Economía | Empresas

Fridman, el dueño de DIA, uno de los magnates rusos que critican a Putin

El empresario ruso Mikhail Fridman, dueño de DIA, la cadena de supermercados

El empresario ruso Mikhail Fridman.

Mikhail Fridman es el magnate ruso con más relación con España, ya que el dueño de los supermercados DIA a través de su vehículo inversor LetterOne. Fridman ha expresado su “profunda” tristeza por la guerra de Ucrania y su deseo de que se detenga el “derramamiento de sangre”. De esta manera se ha posicionado como uno de los oligarcas que más critican la decisión del líder de Rusia, Vladimir Putin.

En una carta remitida al personal de LetterOne a la que tuvo acceso Europa Press, Fridman se muestra convencido de que «la guerra nunca puede ser la respuesta» y asegura que el conflicto actual es una «tragedia» para Rusia y Ucrania. Se ha mantenido al margen de hacer críticas a Putin, matizando que no hace declaraciones políticas, aunque se ha mantenido firme con su repulsa a la guerra: “Soy un hombre de negocios con responsabilidades para con mis muchos miles de empleados en Rusia y Ucrania. Sin embargo, estoy convencido de que la guerra nunca puede ser la respuesta”.

Fridman lamenta que esta crisis costará muchas vidas y dañará a dos naciones que han sido hermanas durante cientos de años. “Si bien una solución parece terriblemente lejana, solo puedo unirme a aquellos cuyo ferviente deseo es que el derramamiento de sangre termine. Estoy seguro de que mis socios comparten mi punto de vista», afirma el multimillonario ruso y dueño de los supermercados DIA.

Mikhail Fridman nació en el oeste de Ucrania donde vivió hasta los 17 años, tal y como él ha recordado en la carta. Sus padres son ciudadanos ucranianos de Lviv, su ciudad «favorita». No obstante, apunta que también ha pasado «gran parte» de su vida como ciudadano de Rusia, «construyendo y haciendo crecer negocios». «Estoy profundamente apegado a los pueblos ucraniano y ruso y veo el conflicto actual como una tragedia para ambos«, subraya en la carta, en la que agradece a todos los empleados de LetterOne su «arduo trabajo».

Sin embargo, Fridman aparece en la lista de sancionados por la Unión Europea que prepara el Consejo de Asuntos Exteriores, al que ha tenido acceso El País. El documento explica que el magnate “ha cultivado fuertes lazos con la Administración de Vladímir Putin y ha sido uno de los financieros de referencia en el círculo estrecho de Putin”. Además, se ha visto ya salpicado con las sanciones porque es fundador de Alfa Bank, una de las entidades expulsadas del sistema financiero Swift. 

El dueño de DIA tendrá vetado el acceso a países de la UE y sus bienes serán congelados. La sanción impuesta por la UE establece que los bienes del empresario Fridman, cuya fortuna asciende hasta los 12.000 millones dólares según la revista Forbes, no puedan venderse ni ser una fuente de lucro. La congelación que representa está sanción podría tener graves consecuencias económicas.

Sanciones de la UE

Mikhail Fridman ha anunciado que impugnará las sanciones impuestas por Bruselas como respuesta a la invasión de Ucrania por parte de Rusia al considerarlas «injustas» y basadas en «falsedades malintencionadas y deliberadas».

«Son falsedades malintencionadas y deliberadas, pura y simplemente, el producto de fantasías históricas y teorías de conspiración ideadas por individuos privados con sus propias agendas», ha señalado en un comunicado. Se describe como «inversor a largo plazo, comprometido con empresas europeas que emplean a decenas de miles de personas en Reino Unido y Europea» y que «siempre han sido totalmente transparentes con sus negocios y riquezas».

En opinión de Fridman, las sanciones basadas en «cotilleos maliciosos y sin pruebas» no tendrán impacto en las acciones de Rusia en Ucrania, porque ambos asegura que «no tiene ninguna relación financiera o política con el presidente Putin o el Kremlin».

Su llegada a España

Mikhail Fridman cuenta con el 77,7% del accionariado de DIA a través de LetterOne. El magnate ruso desembarcó en la cadena de supermercados en mayo de 2017 haciéndose con un 10% por algo más de 320 millones de euros. No obstante no fue hasta 2019 cuando tomó el control de la compañía, con casi el 70% de las acciones, tras lanzar una opa.

En estos tres años, la situación de DIA ha tenido que hacer frente a varios problemas, aunque su situación ya era complicada antes de la llegada del millonario. La compañía de supermercados ha tenido que hacer frente a su salida del Ibex 35, números rojos, pérdidas de clientes y cierre de tiendas. Además, hitos importantes como las dos ampliaciones de capital (en ambas se ha encontrado el rechazo de los accionistas minoritarios)

En la última ampliación que salió adelante, Fridman pasó a controlar el 77,7% actual de DIA. La cadena de supermercados no para de perder cuota de mercado, actualmente esta en el 5,2%, lejos del 8,6% de 2015, por lo que se tendrá que ver la mano del magnate para frenar esta caída.

La respuesta de DIA

DIA ha asegurado este lunes en un comunicado remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que los oligarcas rusos sancionados por la UE como respuesta a la invasión de Ucrania por parte de Rusia Mikhail Fridman y Petr Aven no controlan la compañía.

Así la empresa ha subrayado que la Sociedad está controlada por Letterone Investment Holdings S.A. («LIHS») que ostenta una participación del 77,704% de su capital social. «Ningún accionista persona física de LIHS ostenta, ni individualmente ni mediante acuerdo con otros accionistas, el control de LIHS. En concreto, ni el señor D. Mikhail Fridman ni el señor D. Petr Aven ostentan el control de LIHS», reza el comunicado, recogido por Europa Press.

De esta manera, la Sociedad considera que no se ve afectada «en modo alguno, ni directa ni indirectamente» por el nuevo paquete de sanciones adoptado por la UE en respuesta a la crisis de Ucrania.

Te puede interesar

Comentar ()