Economía | Empresas

Guerra abierta en Naturgy: IFM insiste en eliminar el dividendo y la compañía alega que es “imposible”

El fondo de inversión aspira a controlar más del 17% de la compañía

Logotipo de Naturgy en su sede central de Madrid.

Logotipo de Naturgy en su sede central de Madrid. ep

Las cartas están encima de la mesa. Y destapadas. IFM y el consejo de administración de Naturgy se han declarado la guerra. O al menos, parte de él. Las buenas intenciones con las que el fondo de inversión australiano llegó en un primer momento se han esfumado.

A pesar de la calma tensa que se vivía dentro de las paredes de la energética, unas declaraciones de IFM al medio económico Cinco Días han terminado por abrir la caja de Pandora. El fondo de inversión dejó entrever en dicha conversación que estarían dispuestos a revisar el dividendo a los accionistas. Un movimiento que podría haber costado muy caro a la compañía en bolsa de no ser porque lanzó un mensaje de tranquilidad, una vez que aún se está en plazo de adhesión a la OPA lanzada por la empresa gestora de los planes de pensiones de los jubilados australianos.

Por eso, a primera hora del jueves, Naturgy se apresuró en comunicar al mercado que de eliminar el dividendo, ni hablar. “Cualquier cambio en los principios de dicho Plan Estratégico requiere de una mayoría reforzada del Consejo de Administración”, explicaba la energética en dicho comunicado.

Esto se debe, tal y como apuntan fuentes de la compañía, a que “existe una hoja de ruta trazada como es el Plan Estratégico” y que debe cumplirse porque es el “compromiso que tiene la empresa con sus accionistas y con los inversores”. Cabe recordar que dicho plan fue aprobado este mismo verano y que tiene fecha de caducidad hasta 2025.

“El Consejo de Administración de Naturgy aprobó, por unanimidad, en el mes de julio del corriente año un Plan Estratégico para los próximos 5 años en donde se incluye una política de dividendos compatible con la ambición de inversión y crecimiento así como con una prudencia financiera que mantiene un nivel de rating BBB”, explicaba también la empresa en un comunicado.

IFM se reafirma

Pero lejos de amilanarse, IFM sacó toda su artillería y elevó el tono. “Dicha revisión podría resultar en una reducción muy significativa o incluso en su eliminación, para así cumplir con las condiciones establecidas por el Gobierno y permitir las inversiones que requiera la compañía para poder afrontar su Plan Estratégico 2021-2025 (estimadas en dicho plan en el entorno de los 14.000 millones de euros)”, explicaba en un comunicado después de la nota remitida por Naturgy a la CNMV.

Además, la nueva posición que defiende IFM se debe a que “el propio consejo de Naturgy advierte que los posibles los posibles impactos derivados de las decisiones regulatorias adoptadas o anunciadas tras el Consejo de Ministros tienen un carácter material”. Es decir, que el fondo considera que está legitimado para acometer una decisión de tal calibre.

Una decisión, la de eliminar el dividendo, que choca frontalmente con los intereses que tiene el principal accionista (Criteria Caixa). El brazo inversor de CaixaBank considera primordial el cobro de dividendos en Naturgy, una de las compañías estrella en su portfolio. 

De hecho, para evitar que IFM eleve su participación (el fondo aseguró que espera llegar al 19% en la OPA), Criteria Caixa sigue reforzando su posición. La Caixa ha notificado este miércoles a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que cuenta ya con el 26,305% del capital de la energética, ligeramente por encima de lo que ostentaba hasta ahora (el 26,206%).

Te puede interesar

Comentar ()