Economía

La concesión de hipotecas sufre la mayor caída desde 2008 por la subida de tipos y el mayor coste de financiación

Las entidades financieras prevén que la caída se intensificará en el cuarto trimestre

Las entidades financieras ya están comenzando a ver riesgos a la hora de conceder préstamos e hipotecas. Y ha llegado la primera consecuencia, ya que la concesión de hipotecas sufrió en el tercer trimestre del año la mayor caída desde 2008, según la Encuesta sobre Préstamos Bancarios del Banco de España. Esta caída se debe, fundamentalmente, al deterioro de las perspectivas macroeconómicas y el incremento de los costes de financiación, vinculado a la subida de tipos.

Esta caída continuará en los próximos meses, ya que para el último trimestre del año, las entidades financieras anticipan una intensificación del ritmo de descenso tanto de la oferta como de demanda de préstamos para adquisición de vivienda.

“El endurecimiento de las condiciones aplicadas a los préstamos se habría manifestado fundamentalmente a través de un aumento de su coste”, asegura el Banco de España en el informe. Sin embargo, matiza que en la mayoría de los segmentos dicho coste se habría elevado, en promedio, de forma más lenta de lo que lo han hecho los tipos de interés de mercado que sirven de referencia en cada modalidad, llevando a un estrechamiento de los márgenes.

En las encuestas anteriores, las entidades bancarias entrevistadas ya anticipaban una contracción de la concesión de hipotecas, aunque desde el supervisor aseguran que se ha registrado “con una intensidad algo mayor” que la se prevía entonces. En línea con esta evolución de la oferta, habría crecido el porcentaje de peticiones de créditos rechazadas. También las condiciones generales aplicadas en estos préstamos se habrían endurecido entre julio y septiembre, por segundo trimestre consecutivo, lo que se habría traducido en un aumento de los tipos de interés aplicados, como consecuencia, principalmente, de los mayores costes de financiación de las entidades y, en menor medida, del aumento de los riesgos percibidos.

De acuerdo con la percepción de las entidades financieras, la demanda de fondos para adquisición de vivienda habría descendido entre julio y septiembre, en línea con lo que se preveía en la ronda anterior. De esta manera, según los datos del organismo, se ha roto la tendencia de aumentos continuados que venía registrándose en este segmento durante los seis trimestres previos. “Esta evolución sería consecuencia, principalmente, del impacto negativo asociado al aumento de los tipos de interés, del descenso de la confianza de los consumidores y, en menor medida, de la mayor utilización de fondos propios”, apuntan en el informe.

Préstamos a los hogares

Además de la contracción de las hipotecas, también se endurecieron los criterios de concesión de préstamos a los hogares para consumo y otros fines durante el tercer trimestre de 2022, en línea con las expectativas manifestadas por las entidades financieras el trimestre pasado. Al igual que en el segmento de préstamos para adquisición de vivienda, esta evolución se debería fundamentalmente al aumento de los riesgos percibidos, vinculados sobre todo al deterioro de las perspectivas económicas generales y también, aunque en menor medida, al empeoramiento en la solvencia de los prestatarios y al aumento de los riesgos relativos a las garantías solicitadas.

Adicionalmente, otros factores que también habrían contribuido a la contracción de la oferta, aunque de forma menos relevante, incluirían la menor tolerancia al riesgo por parte de las entidades financieras, así como los mayores costes de financiación soportados por los bancos y la menor disponibilidad de fondos. En este contexto, se habría registrado un aumento del porcentaje de solicitudes de fondos denegadas durante el mismo período.

De acuerdo con las respuestas recibidas, la demanda de crédito en el segmento de los préstamos a los hogares para consumo y otros fines se redujo ligeramente durante el tercer trimestre de 2022, en línea con lo que anticipaban los bancos hace tres meses. Este descenso se explicaría sobre todo por la menor confianza de los consumidores, por el impacto negativo asociado al incremento de los tipos de interés y también, aunque en menor medida, por el mayor uso de ahorros para financiar estas compras.

Para el cuarto trimestre de 2022, las entidades financieras prevén una nueva contracción tanto de la oferta como de la demanda de préstamos a los hogares para consumo y otros fines, que sería en ambos casos más intensa que la observada entre julio y septiembre.

Te puede interesar

Comentar ()