Economía

Trenes de hidrógeno para dar sepultura al diésel en el ferrocarril

Tren de Talgo propulsado por hidrógeno.

Tren de Talgo propulsado por hidrógeno. Talgo

En plena crisis energética, todo el mundo busca soluciones y nuevos combustibles que reduzcan la dependencia del petróleo y la huella de carbono. La energía eléctrica que usan los trenes que circulan por la red del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) ya tiene un origen 100% renovable, pero los ojos están puestos en qué hacer con todos esos ferrocarriles que transitan por el casi 36% de la red que aún está sin electrificar.

Los trenes de hidrógeno parecen ser la solución que se plantea como más viable para desterrar el diésel en aquellos tramos donde colocar la catenaria no sea la opción más plausible. Al menos para los trenes de pasajeros. «Estamos con proyectos de innovación desarrollando experiencias piloto para implantar trenes con hidrógeno en aquellos tramos en los que sea costoso electrificar, no sea rentable, tenga un impacto ambiental significativo y la demanda no sugiera la necesidad de electrificar «, decía este jueves Jonathan Sánchez, subdirector general de Responsabilidad Corporativa, Sostenibilidad y Marca de Adif

Lo hacía en el foro El sistema de transportes español frente al desafío de la transición ecológica, organizado por la patronal CEOE y el fabricante Airbus, en el que recordaba cómo «ya hay experiencias de trenes híbridos con pila de hidrógeno/batería que pueden ir sobre un tramo electrificado y emplear el hidrógeno cuando no lo esté». En concreto, por las vías de Alemania ya circula un modelo así.

La ‘Estrategia Indicativa del desarrollo, mantenimiento y renovación de la infraestructura ferroviaria’ hecha pública hace unos meses por el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma) para el periodo 2021-2026 contempla precisamente usar los trenes de hidrógeno en aquellas líneas donde sea más difícil justificar la inversión en electrificación. «Como alternativa a la electrificación, especialmente para aquellos tramos en los que los niveles de tráfico previsibles no justifiquen las elevadas inversiones de la electrificación, se deberá estudiar la posibilidad de utilizar locomotoras impulsadas con hidrógeno o por baterías», reza el texto.

De momento, los fabricantes ya se han puesto manos a la obra. Aquí en España, CAF y Talgo están iniciado las pruebas con sus primeros modelos hidrógeno. En la planta que la primera compañía tiene en Zaragoza, han comenzado esta semana a probar el tren demostrador propulsado por hidrógeno del proyecto FCH2Rail, que está desarrollando con DLR, Toyota, Renfe, Adif, CNH2, IP y Faiveley Stemmann Technik.

La base de este proyecto de 14 millones de euros es una unidad de la serie Civia de Renfe (Cercanías), en la que se ha instalado un nuevo sistema de generación eléctrica a partir de la hibridación de la energía proveniente de pilas de hidrógeno y baterías, integrándose a su vez con el sistema de tracción ya existente en el vehículo.

Con esta configuración, se convertirá en uno de los primeros demostradores ferroviarios de vehículo bimodo con pila de hidrógeno. Se trata de un tren sin emisiones que podrá por tanto circular en modo eléctrico por vías con catenaria, mientras el modo híbrido lo usaría para circular por tramos sin electrificar. Tras la fase de pruebas en fábrica, el tren será sometido a pruebas dinámicas en una vía externa. La compañía prevé que puedan iniciarse en verano de este mismo año con el 100% del hidrogeno consumido de origen renovable (hidrogeno verde), suministrado por Iberdrola

Tren de CAF propulsado con hidrógeno. (CAF)

Asimismo, la compañía Talgo ya ha dado inicio a ese tipo de pruebas para su tren dual de hidrógeno renovable, VittalOne, en las instalaciones de su fábrica de Las Matas (Madrid). El fabricante lo hace mediante una alianza con Repsol, que le proporcionará la infraestructura para generar el hidrógeno renovable. Para la segunda fase de las pruebas dinámicas de las composiciones se usarán vías convencionales en el entorno de Madrid y Extremadura.

El tren de este segundo fabricante podrá circular a 220 kilómetros por hora como velocidad máxima con tracción eléctrica y a 160 kilómetros por hora si se elige el hidrógeno. El consumo es de 0,25 kilogramos de este combustible por kilómetro, lo que le permitiría recorrer hasta 800 kilómetros sin electricidad.

El tren de pruebas TPH2 consiste en una locomotora multisistema Talgo Travca diseñada como prototipo de vehículo capaz de cambiar varios anchos de vía y adaptarse a varios voltajes en las líneas electrificadas. Lo forman cinco coches dotados con tecnología de hidrógeno de pila de combustible y baterías y un coche laboratorio para controlar y analizar los resultados de las pruebas.

Te puede interesar

Comentar ()