Es el enésimo enfrentamiento. No importa que sea en público y de modo directo. Este jueves lo han protagonizado dos ministras, la de Trabajo, Yolanda Díaz, y la de Hacienda, María Jesús Montero. El motivo, la posibilidad de fijar un impuesto extraordinario a las eléctricas para frenar la inflación. La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ha instado a crear «con carácter inmediato» un impuesto extraordinario a las empresas eléctricas para compensar la inflación. Díaz recuerda que la Constitución impide trasladarlo a los presupuestos generales del año que viene, como quiere la ministra de Hacienda, María Jesús Montero.

«Siento decirle a mi querida María Jesús que no es posible hacerlo a través de la Ley de Presupuestos Generales del Estado», le trasladó la ministra de Unidas Podemos a la titular socialista de Hacienda.

A su llegada a un consejo de ministros de Empleo de los países de la UE, Díaz señaló que el artículo 143 apartado 7 de la Constitución española impide crear ese impuesto que considera necesario desplegar ya porque «el principal problema que tenemos en este momento es la inflación, que está empobreciendo a todo el mundo».

«Hay que legislar con carácter inmediato», agregó la vicepresidenta y ministra de Trabajo, quien se mostró convencida de que el tributo servirá «para compensar la salida de esta crisis».

Debate «aparcado»

En este contexto, Díaz ha considerado que el debate tributario «se va aparcando siempre» desde casi el inicio de la legislatura y ha considerado que «urge» poner en marcha un mecanismo de estas características que permita gravar a las eléctricas. La titular de Trabajo y Economía Social ha ahondado en que el «principal problema» en este momento es que la inflación está «empobreciendo a todo el mundo», con un impacto «fortísimo» en las clases populares, trabajadoras y medias, por lo que ha recalcado la necesidad de «actuar con prontitud para paliar los efectos negativos».

La víspera, en un encuentro organizado por Economistas Frente a la crisis en la Fundación Cajasol de Sevilla, Montero negó que existan discrepancias entre los dos partidos que forman el Gobierno -PSOE y Podemos- en lo relativo a establecer un impuesto a las empresas eléctricas, pero advirtió de que «hay que buscar la fórmula y el vehículo adecuado para su puesta en marcha».

Por su parte, la vicepresidenta tercera, Teresa Ribera, dijo hace un par de días que el establecimiento de una fiscalidad «adicional» a las eléctricas y una «especial» para gas y petróleo debe discutirse en el ámbito presupuestario. «¿Cuál es el momento en que es pertinente debatir esto? Probablemente en el contexto de la legislación presupuestaria (…). Así que, cada cosa a su tiempo», fueron las palabras de Ribera.