Economía | Empresas

Las aerolíneas programan un 4,4% más de asientos que en 2019 para volar este invierno

La patronal augura una subida del precio de los billetes por el fin de las coberturas del queroseno de las compañías

Avión de Iberia en Barajas.

Avión de Iberia en Barajas. EP

Las aerolíneas han programado un 4,4% más de asientos que en 2019 para volar durante la temporada de invierno (hasta marzo de 2023), con un total de 114 millones de plazas. El dato lo ofrece la Asociación de Líneas Aéreas (ALA), que considera posible recuperar los niveles de tráfico de prepandemia en 2023 o, a más tardar, en 2024.

El presidente de la patronal Javier Gándara ha asegurado que en el acumulado del verano el tráfico de pasajeros se quedó en el 87% al del mismo período de 2019, un año que fue histórico.

En cuanto a ocupación, las cifras también van a mejor. Si 2021 cerró con un 70%, en el acumulado de este año hasta octubre, los aviones han ido al 83% de su capacidad. Se trata de un nivel similar al de 2018 y es muy cercano al de 2019.

La programación de asientos de las aerolíneas están al albur de la demanda. Una demanda que, según la patronal de las aerolíneas, podría verse afectada por la evolución de los precios y el impacto sobre la renta disponible de las familias.

«El incremento del coste de la energía, el encarecimiento de los productos básicos y el encarecimiento de las hipotecas», ha desgranado Gándara, puede hacer que los potenciales viajeros retraigan su demanda. De momento, eso sí, ha dicho que «las reservas se están manteniendo».

Al mismo tiempo ha reconocido que las compañías tienen cada vez «menos visibilidad» porque el cambio de hábitos provocado por la pandemia ha hecho que los viajeros «reservan con cada vez menos tiempo».

En cuanto a costes, Gándara ha puesto de manifiesto la brecha entre el precio del barril de brent y el precio del queroseno. En este sentido, ha augurado futuras subidas de precios de los billetes como consecuencia del incremento de costes que provocará el fin de las coberturas de queroseno que tenían firmadas las aerolíneas.

El queroseno sigue estando al doble de lo que estaba hace un año, en el entorno de los 1.000 dólares la tonelada métrica. «Las compañías están teniendo ya el impacto del precio. Las nuevas coberturas cuando se van acabando las anteriores, ya reflejan el incremento. Es un elemento que tendrá un impacto importante en los costes de las compañías», ha dicho.

Por eso, ha proseguido, «a largo plazo los incrementos de costes tienen que ser cubiertos por las tarifas, pero veremos cómo ser más eficientes para que volar siga siendo asequibles».

Desde la patronal han reclamado también que «se imponga el sentido común» y que el Gobierno decrete el fin del uso obligatorio de las mascarillas a bordo de las aeronaves.

Te puede interesar

Comentar ()