Economía Previsiones de octubre

La economía crecerá un 30% menos de lo que prevé el Gobierno, según el Banco de España

Cree que el PIB de 2023 avanzará solo un 1,4%, 1,4 puntos menos que en su anterior pronóstico, frente al 2,1% que sostienen en Moncloa

La vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, responde a los medios tras una reunión con la Mesa de Diálogo Social para el Plan de Recuperación.

La vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, responde a los medios tras una reunión con la Mesa de Diálogo Social para el Plan de Recuperación. A. Pérez Meca / Europa Press

El Banco de España no comparte las previsiones macroeconómicas del Gobierno. Si el Ejecutivo aseguró ayer que no ve señales de desaceleración y garantizó que en 2023 el PIB avanzará un 2,1%, el supervisor ha comunicado este miércoles que cree que el crecimiento se quedará muy por debajo, en el 1,4%.

En parte el recorte tiene que ver con la inflación, que se mantendrá alta todo este año y el próximo (8,7% y 5,6% de media, respectivamente), pero también por la ralentización económica global, por la normalización de la política monetaria y por la guerra en Ucrania. Hace cuatro meses apuntaban a un 2,8% para ese mismo año, 2023, así que el recorte es de 1,4 puntos, hasta la mitad de lo entonces esperado.

Sin embargo, de cara a este año los economistas del banco estiman que el PIB en 2022 crecerá un 4,5%, algo por debajo del 5,5% que avanzó en 2021 y tras caer un 11,3% en 2020. Es una décima más que en junio, algo que ha sucedido gracias, sobre todo, a que el crecimiento del segundo trimestre fue mucho mayor que el esperado (de un 1,5% frente al 0,4% que se pronosticaba, siempre en comparación con el trimestre anterior).

En cambio, para el tercer trimestre de este año esperan una desaceleración fuerte de la economía, con un crecimiento de tan solo el 0,1% por el debilitamiento del empleo y del consumo, la ralentización de la actividad y menor facturación de las empresas, las peores perspectivas de los empresarios. Al alza presionará el turismo, que este verano ha superado las expectativas de los economistas del banco.

Con respecto al cuarto trimestre, la institución ha evitado formular ningún tipo de previsión, argumentando que la fuerte incertidumbre complica el estimar una cifra concreta.

España no recuperará el PIB prepandemia hasta el final de 2023

Estas expectativas llevan al Banco a pensar que España no recuperará las cifras de PIB anteriores a la pandemia hasta el cuarto trimestre de 2023, un poco después de lo que esperaba en junio -mediados del tercer trimestre de dicho año-. España es el único país de la Unión Europea que aún no ha recuperado la actividad previa a la crisis del coronavirus.

«A partir de primavera la actividad económica recobrará un vigor creciente, a medida que algunos de los factores anteriores comiencen a disiparse», asegura el Banco en sus nuevas proyecciones macroeconómicas de España. También hay que recordar que este informe no incluye el efecto que podrían tener las medidas anunciadas por el Gobierno en el marco de los Presupuestos Generales del Estado, puesto que se anunciaron este martes, cuando las previsiones del Banco de España ya estaban cerradas.

A pesar de todo, las expectativas relativas al empleo continúan siendo buenas: la tasa de paro se situará en el 12,8% en 2022 y en el 12,9% en 2023, para caer a 12,4% en 2024. «Es uno de los éxitos de la economía española en los últimos trimestres, que el ajuste del empleo no se produce con personas sino vía horas. Por eso somos realistas con respecto a la evolución del empleo y la tasa de paro de los próximos meses», ha asegurado el director general de Economía y Estadística del Banco de España, Ángel Gavilán.

La inflación media será del 8,7% este año

Con respecto a la evolución de los precios, el Banco de España ahora estima que la inflación este año será más persistente y alta de lo que preveía en junio. En concreto, que el IPC medio de 2022 se situará en el 8,7%, después de meses de fuertes subidas de precios, incluso de dos dígitos, que han tirado por tierra el 7,2% que estimaba hace cuatro meses.

De cara a 2023 también entienden que se mantendrá alta, con un incremento de precios medio del 5,6%. Hay que recordar que el año pasado los precios subieron un 3,1%, cifra que ya se consideró muy alta después de que cayeran en 2020 un 0,3%.

La inflación subyacente escalará al 3,9%

Aunque no es causa de especial preocupación para la institución, el informe recoge que sin tener en cuenta las subidas de precios de la energía y de los alimentos (inflación subyacente), este indicador en 2022 escalará hasta el 3,9% de media, para caer tan solo unas décimas en 2023, hasta el 3,5%. A pesar de la fuerte escalada de estas cifras, el Banco no prevé que la inflación se enquiste, es decir, que entre en un bucle del que sea muy complicado salir.

Este fuerte aumento de los precios contrasta con el pequeño avance de los salarios de los trabajadores, lo que condena a la población a perder poder adquisitivo. Pero el Banco prefiere no posicionarse sobre si están viéndose más perjudicados los hogares o las empresas en España, sino que se limita a recordar que lo más beneficioso para el país sería que empresarios y sindicatos alcanzasen un pacto de rentas que fijase un incremento salarial.

Te puede interesar

Comentar ()