Economía | Empresas

Danone detendrá sus fábricas de lácteos y agua por el paro de los transportistas

La compañía advierte de que si en 24 horas no hay acuerdo, deberá cerrar sus cuatro plantas de producción de lácteos y las tres de agua

Cartel de Danone en una fábrica.

Cartel de Danone en una fábrica. DANONE

El paro del transporte de mercancías por carretera está poniendo contra las cuerdas a muchas industrias del sector agroalimentario. La compañía francesa Danone ha avisado este martes de que podría verse obligada a parar su producción de lácteos y agua si no se alcanza un acuerdo entre las partes en las próximas horas.

«Como causa de fuerza mayor, la compañía valora la posibilidad de cesar la actividad en sus cuatro plantas en España de productos lácteos, como en las tres de agua mineral natural«, advierte en un comunicado. Bajo esta enseña se comercializan marcas como Font Vella, Lanjaron o Evian.

Además, la compañía podría verse obligada a interrumpir el proceso de recogida de leche y el proceso de producción en sus fábricas, así como su posterior traslado de producto terminado a las cadenas de distribución alimentaria.

La empresa dice haber llevado a cabo «sus máximos esfuerzos» para lograr mantener toda su actividad dentro de la normalidad pese a las dificultades provocadas por «un contexto difícil y muy tensionado». Sin embargo, alega que «la inaudita situación de inestabilidad y el agravamiento de los paros ya están comenzando a afectar al aprovisionamiento de materias primas esenciales» para sus productos como leche entera o nata.

En este sentido, la empresa ha querido mostrar «su profundo malestar» por la situación y por las «graves consecuencias de fuerza mayor que están provocando no sólo entre todos los agentes y colectivos implicados, sino en la sociedad en su conjunto». Asimismo, dice confiar «en que puedan acelerarse las negociaciones
para alcanzar un acuerdo en el mínimo plazo de tiempo posible y poder así retomar la actividad cuanto antes».

Sin embargo, el panorama no es demasiado esperanzador. La oferta del Gobierno de bonificaciones para el gasóleo profesional por valor de 500 millones de euros no han recibido el apoyo unánime de las organizaciones profesionales que integran el Comité Nacional del Transporte por Carretera (CNTC). Tres de ellas, –Fenadismer, Fetransa y Feintra– han criticado la inconcreción de la propuesta y creen que no se dan las condiciones «para retomar la actividad».

Por su parte, la organización ajena al órgano oficial de interlocución del Gobierno que ha convocado los paros de camioneros también ha mostrado su rechazo a la oferta del Ejecutivo y ha decidido mantener las protestas. La Plataforma Nacional en Defensa del Transporte de Mercancías por Carretera no reconoce la representatividad del sector de las organizaciones integradas en el CNTC. Pero el Ministerio de Transportes que dirige Raquel Sánchez se niega a sentarse con ellos.

Por su parte, el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, se ha mostrado preocupado por el impacto del paro del transporte en las empresas. «O intentamos tender puentes o la situación va a ser muy complicada», ha advertido en una entrevista en Cadena Ser.

Asimismo, Planas ha reconocido que ha habido incidencias en suministros y abastecimiento, aunque ha remarcado que el funcionamiento en los mercados centrales es de cierta normalidad. «Ha habido faltas de productos en los supermercados pero ya puntual. Las compras han sido muy superiores, hasta un 20%, pero no solo ligado al suministro, sino al aumento del volumen de compras», ha añadido.

Sobre el anuncio de Danone, el titular de Agricultura, Pesca y Alimentación ha apuntando que «las empresas tienen obligación de decir lo que puede pasar si hay cortes en el suministro». La semana pasada era Hijos de Rivera (productora de la cerveza Estrella Galicia) la empresa que amenazaba con paros en su producción por falta de materia prima.

El Grupo Calvo también anunció el cierre este lunes de su fábrica de conservas pesqueras en Carballo (Coruña) por los problemas para garantizar la salida de producto y la entrada de suministro a causa de los paros en el transporte. Por su parte, Azucarera también ha detenido la actividad de su planta en Jerez de la Frontera (Cádiz), la única fábrica de azúcar que opera todo el año en España. 

Te puede interesar

Comentar ()