Economía | Empresas

La reducción del diésel ruso pone en alerta a las petroleras ante un escenario de escasez

Cepsa contempla “ruptura de stock” ya que otros países exportadores no tienen la misma capacidad que tiene el país dirigido por Vladimir Putin

Gasolinera Repsol

Gasolinera Repsol

Cualquiera que haya visitado una gasolinera en las últimas semanas se habrá dado cuenta, obviamente, de las alzas históricas que han sufrido los carburantes, llegando a verse el litro de gasolina por encima de los dos euros. Pero, en las dos últimas semanas es habitual encontrarse con que llenar el depósito con diésel es más caro que hacerlo con la gasolina sin plomo, una situación insólita en las estaciones de servicio ya que. a pesar de que el coste al por mayor sea superior, su tributación es menor que la gasolina.

Esto se debe, como no podía ser de otra manera, por las consecuencias de la guerra en Ucrania. Rusia, principal exportador de petróleo y sus derivados a Europa, ha decidido menguar considerablemente los flujos del diésel a Europa, dejando las reservas de este derivado bajo mínimos.

Tal es la situación que países como Francia han pulsado el botón rojo y dibujan un escenario negro para el suministro de diésel en Europa. La ministra gala para la Transición Ecológica ya avisó este miércoles que “este combustible ya es un verdadero problema en Europa”.

Cepsa, que presentó su plan estratégico, también vislumbran un panorama poco alentador y habló de que “habrá dificultades” para poder disponer de diésel para toda Europa si la amenaza de Rusia de cortar aún más los suministros se efectúan. “No se podrá compensar porque el resto de exportadores no tienen la misma capacidad y habrá un difícil equilibrio en los mercados internacionales”, dijo su consejero delegado, Marten Westselaar.

“El suministro de diésel a Europa depende mucho del que procede de Rusia. Estos flujos hoy continúan, pero no con el mismo ritmo que antes y por ello el precio ha subido”, dijo el directivo de la compañía energética.

Aviso a Europa

En la misma exposición Westselaar aseguró que con los actuales niveles de flujos en los que Occidente se mueve, los precios seguirán en tendencia alcista por lo que los dos euros en los que ya se ven en las estaciones de servicio se quedarán cortos.

A pesar de que Cepsa ya reconoce que existe una rotura en el suministro del diésel, asegura que en el medio plazo podrá subsanarse el problema, pero “para que se consiga compensar la caída del suministro ruso va a llevar un tiempo”.

No es la única empresa del sector que ha alertado de esta situación. Los principales traders del petróleo (compañías especializadas en operar con el crudo) como Trafigura, Vitol o Gunvor, alertaron en un encuentro organizado por Financial Times que podría darse el caso de que se produzcan los racionamientos de gasóleo. “Lo más preocupante es el suministro. Europa recibe la mitad de este tipo de carburante desde Rusia y existe un déficit de gasóleo”, señaló el consejero delegado de Vitol.

España, en situación envidiable

España, tal y como contó este periódico, tiene en este sentido un panorama mucho más despejado en cuanto a los problemas de suministro del diésel. La Asociación Española de Operadores de Productos Petrolíferos (AOP), en conversación con El Independiente, que nuestro país es “exportador neta de derivados del petróleo”, gracias a la inversión acometida hace una década de unos 6.000 millones de euros.

Dicha renovación en las infraestructuras permiten el refino del petróleo de numerosas calidades y procedencias por lo que, “en caso de que Rusia cierre el grifo, las estaciones de servicio tendrían asegurado el diésel en los surtidores”. Además, desde la asociación se recuerda que el gasóleo ruso apenas supuso alrededor del 8% de las importaciones que llegan a España por lo que inciden en la buena salud que goza nuestro sistema petrolero.

El diésel, en subida libre

Con todo, de acuerdo a los datos oficiales del boletín europeo de derivados del petróleo, el diésel continúa con su escalada de precios durante este marzo y ha pasado de los 1,52 a inicios de mes a los 1,86 que se veían en los paneles de las gasolineras.

Los precios del petróleo, por su parte, continuaron su escalada y subieron un 2% en la jornada del miércoles y situaron los precios del Brent hasta los 112 euros, dejando otra vez el barril en máximos históricos.

Te puede interesar

Comentar ()