Economía

El Banco de España descarta un impago masivo de las hipotecas

El supervisor bancario asegura que desde la crisis financiera los créditos hipotecarios se han concedido con unos estándares “bastante prudentes”

Un billete doblado en forma de tejado sobre una casita de juguete.

El euríbor lleva todo el año con subidas AlexanderStein / Pixabay

El Banco de España descarta un impago masivo de las hipotecas. Así de claro se muestra Ángel Estrada, director general de Estabilidad Financiera, Regulación y Resolución del organismo, ya que asegura que desde la crisis financiera de 2008 se han concedido los préstamos bancarios con unos estándares “bastante prudentes”. De hecho, explica que el Loan to Value, es decir, el valor del préstamo respecto al valor de inmueble no está en tasas preocupantes.

Estrada señala que antes de la crisis financiera, el 60% de las hipotecas que se concedían superaban el 100% del valor del inmueble. Sin embargo, en los últimos años ese porcentaje está cercano al cero, ya que no llega ni al 5% el número de hipotecas con un valor superior al 100% de la vivienda. Estrada explica que hay otras métricas que muestran esos estándares “prudentes” a la hora de conceder hipotecas como el peso que representa el préstamo sobre los ingresos.

“En este caso se ha producido una reducción muy significativa y estamos en tasas bastante confortables”, asegura el director general y añade que hay un 10% que tiene tasas más elevadas, pero no es preocupante. Además, Ángel Estrada destaca que la hipoteca es lo último que se deja de pagar y que el grueso de los dudosos en este ámbito se producen en los cinco primeros años.

La evidencia muestra, tal y como explica, que cuando los hogares tienen una caída de más del 20% de la renta o el desempleo es más elevado, lo último que dejan de pagar las familias son las hipotecas. “Es una fortaleza de nuestro sistema que no hay que abandonar que le da mucha solvencia a una fuente”, puntualiza Estrada. Así, explica que en los primeros seis meses y el primer año que se produce esa situación, se deja de pagar los créditos al consumo (si se tienen). Si la situación se mantiene, a partir del primer año se deja de pagar los suministros (luz, agua, teléfono…) y “solo dos años después de que se mantenga esa situación es cuando se deja de pagar la hipoteca”.

En el escenario central que maneja el Banco de España, no se ve una caída del PIB y “de producirse no sería algo muy grave”. No obstante, matiza que depende del riesgo se podrá observar un aumento ligero o moderado de los dudosos en hipotecas, pero “si se produce una crisis y dura en el tiempo puede producirse”. Estrada vuelve a incidir en que según los datos que tienen ahora mismo “no parece que vaya a producirse un aumento significativo de los dudosos en hipotecas”.

Medidas para ayudar a los hipotecados

Las patronales bancarias y el Ministerio de Asuntos Económicos están negociando una vía para ayudar a aquellos hipotecados con préstamos variables que hayan visto su cuota encarecerse en gran medida. Ante esta situación, el Banco de España pide al Gobierno que las medidas que se pongan en marcha no tienen que perjudicar a futuros clientes. «Es importante que las medidas que se tomen ayuden a los que hay, pero que no perjudiquen a los futuros. Hay que ser muy cuidadoso para que, como consecuencia de esta medida que tomamos ahora, las decisiones que se tomen en el futuro no se lo pongan muy difícil a los demandantes de crédito».

En el informe de Estabilidad Financiera del Banco de España, el organismo señala que «hasta ahora, la traslación de las subidas de los tipos de interés de mercado al coste medio de su deuda ha sido modesta». De hecho, el informe apunta que en los anteriores ciclos de subida de tipos la traslación ha sido mucho mayor de lo que está siendo ahora, tanto a empresas como a hogares. Pero «de cara a los próximos trimestres, se espera la intensificación de esta traslación, que afectará en mayor medida a la capacidad de repago de las deudas de las familias».

Las familias tendrán que afrontar en el primer semestre de 2023 un notable encarecimiento de las hipotecas. Y ese proceso será masivo ya que afectará a un gran número de créditos que deben revisarse en ese periodo. «En el primer y segundo trimestre del año que viene se produce el grueso de las revisiones hipotecarias, y ahí se producirá la traslación de la subida de tipos», ha avisado este viernes Ángel Estrada.

«Se estima que un aumento del euríbor a 12 meses de 300 puntos básicos incrementaría los gastos financieros netos de los hogares endeudados en un importe equivalente al 2,3% de su renta, una vez que se actualicen las condiciones de los préstamos vivos a tipo variable. Esta misma perturbación elevaría en 3,9 puntos porcentuales el porcentaje de hogares con deuda con carga financiera neta elevada, hasta el 13,8%».

Te puede interesar

Comentar ()