Economía | Empresas

RTVE pagó casi 3 millones a Telefónica por la final de la Champions entre Real Madrid y Liverpool

Salah intenta rematar un disparo mientras Courtois tapa la portería para tapar el gol del Liverpool en la final de Champions

Salah intenta rematar un disparo mientras Courtois tapa la portería para tapar el gol del Liverpool en la final de Champions EP

RTVE anunció a bombo y platillo que adquirió los derechos de la final de la Champions League hace poco más de un mes. Según ha podido conocer este periódico, el ente público abonó una cantidad cercana a los tres millones por el partido que disputó el Real Madrid contra el Liverpool y que alzó al equipo blanco como nuevo campeón de la máxima competición a nivel de clubes en Europa, contando con los impuestos que ha de pagar una empresa en este tipo de operaciones.

La televisión pública tuvo que negociar con Telefónica para poder emitir el choque entre españoles e ingleses puesto que la operadora dirigida por José María Álvarez-Pallete es propietaria en exclusiva de todos y cada uno de los partidos de la Champions League, UEFA Europa League y los de la Conference League. La compañía paga unos 1.000 millones de euros por temporada por ofrecer todas las competiciones.

Fuentes del sector de telecomunicaciones explican a este periódico que UEFA pidió a RTVE y a Telefónica que llegara a un acuerdo para que el partido pudiera emitirse en abierto y, así, poder llegar al mayor número de hogares. A pesar de que el partido también se emitiera en La 1, Movistar+ ofreció el choque.

La jugada, no obstante, le salió redonda a la televisión pública. Más de 7,7 millones de espectadores, 52,8% de cuota, vieron la final de la Champions en La 1, lo más visto del sábado. 3 min. El equipo de Ancelotti logró la decimocuarta Copa de Europa en el estadio parisino de Saint Denis ante 12.391.000 que siguieron en algún momento el encuentro.

Este periódico ha preguntado en varias ocasiones por la cantidad que destinó la televisión pública para emitir el partido de la final de la Champions League, pero en todas ellas ha recibido una negativa. A su vez, El Independiente solicitó a través del portal de transparencia conocer el precio exacto si bien, el organismo no facilitó la información debido a que “la información está en curso de elaboración o publicación general”.

Fuentes parlamentarias consultadas por este periódico revelan que el consejo de RTVE aún no ha dado a conocer la cantidad, si bien se conocerá de manera oficial la cifra. Por otra parte, argumentan que la cifra “se asemeja al precio de mercado”.

RTVE, en busca del deporte

RTVE, en plena crisis de audiencias, quiere hacer una apuesta decidida por el deporte. El pasado verano ya compró parte de los derechos a Discovery (Eurosport) por los Juegos Olímpicos que se desarrollaron en Tokio y hace poco más de un mes confirmó que se hacía con la emisión del próximo Mundial de Qatar, que se disputa el próximo diciembre. El ente llegó a un acuerdo con Mediapro, que adquirió los derechos del torneo, por unos 35 millones de euros.

Según informó el grupo, todos los partidos que juegue España se verán en RTVE. Además, los espectadores de RTVE también podrán ver la final, las dos semifinales, dos partidos de cuartos de final, cuatro partidos de octavos de final, el partido inaugural y un partido de cada grupo en la fase de grupos. El resto de partidos podrán verse en el canal 24h producido por Mediapro y puesto a disposición de todos los operadores de tv de pago.

445 millones de presupuesto y deuda disparada

La cantidad pagada por la final de Champions choca de lleno con la delicada situación financiera de la televisión. Los Presupuestos Generales del Estado destinó una partida de 445 millones de euros para financiar RTVE, un 6% menos que en 2021, pero, una cuantía muy superior a los 378 millones de 2020 o a los 293 del año 2015.

A ello, hay que sumarle una parte de los ingresos de las televisiones en abierto que, según el nuevo Anteproyecto de la Ley General Audiovisual, destinarán el 3% de los ingresos a RTVE. Pero, además, los nuevos operadores y las plataformas de compartición de vídeos tendrán que dar el 1,5% de sus ingresos a la entidad pública.

La deuda es otro de los quebraderos de cabeza para los directivos del ente. El Ejecutivo estimó que para 2022 se alcanzarán los 588 millones, un 61,5% más que lo registrado a cierre de junio de 2021, cuando el endeudamiento fue de 364 millones.

La televisión pública ha de hacer públicos sus números del ejercicio fiscal 2021 en las próximas semanas y se sabrá algunas cifras concretas como el gasto en plantilla o dinero invertido en eventos deportivos.

Comentar ()