Economía

Alquilar un piso en primera línea de playa una semana se dispara a los 1.016 euros

Los precios para este verano se han incrementado de media un 9,7% respecto a 2021, si bien en las zonas más caras como Tarragona y Girona el aumento oscila entre el 12 y 15%, según el informe 'Alquiler Costa'.

Numerosas personas disfrutan de un día de playa en La Malagueta de la capital malagueña

Numerosas personas disfrutan de un día de playa en La Malagueta de la capital malagueña EFE

Alquilar una casa en primera línea de playa durante el verano nunca ha sido barato. Este verano lo será aún menos. Según la compañía Tecnitasa este año las tarifas de alquiler en este tipo de viviendas se ha encarecido un 9,7% respecto al año pasado, alcanzando un precio medio por semana de 1.016 euros, lo que supone 90 euros más que el año pasado y 190 más que durante 2020.

Según el informe ‘Alquiler Costa’, este incremento de precios ha provocado en muchos casos que se incrementen los alquileres por periodos más cortos. El presidente de Tecnitasa, José María Basañez, ha apuntado que también se detecta que se buscan apartamentos de menor tamaño o bien más alejados de la playa, pese a que algunos destinos con precios muy elevados siguen teniendo altas demandas.

Del informe se desprende que Cataluña es el destino donde los alquileres suben más en julio y agosto respecto al año anterior. Así, las tres provincias catalanas con mar están en el ‘top 5’ de las zonas con mayor incremento: Tarragona, con un incremento del 15,2%; Girona, con subidas del 12,6%, y Barcelona, con un aumento medio del 9,5%. De esta manera, para alquilar en la playa de Salou (Tarragona) hay que desembolsar 1.370 euros a la semana de media, mientras que en Cadaqués (Girona) la media está en 1.500 euros y Sitges (Barcelona) tiene una media de 1.600 euros a la semana por alquilar una vivienda.

Entre las tres provincias catalanas se han colado las subidas de Lugo y Vizcaya, con un aumento del 9,7% y 9,6% en sus alquileres, respectivamente. Sin embargo, ambas provincias no son de las más caras para alquilar, ya que se pueden conseguir alquileres por debajo de los 1.000 euros.

Cantabria y Murcia, únicas bajadas

En Cantabria hay un descenso medio del 0,8% en el alquiler de una vivienda en primera línea de playa, pese a que los precios no son muy asequibles, mientras que en Murcia también hay un descenso de medio punto porcentual en los precios respecto al año anterior.

«El alquiler de viviendas en zona de playa cada vez es más heterogéneo, tanto en la forma de conseguir el alquiler (convencional, plataformas o a través de operadoras), en cuanto al plazo (alquileres que se renuevan año a año, mensuales, semanales o incluso por días) o en el momento en que se activa la demanda», ha apuntado el director técnico de Tecnitasa, Fernando García Marcos.

Comentar ()