Economía

El Banco de España revela que las empresas mejoraron sus márgenes en 2022, sin recuperar el nivel prepandemia

El fuerte crecimiento de los precios y la más contenida evolución de los gastos de personal beneficiaron a las compañías, pero no fue suficiente para conseguir que se recuperaran por completo, según el nuevo informe de la Central de Balances

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, en la Comisión de Presupuestos del Senado.

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, en la Comisión de Presupuestos del Senado. Eduardo Parra / Europa Press

Ni la crisis energética provocada por la guerra de Ucrania, ni los cuellos de botella, ni los altos precios. Ninguno de los factores que han golpeado a la economía española este año, en el ejercicio que terminará con una inflación media no vista desde que existen registros comparables (+8,5%), han conseguido minar la actividad de las empresas españolas.

Según el último artículo analítico publicado por el Banco de España este miércoles, basado en los datos de su encuesta Central de Balances -que analiza los resultados de las empresas no financieras-, este 2022 las compañías españolas han registrado un crecimiento de sus resultados, facturación y márgenes nunca antes visto. En parte, ese fuerte incremento tiene truco, puesto que la altísima inflación confunde las cifras.

Pero si se tiene en cuenta la evolución de los márgenes, calculado como el margen sobre ventas, se aprecia que se acercaron al nivel de 2019, el último año de actividad normal antes del estallido de la crisis del coronavirus. Ello se debe a que las compañías están experimentando dificultades para trasladar el aumento de los costes, sobre todo de la energía, al precio final de sus bienes y servicios, por lo que algunas están perdiendo renta.

“Es fácil dejarse llevar y decir que los beneficios empresariales están aumentando de forma desproporcionada, pero hay que tener los datos en cuenta como ratios”, ha explicado el director general de Economía y Estadística del Banco de España, Ángel Gavilán, en la presentación del artículo, titulado La evolución económica y financiera de las empresas españolas en 2021 y hasta el tercer trimestre de 2022 según la Central de Balances. «Los márgenes empresariales cayeron mucho en el 2020 a costa de que los trabajadores se llevaron una porción mayor de la tarta, y en el 2021 y 2020 las empresas han recuperado esa parte de la tarta hasta alcanzar el equilibrio», ha añadido.

El informe recoge que el resultado económico bruto (REB) de las empresas creció «a un ritmo muy elevado», del 38,5%, en los tres primeros trimestres de 2022 gracias al fuerte avance de los beneficios y a la «evolución más contenida de los gastos de personal», lo que también es la mayor variación de la serie desde que existen datos. En la industria, este resultado creció un 65%, en comercio y hostelería, un 56% y 20%, respectivamente.

Del lado de la facturación de las empresas, aumentó un 48,7% en los tres primeros trimestres de 2022 frente al mismo periodo del año anterior, que se incrementó un 16,2%. Igualmente es el crecimiento más elevado de toda la serie trimestral, apunta el Banco, que recalca que «ha estado muy condicionado por el aumento de precios de venta». Del mismo modo, «el valor añadido bruto (VAB) aumentó hasta septiembre de 2022 un 21,1%, el crecimiento más elevado registrado por este excedente en toda la serie trimestral».

Los gastos de personal solo aumentan un 7%

En contraposición, los gastos de personal aumentaron un 6,9% entre enero y septiembre frente al año anterior, pero gran parte de este crecimiento tiene que ver con la contratación de más personal. En concreto, un 3,6% tiene que ver con el aumento de las plantillas, y un 3,2% con el incremento de los salarios. Casi la mitad de las empresas (49,7%) incrementaron sus plantillas en este periodo, casi 5 puntos más que en el mismo periodo del año anterior.

Comercio y hostelería fueron los sectores que más incrementaron su número de empleados (+4,3%), seguidos del sector de información y comunicaciones (+2,9%), lo que se asocia a la recuperación de la actividad tras el fin de las restricciones que se impusieron por la pandemia. En energía e industria las plantillas también se incrementaron (+1,7 y +1,3%, respectivamente).

Para el Banco, estos datos apuntan a que «tanto trabajadores como empresarios perdiendo poder adquisitivo en términos reales», pero, como ha recalcado Gavilán, se trataría de un reparto equitativo si se tiene en cuenta la situación del conjunto de las empresas. Los datos de los convenios colectivos renovados este año apuntan a que los salarios no están creciendo más que un 3%, pese a que la inflación media se situará en el 8,5% y ha superado el 10% en determinados meses.

División por sectores

La Central de Balances constata que durante los tres primeros trimestres de 2022, los beneficios empresariales del conjunto de esta muestra siguieron creciendo a un ritmo elevado. Ello se tradujo en una mejora adicional de la situación económica y financiera de la mayoría de las empresas de la muestra, aunque dentro de una evolución muy heterogénea por sectores. Así, el retroceso de los márgenes fue más intenso en sector energía e industria y más moderado en información y comunicaciones, mientras que en el comercio y la hostelería los márgenes siguieron aumentando.

Si se atiende a otra variable, la evolución margen sobre el valor añadido bruto (VAB) la evolución es creciente, como consecuencia de la recuperación de los beneficios empresariales al tiempo que los gastos de personal han experimentado un crecimiento más moderado. De nuevo, si se atiende a los datos por sectores, la energía y la industria han registrado un nivel similar al de 2019, pero el comercio y la hostelería registraron un nivel de margen sobre el VAB «claramente por encima».

Atendiendo a la mediana en lugar de a la media, se obtiene que creció un 6,3%, por lo que se deduce que el dato anterior está muy influenciado por la evolución de las empresas más grandes. Así, por sectores, el banco concluye que quienes sobre todo aumentaron su beneficio fueron las empresas del sector industrial (+32,6% en el VAB), ligadas al fuerte aumento del precio del petróleo, así como el comercio y la hostelería (+25,1%). En las ramas de energía y también en la de información y comunicaciones el beneficio también creció, pero de forma más moderada (+16,2% y +2,6%).

Te puede interesar

Comentar ()