Economía | Empresas

Las agencias de viajes piden acogerse a los nuevos ERTE de la reforma laboral

El sector pide prorrogar los actuales, que afectan a 10.792 trabajadores. La facturación de las empresas está un 50% por debajo del nivel previo a la pandemia

Varios turistas comprueban sus vuelos en un aeropuerto español

Varios turistas comprueban sus vuelos en un aeropuerto español EFE

Las agencias de viajes son el actor turístico que más tarde se va a recuperar de la pandemia. Sus ingresos ahora mismo aún están un 50% por debajo del nivel previo a la crisis sanitaria y el 29% de los trabajadores del sector está afectado por un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE).

En total, hay 10.792 trabajadores en esta situación (más del triple que en el sector aéreo). Pero ante el fin de la vigencia de los de fuerza mayor el próximo 28 de febrero, el presidente de la Confederación Española de Agencias de Viajes (CEAV), Carlos Garrido, ha trasladado a la directora general de Trabajo, Verónica Martínez, la necesidad de aprobar una nueva prórroga y establecer medidas extraordinarias para apoyar al sector.

Desde CEAV recalcan que si finalmente no se ampliase la vigencia de los ERTE actuales, se debe establecer un mecanismo transitorio para negociar expedientes por razones productivas. Asimismo, han pedido al Gobierno «un claro compromiso» de que el sector de las agencias será incluido por parte del Consejo de Ministros en el Mecanismo RED de Flexibilidad y Estabilización del Empleo que contempla la reforma laboral aprobada la semana pasada en el Congreso gracias al voto erróneo de un diputado del PP.

En dicha normativa se mantienen los actuales ERTE de fuerza mayor, pero se incorporan unos estructurales para reciclar trabajadores y unos sectoriales para reconvertir sectores enteros. Y es ahí donde las agencias quieren entrar, pese a que requieren de un trámite de autorización más complejo que el actual por parte del Ejecutivo.

Por otro lado, desde CEAV también han pedido flexibilizar la cláusula de mantenimiento del empleo para garantizar la viabilidad de muchas compañías que están con el agua al cuello. En los ERTE de fuerza mayor, la empresa debe reintegrar todas las bonificaciones si se salta el plazo de seis meses sin despedir, mientras que con el citado Mecanismo Red, únicamente tendrá que devolver las bonificaciones del trabajador despedido.

Aunque el turismo nacional está repuntando, las agencias de viajes siguen viéndose lastradas por la falta de viajeros internacionales, así como por los bajos niveles que existen aún de viajes de negocios, turismos y congresos.

Según traslada la patronal, desde la Dirección General de Trabajo han mostrado «una especial sensibilidad hacia la situación por la que atraviesan las agencias de viajes» y afirman que todos todos los departamentos ministeriales como competencias sobre el sector están al tanto de la situación.

Desde el departamento que dirige Yolanda Díaz trasladaron a la patronal de las agencias que en la reforma laboral existen instrumentos que podrán utilizar. «Hay que evitar el cierre definitivo de algunas empresas viables a través de estos mecanismos de transición y de nuevas ayudas directas a este sector tan castigado, pero con tanta proyección de futuro», apunta Garrido.

Antes de la pandemia, «el sector registraba unos crecimientos superiores al 7% en términos de facturación y crecimiento de empleo, ya que las empresas supieron adaptarse a la transformación tecnológica», añade.

De momento, tanto la división de Viajes de El Corte Inglés como el grupo Avoris y Wamos ya están planteando reuniones con los representantes de los trabajadores para un posible escenario sin renovación de los actuales ERTE.

Te puede interesar

Comentar ()