Economía | Empresas

El cierre del suministro energético con Rusia pone en peligro al transporte, industria farmacéutica y automoción

Una manifestación de camioneros en forma de "marcha lenta".

Una manifestación de camioneros en forma de "marcha lenta". EFE/Ana Escobar

España y Europa en su conjunto se preparan para dejar de depender energéticamente hablando de Rusia. Este lunes de madrugada, la Comisión Europea avanzaba que Los 27 dejarán de comprar crudo del Kremlin que venga en barco y se prepara para cortar el grifo en los oleoductos. Mientras tanto, Putin ya ha cortado el suministro a varios países de la eurozona por no pagar en rublos.

A pesar de que nuestro país depende menos de las materias primas rusas debido a su alta diversificación en los diferentes mercados, las consecuencias del cierre del suministro energético se van a dejar notar. El Banco de España (BdE) ha indicado que la economía española podrá caer un 1% adicional si no se compra un solo megavatio que venga de Rusia mientras que la inflación subiría un 1% adicional. El mismo organismo también ha avanzado qué sectores serán los más afectados ante este escenario.

El BdE prevé que sectores como el transporte, la industria farmacéutica o la automoción sean los que más van a sufrir con el corte de suministros. La institución arguye que gas natural y el carbón” son insumos de uso más intensivo por parte de industrias situadas al principio de las cadenas productivas, como la industria química, mientras que los sectores situados al final de las cadenas de producción e incluso los consumidores finales presentan un mayor consumo de productos derivados del petróleo”. Por lo tanto, el impacto de una reducción de la oferta de gas natural se vería reforzado por su propagación al resto de las ramas a lo largo de la cadena de producción.

En concreto, el transporte marítimo se dejará un 4% de su valor añadido mientras que el terrestre se queda en el 3,6% mientras que el aéreo contraerá su valor hasta un 3%. La industria química farmacéutica, según la valoración del supervisor, se contraerá en un 2,4% mientras que la automoción se queda en torno al 2,3%.

“La propagación de los efectos a través de las cadenas de producción no ocurre exclusivamente entre los sectores de un mismo país: las perturbaciones que sufren los proveedores europeos de las industrias españolas también se harán notar sobre el PIB y el nivel de los precios en España. Por ejemplo, algunos sectores de la economía española como la fabricación de vehículos o la producción farmacéutica, tienen un alto nivel de dependencia de sus clientes y proveedores situados en otros países de la UE”, recalca el Banco de España.

España busca soluciones

Mientras la situación con Rusia se tensa, España intenta buscar soluciones para que Europa y nuestro propio país sufra lo menos posible. En este sentido, durante la reunión anual de Sedigas -patronal del sector del gas- ha indicado el papel que debe jugar nuestros sistemas de interconexión para dotar de energía al resto de Los 27.

El presidente, Joan Batalla, ha dicho este martes que las interconexiones energéticas con Europa deben ser vistas como «algo estratégico», pero «pensando en medio y largo plazo», ya que deberán pasar «dos o tres años» hasta que refuercen el mercado interior. También ha querido coger la bandera del liderazgo y indicado que España “puede convertirse en el hub europeo de energías renovables”.

En otro orden de cosas, ha recalcado el papel que juega Argelia dentro del suministro para España. Después de que Pedro Sánchez cambiara su postura frente al Sáhara, el gobierno africano ha pasado a la acción y ha subido el precio del gas, a la vez que el envío de materia prima por gasoducto cada vez es menor.

No obstante, Batalla ha indicado que Argelia «ha sido un socio energético fiable, el principal país de origen del gas natural, especialmente por medio de gasoducto, y lo continuará siendo».

Con todo, a su juicio, esta circunstancia «no quita que en la estrategia europea de diversificación estemos viendo que en los primeros meses que llevamos de año, siendo importante Argelia, Estados Unidos ha incrementado las exportaciones al continente europeo, y especialmente, a España».

Te puede interesar

Comentar ()