Economía | Empresas

Renfe baraja dar el salto a Reino Unido para conectar Londres con una ciudad de Gales

Se sumaría a los proyectos en desarrollo en Harammain (Arabia Saudí), la participación en Texas Central (Estados Unidos) y en el impulso del proyecto Tren Maya (México). Hace unos meses también entró en el accionariado de la checa Leo Express

Dos trenes de Renfe en Sevilla.

Dos trenes de Renfe en Sevilla. EFE/José Manuel Vidal

Renfe está estudiando dar el salto a Reino Unido. Como parte del proceso de internacionalización de la compañía que recoge su último plan estratégico, el operador ferroviario español valora presentarse como uno de los socios estratégicos de Grand Union Trains para operar un nuevo servicio comercial entre Londres y Carmarthen (Gales).

Según explica la operadora que preside Isaías Táboas, «participaría en la operación aportando su experiencia en servicios comerciales, así como su conocimiento de la operación liberalizada ofreciendo un servicio de altas prestaciones».

El proyecto aún está en fase de revisión por parte del regulador británico (ORR), pero de llevarse a término, supondría el primer proyecto de Renfe en el país británico. Se sumaría a los proyectos en desarrollo en Harammain (Arabia Saudí), la participación en Texas Central (Estados Unidos) y en el impulso del proyecto Tren Maya (México). Hace unos meses también entró en el accionariado de Leo Express (República Checa).

«La propuesta de GUT prevé una importante inversión para la prestación del servicio, que podría contar con la participación de Serena Industrial Partners, una firma de capital privado independiente de España comprometida con el desarrollo de infraestructuras sostenibles en el Reino Unido», añade la empresa.

Grand Union Trains (GUT) es una compañía ferroviaria británica que está desarrollando nuevos servicios de viajeros para operar entre el sur de Gales y Londres. Además, «los directivos de GUT han impulsado anteriormente otros servicios de open access, entre ellos el denominado Grand Central, que después vendieron a Arriva, filial de DB», remarca.

Comentar ()