagar a otras empresas por romper los contratos de gas en el último trimestre del año.

El Ebitda, que mide el comportamiento de la compañía en su negocio, cerró el ejercicio fiscal con 3.983 millones de euros, una subida de 7,2% más que el año anterior. Naturgy asegura que las previsiones del Ebitda se han cumplido a pesar de tener «un escenario energético volátil, marcado por la recuperación gradual de la demanda y un incremento significativo de los precios de las commodities, tanto en electricidad como en gas, especialmente a lo largo del segundo semestre del año».

El presidente de la compañía, Francisco Reynés, explicó que “la compañía persiste en su objetivo de creación de valor y realizando una gestión integrada de riesgos, dos factores clave para hacer frente a la volatilidad continua de los mercados energéticos y su impacto en las diversas actividades del grupo”.

Naturgy ha lanzado un mensaje a IFM, que quiere eliminar el dividendo, y asegura que prevé mantener su hoja de ruta, lo que supone repartir alrededor de 5.900 millones de euros en dividendos hasta 2025.

Los ingresos alcanzaron los 22.140 millones de euros, un 44,3% más, y el margen ordinario los 5.579 millones, mientras el ‘capex’ total de Naturgy ascendieron a 1.484 millones de euros en 2021, un 16% más que el año anterior, debido, principalmente, a las mayores inversiones en desarrollos renovables en Australia, España y Estados Unidos, así como por mayores inversiones en comercialización.

 A cierre de año, la deuda neta de la compañía se situó en 12. 831 millones de euros, un 6% inferior al cierre del ejercicio 2020. Las agencias de calificación han confirmado un rating BBB con perspectiva estable para la compañía. Por otro lado, el coste medio de la deuda neta se mantuvo en 2,5% y, a cierre de año, la liquidez total del grupo ascendía a 9.424 millones de euros.

Te puede interesar

Comentar ()