Economía | Política | Sociedad

La 'factura de las pensiones vascas, las más altas de España, se duplica desde 2005

Miles de jubilados se manifiestan en Bilbao por unas pensiones dignas, el jueves 22 de febrero.

Miles de jubilados en una manifestación celebrada en febrero en Bilbao. EFE

Son los jubilados con mejores pensiones de España. Pese a que en los últimos años la diferencia se ha reducido levemente respecto a la media del resto de España, los pensionistas vascos encabezan, con 1.431 euros de media, el ranking de pensiones en nuestro país. Lo hacen gracias a haber cotizado en mayor medida durante su vida laboral con los salarios más elevados que históricamente se han pagado en sectores como la industria vasca. Sus cifras siguen muy alejadas de la realidad de los jubilados extremeños (965 euros), gallegos (980 euros) o murcianos (1.035 euros), según los datos a 31 de agosto del Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Pero sin duda, uno de los datos más llamativos es que en sólo quince años la partida para sufragar las pensiones en el País Vasco se ha disparado hasta duplicar la ‘factura’.

Cada año en España hacer frente los 8,87 millones de pensiones requiere destinar de las cuentas públicas 144.834 millones de euros, un 82% más que en 2005. El incremento sin embargo ha alcanzado el 100% en el País Vasco, la comunidad autónoma con las pensiones más altas de todo el país.

Lo han hecho complicando sobremanera el saldo de ingresos y gastos. Abonar cada mes la pensión a los algo más de 508.000 pensionistas vascos supone hoy un desembolso de 705 millones de euros. Fue esa la partida del pasado mes de agosto y duplica la que se asumía por parte de la Administración vasca, con ayudas de la estatal, en cualquier mes de 2005. Se trata de un aumento que no se justifica por el incremento de pensionistas, pese a ser la vasca una sociedad especialmente envejecida. Actualmente la población de pensionistas en el País Vasco es un 25% más numerosa de lo que lo era hace quince años, -95.000 pensiones más que hace tres lustros-.

Sostenibilidad

Nuevos jubilados cuya irrupción con pensiones más elevadas ha elevado y complicado, año a año, la sostenibilidad del sistema en el País Vasco, haciéndolo dependiente de la caja única de la Seguridad Social. Y lo hará aún en los próximos años. En este contexto, el Gobierno vasco y el español han pactado la cesión de la competencia del régimen económico de la Seguridad Social a la Administración vasca. El acuerdo se incluye dentro del pacto para el desarrollo del Estatuto de Gernika.

Desde el Ejecutivo Urkullu insisten en que no supone en ningún caso una amenaza para la ‘caja única’ de la seguridad social sino que esta transferencia sólo prevé que sean las autoridades vascas las que gestionen los fondos para el pago de las pensiones en Euskadi.

Desde 2006 el saldo entre los ingresos por cotizaciones de los trabajadores y la financiación de las pensiones es negativo en el País Vasco. Ejemplo de ello es el saldo entre ingresos y gastos que en los últimos años ha rondado un déficit de 2.200 millones de euros.

Hoy Euskadi cuenta con un 25% más de pensionistas que hace quince años pero sin embargo requiere el 100% más de recursos. La incorporación en los últimos años de trabajadores más cualificados, en gran medida de sectores especialmente boyantes en su tiempo, como el industrial, hace que las cotizaciones más altas que los recién jubilados pagaron se transformen en derecho a pensiones más altas y por tanto la necesidad de una mayor financiación.

Un 63% más en 15 años

En el País Vasco un jubilado percibe hoy de media una pensión un 63% más alta de lo que lo hacía en 2005. Pese a ser un repunte significativo en quince años, lo es en menor medida de lo que han aumentado las pensiones por jubilación en el conjunto de España en el mismo periodo, con una mejora que rebasa el 71%.

Aunque la diferencia entre las pensiones que cobra los jubilados vascos y los del resto del país se ha acortado levemente, la diferencia continúa siendo hoy por hoy muy significativa. Los 1.431 euros de media actuales sólo son comparables con los 1.403 euros que de media perciben los jubilados asturianos, los 1.362 de los pensionistas madrileños o los 1.316 de los navarros.

Hace 15 años los vascos tenían de media 879 euros de pensión, un 29% superior a la de la media del país que se situaba en los 681 euros. Cada cinco años esa diferencia se ha ido reduciendo de forma moderada, pese a que desde 2015 permanece invariable. La pensión media es desde entoncesun 23% superior en Euskadi que en el resto del país.

Comentar ()