Economía | Empresas

Las cadenas de restauración prevén vender más en 2023 y reducir sus márgenes

El 87% de las cadenas han aumentado o prevén incrementar sus precios, sobre todo los de los menús

Una camarera prepara la terraza de una Cervecería 100 Montaditos. Europa Press

Ocho de cada 10 cadenas de restauración prevé aumentar su facturación en 2023, aunque a un ritmo más moderado que el actual, mientras que el 97% espera realizar aperturas de locales y el 57% incrementará su plantilla a pesar del impacto de la inflación, según se desprende de los datos del Observatorio 2022 de la Restauración de Marca, elaborado por Marcas de la Restauración, The NPD Group y KPMG en España.

En concreto, la restauración de marca se muestra optimista de cara al cierre de 2022, ya que las ventas se han elevado un 29% en el periodo acumulado de enero a agosto respecto a 2021, mientras que registraron un alza del 21% respecto al mismo periodo de 2019.

«El sector cree que el cierre de 2022 va a ser excepcional, con el 93% de las empresas esperando elevar sus ventas, de las cuales el 57% lo hará a doble dígito, mientras que en 2023 se espera seguir creciendo, a lo mejor a un ritmo inferior, a pesar de los nubarrones», ha asegurado el responsable de consumo y ‘retail’ de KPMG España, Enrique Porta, durante la presentación del informe.

De esta forma, el informe señala que la inflación, la incertidumbre sobre el consumo y los retos laborales son las principales preocupaciones que tiene el sector, mientras que la recuperación del turismo es ya una realidad tras superarse la pandemia.

Porta ha subrayado que el sector de la restauración está adaptando sus inversiones ante la actual coyuntura económica, por lo que seguirá abriendo establecimientos, «que es la gasolina que le hace crecer», trabajando en la reducción de costes y mejorando la eficiencia de los procesos, además de apostar por la sostenibilidad y por la economía circular.

En este escenario, marcado por la inflación, el 87% de las cadenas han aumentado o prevén incrementar sus precios, sobre todo los de los menús. Además, están adoptando diferentes medidas a lo largo de la cadena para amortiguar la inflación. De esta forma, el 70% de los operadores han renegociado o planean renegociar los contratos y el 60% han acometido o acometerán cambios en proveedores.

Por su parte, la directora de Foodservice de NPD en España, Edurne Uranga, ha apuntado que el «punto de partida respecto a otras crisis económicas es diferente». «Debido a las restricciones de los dos últimos años por la pandemia, la frecuencia de consumo en ‘foodservice’ aún no se ha recuperado completamente, ya que se han perdido 17 ocasiones de consumo», ha indicado.

Respecto a la situación actual, el presidente de Marcas de Restauración, Carlos Pérez Tenorio, ha reclamado a las administraciones que «no pongan palos en las ruedas» a las empresas. «Llegan medidas como la Ley de desperdicio alimentario o la del plástico, que van a impactar en el sector. También está la revisión de alquileres, que es el segundo año que nos va a matar, y vemos que hay poca receptividad en este sentido», ha indicado.

Te puede interesar

Comentar ()