Economía | Empresas

El consumo de leche fresca crece frente a la de tetrabrik en plena escalada de precios

Un informe de la consultora Nielsen IQ sobre tendencias del mercado del gran consumo asegura que las ventas han crecido un 11% desde enero mientras que la de larga duración retrocede un 3,2%

Vacas lecheras pastan en la granja Lacturale.

Vacas lecheras pastan en la granja Lacturale. Iñaki Berasaluce / Europa Press

El consumo de leche está cambiando en plena escalada de precios. La consultora Nielsen IQ ha detectado un cambio de tendencia en la compra de los diferentes formatos de leche durante los últimos meses, cuyo precio ha subido un 13,2% de media en el acumulado hasta agosto.

La leche de larga duración (la envasada en tetrabrik) y la enriquecida (con calcio, Omega 3, etc…) aglutinan más de las tres cuartas partes de litros vendidos en España. Y según los datos de la consultora, se está produciendo un descenso en el volumen de compra.

En el caso de la leche de larga vida -que representa un 62% del total-, las ventas han retrocedido un 3,2% respecto al período enero-agosto de 2021. Pese a ello, y fruto de una subida de precios que alcanza el 16,7%, las ventas en valor han crecido un 12,9%.

En lo que respecta a las leches enriquecidas -que suponen un 14,4% del total-, sus ventas han caído un 7,3% mientras que el precio ha escalado un 13,3% y el valor de los litros totales comercializados ha subido un 5%.

En cualquier caso, desde la consultora aseguran estar identificado «un llamativo efecto de trasvase» hacia otras subcategorías como la leche fresca. Aunque su peso dentro del total es muy reducido (2,1%), en los ocho primeros meses del año el volumen de ventas ha registrado un crecimiento de 11 puntos porcentuales. Por contra, su precio sólo se ha visto incrementado un 8,3%, por lo que el incremento de las ventas en valor es del 20,3%.

La consultora atribuye este cambio de patrón de consumo a la tendencia de los consumidores a realizar compras más pequeñas cada vez que visitan un supermercado, aunque lo hagan con más frecuencia que antes. Se trata de un comportamiento típico de períodos de crisis económica, mediante el que se intenta lograr un ahorro limitando la compra de artículos por impulso y ciñéndose a lo estrictamente necesario.

La mayor frecuencia de visita al súper, añaden desde Nielsen IQ, puede ser una de las causas que contribuya al incremento de consumo de leche fresca, que antes no se contemplaba por la comodidad que suponía no tener que ir cada poco tiempo a por esta bebida con una fecha de caducidad más corta que la envasada en tetrabrik.

En paralelo al crecimiento de la leche fresca, la consultora destaca que los consumidores también se están decantando cada vez más por las bebidas vegetales, cuya demanda ha crecido hasta agosto un 3,9%. En el reparto total, tienen ya un peso del 8,4%. En este caso lo atribuyen a «la tendencia hacia una alimentación más saludable» y a «una mayor contención en el precio promedio, llegando incluso a disminuir el mismo en el acumulado anual».

Te puede interesar

Comentar ()