Economía

Banco Santander pide detallar cómo afectarán las medidas de alivio de pago de la hipoteca a las provisiones

La entidad sí que se sumará a la iniciativa siempre y cuando se llegue a un acuerdo

José Antonio Álvarez, consejero delegado de Banco Santander

Banco Santander quiere sumarse a las medidas anunciadas por el Gobierno para aliviar la carga financiera de las familias afectadas por el euríbor. Sin embargo, José Antonio Álvarez, consejero delegado del Banco Santander, ha señalado que primero hay que llegar a un acuerdo en algunos aspectos técnicos, por ello considera necesario detallar cómo afectarán estas medidas de alivio a las provisiones de la entidad. 

“La extensión del periodo de la hipoteca o la refinanciación pueden impactar o no en las provisiones”, ha explicado Álvarez a la salida del XXIX encuentro del sector financiero de Deloitte, Sociedad de Tasación y ABC. Por ello, ha comentado que es necesario dejarlo bien detallado. El consejero delegado ha asegurado que estas medidas afectan a Banco Santander si deciden adherirse a ellas, aunque ha matizado que su intención es hacerlo siempre y cuando se llegue a un acuerdo. 

“Son aspectos muy técnicos, relacionados con los plazos y con el impacto que tiene en las provisiones. Hay que saber cómo clasificar las hipotecas”, ha matizado. Tal y como ha explicado cuando el cliente se clasifica en ‘Stage 3’ (préstamos dudosos) tiene un problema para el futuro porque “es un cliente que dificilmente tiene acceso al crédito”. Por ello, el consejero delegado de Banco Santander pide determinar esto muy bien, cómo se van a clasificar para “que no se produzca un incremento del porcentaje de créditos en fase 3”. 

José Antonio Álvarez ha dejado claro que su intención es trabajar para que el mercado hipotecario “sea sano y sólido y no vamos a firmar si vemos que el mercado hipotecario no es sano y sólido, pero nuestra intención es llegar a un acuerdo”. 

A pesar de la subida del euríbor y de la alarma que ha provocado, el porcentaje de hipotecados que han tenido un incremento de la cuota hipotecaria es “todavía muy bajo”. Además, ha explicado que estas medidas es para aquellos con hipotecas a tipo variable y que en los últimos 5-6 años el 60-70% de las hipotecas se han firmado a tipo fijo y no se van a ver afectados, ya que los impagos se producen en los primeros siete años. “Una vez que pasan estos años, el pago es más fácil”, ha puntualizado.

Estas declaraciones se han producido después de que el Gobierno y las asociaciones bancarias hayan llegado a un acuerdo, in extremis, y con detalles aún por cerrar, para poner en marcha el 1 de enero de 2023 una serie de medidas para aliviar la carga financiera a las familias con hipotecas a tipo variable que se vayan a ver afectados por la subida del euríbor. 

Este acuerdo permitirá una carencia de cinco años a las rentas inferiores a 25.200 euros que dediquen a la hipoteca la mitad de sus ingresos, y congelará la cuota a las rentas de menos de 29.400 con una carga hipotecaria del 30%. Además, elimina las comisiones de pasar una hipoteca a tipo variable a tipo fijo. 

Banco Sabadell se adhiere al acuerdo

Por su parte, el consejero delegado de Banco Sabadell, César González-Bueno, ha afirmado que su entidad tiene previsto adherirse al acuerdo para hipotecados negociado con el Gobierno, a falta de conocer los últimos detalles técnicos.

Ha defendido que todas las entidades financieras tienen como último interés que los hipotecados se vean perjudicados y ha señalado que en el contexto actual de subida de tipos y de aumento de los costes esenciales para la vida es necesario tener «una sensibilidad muy especial».

«A ningún banco le interesa quedarse con una casa y a ningún banco le interesa que sus clientes no puedan hacer frente a sus pagos», ha manifestado.

En este contexto, ha considerado que la iniciativa del Gobierno para buscar medidas que mitiguen el impacto de las subidas de tipos sobre ciertos colectivos de hipotecados, y que se ha discutido con las asociaciones bancarias, podría ser «muy positiva» y que podría tener «una adhesión bastante generalizada» de las entidades, a falta de conocer los últimos detalles del texto, que debía ser discutido en último término en el Consejo de Ministros.

Ha señalado que este texto debe tener en cuenta dos criterios: por un lado, ayudar «realmente a las familias» y, por el otro, «no provocar niveles de mora elevados» en las entidades bancarias. «Aquí hay tecnicismos porque la contabilidad tiene unas reglas muy concretas y, en función de unas normas y otras, puede provocar que la ayuda sea marginalmente menor frente al incremento de la morosidad», ha trasladado el consejero delegado de Sabadell a los medios de comunicación.

En concreto, ha explicado que uno de los detalles a tener en cuenta en las negociaciones tenía que ver con la clasificación de los créditos. «Si la pérdida esperada es superior al 1% del valor actual neto, entonces hay que clasificarlo como ‘stage 3’ y dispara la morosidad y provisiones, y perjudica enormemente a los estados contables y a la solvencia de los bancos», ha afirmado.

Te puede interesar

Comentar ()