Economía | Empresas

Ouigo espera poder "estabilizar" sus costes con el cambio energético que prepara Adif

"Necesitamos conocer a futuro lo que nos va a costar la energía", dice la directora general de la compañía, Hélène Valenzuela

-Ouigo, el operador ferroviario de bajo coste de la compañía francesa SNCF, inaugura su segunda línea en España, que conecta en 1 hora y 50 minutos Valencia con Madrid.

-Ouigo, el operador ferroviario de bajo coste de la compañía francesa SNCF, inaugura su segunda línea en España, que conecta en 1 hora y 50 minutos Valencia con Madrid. EFE/ Ana Escobar

«Parece que vamos por el buen camino». Es el diagnóstico que hace la directora general de Ouigo España, Hélène Valenzuela, sobre las conversaciones que mantienen los operadores con el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) para articular un nuevo modelo de compra de energía eléctrica que permita dar certidumbre a su estructura de costes tras el alza desbocado del precio de la luz.

«Hasta la licitación de un nuevo contrato, en los próximos meses, se está ofreciendo la posibilidad de que las operadores cierren sus propias órdenes de precio y las trasladen a Adif para que pueda gestionarlas», explican desde la compañía pública que preside María Luisa Domínguez. En este sentido, reconocen conversaciones para «seguir profundizando en fórmulas que permitan mayor independencia en la toma de decisiones de cada una de ellas».

El actual marco normativo establece lotes de volúmenes de energía y desde el Adif consideran que la formula debe ser adoptada de común acuerdo tanto por Ouigo como Renfe e Ilsa, la matriz de los trenes Iryo.

Actualmente rige un contrato de Adif con la eléctrica EDP que dura hasta marzo del año que viene. Pero la empresa pública trabaja ya en una nueva licitación donde se podría contemplar que las órdenes de cierre estén relacionadas con el consumo propio de cada operadora y no solo los lotes, dando mayor autonomía a los operadores ferroviarios.

«Con este nuevo contrato que se está licitando ahora espero que a partir del mes de abril podamos hacer compras a futuro, a tres o cuatro años, lo que permitirá estabilizar y bajar el coste, porque se compra a muy largo plazo», explicaba este jueves Valenzuela tras el viaje inaugural del servicio de alta velocidad de Ouigo entre Madrid y Valencia, donde ofrecerá 35.630 plazas a la semana con billetes a partir de 9 euros.

«No significa que compremos barato, pero quitamos la volatilidad de una parte en un negocio donde la incertidumbre es malísima. Lo que queremos es saber a qué precio vamos a pagar la energía en los próximos seis meses«, abundaba.

La regulación actual hace imposible que las operadoras acudan por sí mismas al mercado a comprar electricidad y negociar precios. El marco vigente dice expresamente que el consumidor es el Adif y los operadores reciben un servicio de suministro de energía por parte del mismo.

En el último concurso adjudicado, la modalidad es el precio indexado al mercado diario. Esto ha hecho que los costes finales que traslada a los operadores se hayan disparado en los últimos meses por la crisis energética internacional, aunque sin ningún beneficio para Adif. Este último ha puesto sobre la mesa diferentes medidas que podrían aliviar la factura de las operadoras, aunque requieren cambios en leyes como la de Contratos Públicos.

Rebaja de cánones

Valenzuela ha insistido en su petición para que Adif rebaje los cánones que deben pagar los operadores. De hecho, sitúa estos últimos como el mayor coste que deben afrontar compañías como la suya, por encima del gasto energético.

En este sentido, ha dicho que las instituciones y la industria están llamados a «trabajar conjuntamente para establecer un sistema de pesos y contrapesos que equilibre a largo plazo la financiación del sistema ferroviario español». Se trataría de aplicar algo similar al DORA (el plan quinquenal de Aena) del sector aéreo.

Domínguez recordaba en presencia de Valenzuela que el proceso de liberalización arrancó con un contratiempo como la crisis sanitaria del coronavirus y que ahora se ve afectada por factores como la inflación y la crisis energética provocada por la guerra de Ucrania. Así, ha remarcado que Adif ha flexibilizado ya las condiciones recogidas en los acuerdos marco firmados con los operadores.

De hecho, ha congelado los cánones en los últimos dos años y quieren hacerlo extensible a 2023. La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), cuya presidenta Cani Fernández también acudió al viaje inaugural a Valencia, se mostró favorable a esa propuesta de congelación, aunque aboga por aumentar las bonificaciones por incremento de tráfico. Desde Adif se limitan a decir que como todas las propuestas del organismo, la reciben y la están estudiando.

Te puede interesar

Comentar ()