Economía | Empresas

Las grandes marcas de ropa anticipan promociones para capear la caída de sus ventas

Desde la Confederación Española de Comercio dan por hecho que la campaña de promociones se adelantará a finales de octubre para capear la ralentización de la demanda

Tienda de Uniqlo en Madrid.

Tienda de Uniqlo en Madrid. EP

El comercio textil afronta con preocupación la temporada otoño-invierno, marcada por un contexto de inflación y la posible retracción del consumo. El verano no fue malo y la primera semana de septiembre impulsó las ventas con la vuelta al ‘cole’. Pero a partir de la segunda quincena, los datos reflejan una caída de las ventas que dejan el mes con el menor crecimiento respecto a 2021.

Según el último barómetro de la Asociación Empresarial del Comercio Textil y Complementos (Acotex), el crecimiento ha sido de solo de un 7,8%. Se trata del crecimiento más bajo de todo el año, con un incremento medio de las ventas del 15,7%. «La gente está esperando a ver qué va a pasar con la situación macroeconómica», explica Eduardo Zamácola, presidente de Acotex.

Ante un escenario de subida generalizada de costes, la moda es uno de los primeros sacrificados por parte del consumidor. «Es lo de primero que se empieza a prescindir. Y aún estamos en un nivel de ventas muy por debajo de la etapa prepandemia», advierte.

En este sentido, Carlos Moreno Figueroa, portavoz de la Confederación Española de Comercio (CEC), reconoce una cierta ralentización de la demanda y avisa de que «la gente está mirando más los precios». «Estimamos que se están reservando para períodos como el black-friday«, señala.

Desde esta patronal dan por seguro que las promociones se adelantarán respecto a los períodos tradicionales. «La campaña de diciembre prácticamente ha desaparecido y se ha adelantado a noviembre. Y la expectativa es que arranque a finales de octubre y tener prácticamente un mes», abunda.

El pequeño comercio textil ve cómo su estructura de costes no para de crecer. Desde la propia materia prima, hasta la logística, la energía o el gasto laboral. Tampoco ayudan medidas de eficiencia energética como la impuesta por el Gobierno para que las puertas tengan un sistema de cierre automático, que está obligando a muchos comercios a hacer un desembolso extra.

Precisamente, Zamácola reconoce que todos estos factores se están «acumulando» y que, de una manera o de otra, tienen que «trasladarlo al precio de venta al público». «Tenemos una incongruencia entre oferta y demanda brutal. Pero es inviable sobrevivir haciendo promociones», añade.

Desde la CEC insisten en que «el textil sigue sufriendo mucho» y no atisban una recuperación «a corto plazo». «Cada quince días nos encontramos con algún tipo de oferta y eso está repercutiendo muy gravemente en el tema de los márgenes», apostilla Moreno Figueroa.

Según trasladan los asociados a la patronal Acotex, los costes se están incrementando un 10%, aunque dicen estar trasladando al precio final son de entre el 5% y el 10%. «Los operadores se están jugando el año en lo que va a ocurrir en estas próximas semanas», concluye Moreno Figueroa. Es el caso de Mango o El Corte Inglés, que durante las últimas semanas han lanzado promociones con descuentos en sus prendas de ropa.

Desde una de las grandes operadoras españolas de ropa dicen que «por el momento, a pesar del contexto inflacionario y de incertidumbre económica, la demanda de moda en España no se ha visto impactada negativamente».

Fuentes de Mango señalan que «a pesar de estar viviendo un contexto incierto, esperamos que el consumo no se resienta y, lo mismo que sucedió en primavera, la gente vuelva a las tiendas para comprar los productos que no compraron el año pasado especialmente de invierno».

Asimismo, reconocen que uno de los grandes retos que tienen sobre la mesa es el aumento de costes. «El año pasado nos enfrentamos a una brusca subida de los precios del transporte y este año estamos sintiendo el impacto de los costes de las materias primas o de la energía y, por supuesto, del resto de costes que terminan repercutiendo en el bolsillo del consumidor, que tiene menos presupuesto disponible».

Por contra, dicen no haber realizado un aumento lineal de sus precios y que no tienen previsto hacerlo. «Es cierto, sin embargo, que estamos apostando por productos con mayor calidad y posicionamiento, lo que hace que en el mix final el peso de los productos de mayor precio sea mayor».

Por su parte, fuentes de Inditex han declinado hacer comentarios sobre el comportamiento de la demanda de cara a la temporada de invierno. Aunque el grupo presidido por Marta Ortega sí anunció subidas puntuales de algunos de sus productos en sus marcas como Zara, Berskha o Stradivarius, al igual que ya hizo durante la temporada

Por su parte, fuentes de Inditex han declinado hacer comentarios sobre el comportamiento de la demanda de cara a la temporada de invierno. Aunque el grupo presidido por Marta Ortega sí anunció subidas puntuales de algunos de sus productos en sus marcas como Zara, Berskha o Stradivarius, al igual que ya hizo durante la temporada de primavera-verano. Aunque la política del grupo dirigido por Óscar García Maceiras también es mantener su política de estabilidad de precios.

Te puede interesar

Comentar ()