Economía

La renovación de convenios se desploma hasta marzo: 80 acuerdos frente a los 1.700 de 2019

Los trabajadores asumirán toda la subida de la inflación si la tendencia no cambia | Los negociadores estaban esperando a que se acordase el nuevo AENC, pero la pasada semana determinaron que las diferencias son insalvables

Una niña en patinete durante la manifestación por el Día Internacional de los Trabajadores, en A Coruña.

Una niña en patinete durante la manifestación por el Día Internacional de los Trabajadores, en A Coruña. M. Dylan / Europa Press

La renovación de convenios colectivos ha caído en picado este principio de año. Si en los tres primeros meses de entre 2016 y 2019 se firmaron 1.800 convenios de media cada año, este 2022 no llegan al centenar. Tan solo se han suscrito 80, según los últimos datos -provisionales- que recoge la Estadística de convenios colectivos de trabajo, publicada por este Ministerio. Uno en enero, 22 en febrero y 57 en marzo.

Las cifras son especialmente bajas debido a que este año debía renovarse el Acuerdo de Empleo y Negociación Colectiva (AENC), ya que el último está caducado desde 2020, pero la altísima inflación lo ha complicado. En este documento, que acuerdan cada tres años CCOO, UGT y la organización de empresarios CEOE, se incluye una recomendación de cuánto deberían aumentar los sueldos de los trabajadores en los convenios que se renueven.

Así, el último recogía un incremento salarial de alrededor de un 2%, más un punto porcentual ligado a conceptos como la productividad, los resultados empresariales y el absentismo laboral. La idea es que los sueldos suban para compensar el alza de la inflación, pero este año los altos precios -ahora, un 8,4% superiores a los del año pasado, un 9,8% en marzo- han llevado a que sindicatos y empresarios no consigan encontrar un punto de acuerdo.

Los sindicatos piden que los trabajadores vean compensada toda la subida de los precios en sus salarios, antes o después, pero los empresarios se oponen, argumentando que las compañías también han sufrido por el encarecimiento y asegurando que no pueden asumir esos incrementos de sueldos. Por eso, el pasado jueves las partes rompieron las negociaciones, con la intención de retomarlas el próximo año.

Los trabajadores asumen la inflación perdiendo poder adquisitivo

Es difícil predecir cómo continuará en este contexto la negociación de los convenios colectivos, tanto los de sector como los de empresa. Tras el fin de la del AENC, los sindicatos vaticinaron que a la patronal le espera «un rosario» en cada una de las mesas, así que es esperable que las cifras de renovación de convenios continúen en horas bajas durante los próximos meses.

Los que sí se han renovado durante enero, febrero y marzo han recogido subidas salariales del 2,4%, a pesar de que entonces la inflación estaba en el 9,8%. Además, solo cubrían a 113.000 trabajadores, mientras que en esas mismas fechas en 2019 los firmados protegieron a tres millones de empleados. En total, hay 1.892 convenios colectivos en vigor.

Por eso, los sindicatos han trasladado a sus representantes en las mesas de negociación de los convenios colectivos que no tengan prisa, que aguanten la presión. Y han amenazado con tensionar las conversaciones y con que convocarán huelgas en protesta si no se aceptan sus reivindicaciones.

Pero mientras esto sucede, los trabajadores cuyo convenio colectivo ha caducado están asumiendo la subida de los precios con un salario sin actualizar, perdiendo poder adquisitivo. En la práctica, es como si los agentes sociales hubiesen llegado al pacto de rentas que el Gobierno quería que alcanzasen, siempre y cuando la tendencia actual continúe.

País Vasco y el transporte registran las mayores alzas salariales

La estadística del Ministerio de Trabajo y Economía Social muestra que entre todos los convenios económicos registrados hasta marzo de 2022, es decir, incluyendo los que no han sido firmados en lo que va de año, sino antes, un 25% de los trabajadores afectados verán incrementarse su salario más de un 2%. La mayoría, un 37%, experimentará un incremento salarial de entre el 1,5 y el 2%, pese a que la inflación media del pasado año en España fue del 3,1% y la de este está previsto que ronde el 7%.

Según sectores de actividad, la hostelería sería el área que está registrando alzas salariales más bajas, del 1%, mientras que el transporte ronda el 3,5%, y la construcción y la industria manufacturera, el 3%. Por comunidades autónomas, en el País Vasco se estarían apuntando las mayores alzas salariales de España, de más del 5%, seguido de Cantabria, Comunidad Valenciana y Galicia, alrededor del 4%, a las que siguen Navarra y Asturias, con cerca de un 3%. En el lado contrario de la tabla, Aragón solo registra alzas salariales de el 1,7%; Castilla La Mancha y Castilla y León, Cataluña y La Rioja, del 2%.

Te puede interesar

Comentar ()