Economía

Los productos vinculados a una hipoteca la encarecen 600 euros al año de media

Estos productos suelen ser seguros (de vida, del hogar…), pero pueden ser alarmas para la vivienda

Vivienda.

Los productos vinculados no son obligatorios Freepik

“La mejor hipoteca es la más barata y sin vinculación”. Así de claro se muestra Antonio Luis Gallardo Sánchez-Toledo, experto en productos financieros y colaborador con Asufin. En muchas ocasiones los bancos ofrecen la contratación de productos vinculados para que los tipos de interés de una hipoteca sean más favorables, pero no siempre tiene que salir mejor. De hecho, según los cálculos de Asufin (la Asociación de Usuarios financieros), la hipoteca cuesta 600 euros más al año de media.

Todo depende de la entidad y de los productos que se contraten. Pero en el caso de KutxaBank, que es la entidad que sale más cara, la diferencia es de 1.987 euros. Esta entidad, según los datos de Asufin, obliga al cliente a tener 3.000 euros mínimos para su oferta de Euríbor +0,84%. Pero la aportación de 2.400 euros al año en un plan de pensiones es el producto vinculado que requiere mayor desembolso. No obstante desde la asociación apuntan que no es un gasto, sino una inversión, pero obligada.

Contratar con Unicaja una hipoteca con productos vinculados puede suponer un extra de 856 euros. La entidad andaluza obliga al cliente a aportar todos los años un 1,2% del capital durante 24 años. En el caso de CaixaBank, la diferencia es de 769 euros, con una obligación de un seguro de vida de 633 euros al año y comprar con la tarjeta que tiene una comisión de 36 euros por cada uno de los titulares.

Sin duda, CaixaBank es una de las entidades que tiene uno de los costes más importantes, con la contratación de alarma que supone un desembolso anual de 557,21 euros, resultado de la cuota mensual de 39,93 euros al mes, a la que se suma la financiación de la instalación (que se paga sin intereses en el primer año). “Este es uno de los principales problemas”, lamenta Gallardo, quien asegura que muchas veces el producto no está vinculado con el préstamo.

Así explica que se puede entender la contratación de seguros de vida, por si pasa algo que los herederos estén cubiertos, o del hogar, que pueden ir más allá que el de incendio, “pero a veces son desembolsos para productos que no necesitamos”. De esta manera, el experto recomienda vigilar absolutamente todos los aspectos y aconseja no dejarse llevar por la oferta, sino mirar todos los aspectos.

“Tenemos que ser libres y recordar que la mejor hipoteca es la más barata huyendo de las vinculaciones que nos hacen pagar más”, insiste Antonio Luis Gallardo. Y recuerda que la ley no te obliga a coger la hipoteca con vinculación, de hecho, al cliente le puede salir mejor si contrata fuera de la entidad bancaria. “El banco siempre te tiene que dar las dos opciones para que tu puedas elegir”, apunta.

Patricia Suárez, presidenta de Asufin, asegura que el banco no puede obligar al cliente a contratar ningún producto vinculado, “lo que sí que puede es subirte el precio de la hipoteca si no lo contratas”. Pero el cliente tiene que estudiar qué te viene mejor, porque a lo mejor te interesa ese producto, pero es mejor contratarlo fuera.

De vuelta a las hipotecas, la de Banco Sabadell con productos vinculados es 427 euros más cara con un seguro de vida de 337,36 euros al año. Por su parte, la de Banco Santander se encarece en 220 euros y la de BBVA en 102,63 euros. La hipoteca de Bankinter con vinculación es 177 euros más cara. Esta entidad señala un importe fijo de aportaciones a planes de pensiones de 600 euros al año.

Finalmente, la menos cara de todas es la hipoteca con productos vinculados de Abanca, con un coste de 78,62 euros. En este caso, el cliente consigue reducir un 0,2% si la nómina es de 600 euros y se dobla a 0,40% si los ingresos superan los 2.500 euros. Hay que recordar que la domiciliación de la nómina es el producto común obligatorio en todas las ofertas y en la mayoría de los casos se exige ingresos a partir de 600 euros.

Te puede interesar

Comentar ()