Economía

La gran banca asegura que los 10.300 millones de euros de beneficio no son “extraordinarios”

Los seis grandes bancos ya han presentado sus cuentas del primer semestre con el impuesto al sector como protagonista

Representantes de los bancos y de las asociaciones bancarias en su reunión con la vicepresidenta Calviño para presentar el impuesto

Los seis bancos más grandes de España ya han presentado los resultados del primer semestre. En total, Banco Santander, BBVA, CaixaBank, Bankinter, Banco Sabadell y Unicaja han ganado 10.297 millones de euros hasta junio, lo que representa una caída del 8,3% en comparación con el mismo periodo del año anterior, que estuvo afectado por algunos elementos extraordinarios, como la plusvalía de Bankinter por la salida a Bolsa de Línea Directa o el impacto positivo para CaixaBank de la fusión con Bankia.

Este semestre ha estado marcado por la alta inflación a la que han hecho referencia las seis entidades en sus cuentas, por la guerra en Ucrania, que ha hecho que algunas de ellas destinen provisiones, y por la incertidumbre económica. No obstante, antes de que hicieran públicos sus resultados, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunció un impuesto a la banca con el que pretende recaudar 3.000 millones de euros en dos años gravando el 4,8% de los ingresos por intereses y comisiones. Por ello, se puede decir que los resultados bancarios han estado protagonizados por este impuesto sorpresa.

Cuando anunció esta medida, Sánchez explicó que se instaura este impuesto para que las consecuencias de la guerra en Ucrania y de la crisis no la paguen los menos favorecidos y se «repartan de forma justa». Así, señaló que uno de los sectores beneficiados era el bancario, ya que van a registrar “beneficios extraordinarios” por la subida de tipos «de la que ya se están empezando a beneficiar».

Sin embargo, la gran banca ha mostrado su unanimidad con el rechazo a este gravamen y han asegurado que no hay beneficios extraordinarios, sino que lo extraordinario ha sido hasta ahora cuando los tipos estaban en negativo. El sector asegura que el Gobierno no ha tenido en cuenta que la subida de tipos no es algo extraordinario, sino que es el negocio de la banca «comprar y vender dinero» y añade que lo extraordinario han sido los tipos de interés negativos durante muchos años, «el negocio de los bancos depende del valor del dinero».

María Dolores Dancausa, consejera delegada de Bankinter, fue la primera en manifestarse sobre el impuesto, que califica de injusto. Además, explicó que los ingresos extraordinarios que van a traer las subidas de tipos también va a suponer que se va a pagar más y quiso dejar claro que no son extraordinarios, sino que «es volver a la normalidad». Una afirmación con la que se muestra de acuerdo Onur Genç, consejero delegado de BBVA, quien asegura que la banca no va a sacar beneficio extraordinario de la normalización monetaria.

«Lo que ha sido extraordinario ha sido la situación que hemos visto los últimos diez años. Lo que es extraordinario es que haya tipos negativos», dijo. Para el banquero, el sector debe aún lograr rentabilidades de dos dígitos, cuando el año pasado la media de la banca fue del 6% y del -1,1% en los últimos años. De hecho, a la rentabilidad bancaria también se refirió Gonzalo Gortázar, consejero delegado de CaixaBank, que la calificó de baja y aseguró que está lejos de los costes de capital. «Es una medida equivocada, errónea», puntualizó porque «se ha propuesto sobre una premisa de que las entidades están teniendo unos resultados extraordinariamente elevados».

Según José Antonio Álvarez, consejero delegado de Banco Santander, para que la banca consiguiera esos beneficios extraordinarios tendrían que multiplicarse por lo menos por dos o por tres para cubrir los costes de capital por eso se pregunta «dónde están esos beneficios extraordinarios».

Finalmente, César González Bueno, consejero delegado de Banco Sabadell, aseguró que el peor comportamiento de la banca en la bolsa se debe «fundamentalmente» a un entorno de tipos extraordinariamente negativo para favorecer el buen funcionamiento de la economía y «ahora se encuentra en vías de normalización».

Te puede interesar

Comentar ()