Economía

La UE vaticina un "próximo invierno duro" y pide utilizar menos calefacción "para ser más fuertes frente a Rusia"

El vicepresidente de la Comisión Europea, Frans Timmermans.

El vicepresidente de la Comisión Europea, Frans Timmermans. EUROPA PRESS

La Unión Europea ha perdido una oportunidad de oro para reducir drásticamente el coste de la electricidad tras el aumento de los precios del gas, que se ha disparado más de un 70% en el último año. Bruselas ha desestimado la petición de países como España que quieren desligar esta materia prima en el ‘pool’.

Además de no desligar el precio del gas a la electricidad, una de las premisas con las que la Comisión Europea (CE) ha salido a la palestra es la de reducir nuestro consumo para caldear nuestros hogares. Por ello, Frans Timmermans, vicepresidente de la Comisión Europea y comisario por el pacto verde de Europa, ha abogado por «utilizar menos calefacción para hacernos más fuertes frente a Rusia».

Además, el político europeo ha avisado de que «se aproxima un próximo invierno duro» por el bloqueo energético que prepara Europa a Rusia. Para poder afrontar con garantías los meses más fríos de 2023 y 2024, la CE afirma que ya «está trabajando» para no depender del país dirigido por Vladimir Putin a través de gases de procedencia renovable como el hidrógeno verde o el biometano y de la instalación de «millones de plantas fotovoltaicas».

La UE prevé obtener hasta 50.000 millones de metros cúbicos al año de nuevas fuentes de gas licuado y 10.000 millones de metros cúbicos a través de los gasoductos de otros proveedores.

La Unión Europea, para ello, ha adelantado que va a poner toda la carne en el asador para que se puedan sustituir «dos tercios de la energía que proviene de Rusia antes de final de año». No obstante, Timmermans ha asegurado en rueda de prensa que «va a ser difícil» y que para poder sacar adelante el proyecto la UE necesita «la valentía de todos los países» que conforman la organización.

Respecto al encarecimiento del gas, el vicepresidente de la Comisión Europea ha vuelto a recalcar que el organismo está preparado para «lanzar compras conjuntas de materia prima» y «asegurarse las reservas para los próximos años queden al 90% de almacenaje».

Medidas en abril

Respecto a las medidas que impactarán sobre la factura de los consumidores, la UE ha avanzado que en las próximas semanas los países del eurogrupo podrán regular los precios «en circunstancias excepcionales» y redistribuir los ingresos generados del sector energético.

Además, Timmermans ha abierto la posibilidad de que los países puedan proporcionar ayudas que reduzcan la exposición de hogares y empresas a la volatilidad de la energía.

Otra de las medidas por las que aboga la Unión Europea es la de recuperar los beneficios extraordinarios a aquellas empresas del sector energético que no emiten dióxido de carbono. «En la situación de crisis actual, los estados miembros pueden tomar medidas fiscales excepcionalmente que busquen capturar parte de los rendimientos que obtienen ciertos generadores de electricidad», sostiene la Unión Europea.

Te puede interesar

Comentar ()