Economía

El Estado 'devuelve' a Euskadi 277 millones al liquidar el Cupo de 2020

La liquidación definitiva deja en 724 millones el importe a abonar en concepto de financiación de las competencias que el Estado ejerció en el País Vasco durante 2020. La estimación provisional para 2021 es de 1.001 millones de euros.

Pedro Sánchez e Iñigo Urkullu, en La Moncloa.

Pedro Sánchez e Iñigo Urkullu, en La Moncloa. EFE

A Euskadi el Cupo de 2020 le ha salido a devolver. El Estado le ha tenido que reintegrar a la Administración vasca nada menos que 277 millones correspondientes al pago que en concepto de la financiación de las competencias no transferidas abonó Euskadi. La liquidación final correspondiente al Cupo de hace dos años ha sido la última buena noticia para las arcas del Ejecutivo vasco que cerraron el pasado ejercicio 2021 con una recaudación récord de 15.963 millones de euros, un 14,4% más que el año anterior, y que supone una recaudación superior incluso a tiempos prepandemia.

El Consejo Vasco de Finanzas cerró ayer la fotografía de la recaudación definitiva del año pasado, así como de la liquidación del Cupo que anualmente abonan las haciendas vascas al Estado para participar en el sostenimiento de las competencias que ejerce en Euskadi. Anualmente, ambas administraciones establecen el pago de un importe estimado del coste que tendrán estas competencias y en función del cual se fija una cantidad de Cupo a abonar. No es hasta una vez concluido el ejercicio cuando se liquida de modo definitivo de acuerdo a los importes realmente asumidos por la Administración del Estado.

La menor recaudación del Estado, las políticas activas de empleo y la cuantificación de determinados servicios sociales son los que han arrojado la necesidad de compensar el pago relativo al año pasado por el ‘exceso’ de abono realizado en 2020. De este modo, el año pasado Euskadi tan sólo pagó al Estado en concepto de Cupo 724 millones de euros.

Las autoridades económicas del Gobierno vasco aseguraron ayer que el ‘Cupo base’ del que se parte cada ejercicio suele rondar los 1.300 millones de euros, sobre el que posteriormente se van realizando ajustes. El indicador de actualizaciones es el que suele ir modificando ese importe. De cara al Cupo de 2021 la previsión es que ronde los 1.001 millones de euros.

Un 14,4% más de recaudación

El consejero de Economía, Pedro Azpiazu destaca que el buen comportamiento de la economía vasca es el que permite que las haciendas vascas registren las cifras de recaudación récord con la que cerraron el año pasado. La recuperación económica, la escalda de precios y los ingresos extraordinarios por pagos aplazados o en concepto de IVA explicarían, en gran medida, esa mejora del 14,4% de recaudación obtenido.

De este modo, las administraciones dispondrán de 1.210 millones más. La recaudación de 2021 es incluso superior, en cerca de 500 millones, a la que se registraba antes de que llegara la pandemia. Unas partidas que ahora se repartirán en todos los niveles institucionales y que supondrán un ingreso extra no previsto cuando Gobierno, diputaciones y ayuntamientos elaboraron su respectivos presupuestos.

Los importes recaudados por las haciendas de las tres diputaciones son los que posteriormente se destinan a sufragar los presupuestos del Gobierno vasco, que absorbe cerca del 70% y el de las diputaciones y los ayuntamientos que reciben el 30% restante.

IRPF y Sociedades

El buen comportamiento de la recaudación se explica en los impuestos indirectos en una mejora del 8,2% en el Impuestos sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), gracias al buen comportamiento del empleo, y en un repunte importante del 10,8% que durante el año pasado se produjo en el pago del Impuesto de Sociedades. También en el impuesto del IVA se ha detectado un repunte del 21%.

El consejero Azpiazu considera que este año y el próximo, Euskadi cuenta «con una oportunidad de estimular la inversión pública antes de que volvamos a la normativa de estabilidad presupuestaria, que nos obligue a respetar unos límites de déficit y deuda establecidos por Europa». Por ello, confía en que «las instituciones europeas tengan la altitud de miras suficiente para no establecer restricciones a la inversión pública que detengan la recuperación económica, tan necesaria para recuperarnos de esta pandemia».

Te puede interesar

Comentar ()