Economía

El BCE sitúa el precio del dinero en el 2,5% tras moderar la senda de subida de tipos

El organismo ha elevado los tipos en 50 puntos básicos

Lagarde y Guindos: los desafíos del BCE más político de la historia.

La directora gerente del FMI, Christine Lagarde, junto al vicepresidente del BCE, Luis de Guindos. EFE

El Banco Central Europeo ha decidido subir los tipos en 50 puntos básicos, rompiendo así con la tónica de las dos últimas reuniones cuando realizó subidas de 75 puntos básicos. De esta manera, el organismo ha situado el precio del dinero en el 2,5%, máximo desde 2008, con el objetivo de llevar la inflación a medio plazo al 2%. La inflación cerró noviembre en el 10%, moderando el crecimiento después de 17 meses con subidas.

Asimismo, el Consejo de Gobierno del BCE ha señalado en su comunicado que los tipos «aún tendrán que subir significativamente a un ritmo constante» para alcanzar niveles lo suficientemente restrictivos para asegurar un regreso oportuno de la inflación al objetivo de mediano plazo del 2%. No obstante, puntualizan que la subida de tipos dependerá de los datos «y seguirán el enfoque reunión por reunión».

En el comunicado, el Consejo de Gobierno del organismo ha señalado que la inflación «sigue siendo demasiado alta» y se prevé que se mantenga por encima del objetivo durante «demasiado tiempo». De hecho, prevén que la inflación esté por encima del 2% hasta, por lo menos, el 2025.

El BCE también ha publicado sus proyecciones macroeconómicas para los próximos años. En medio de una incertidumbre excepcional, los expertos del Eurosistema han revisado significativamente al alza sus proyecciones de inflación. Ahora ven que la inflación promedio alcanza el 8,4% en 2022 antes de disminuir al 6,3% en 2023, y se espera que la inflación disminuya notablemente en el transcurso del año. Más allá, se prevé que la inflación promedie 3,4% en 2024 y 2,3% en 2025. Por lo que respecta a la inflación subyacente, excluyendo energía y alimentos, sea de 3,9% en promedio en 2022 y aumente a 4, % en 2023, antes de caer a 2,8% en 2024 y 2,4% en 2025.

La economía de la zona del euro puede contraerse en el trimestre actual y el próximo, debido a la crisis energética, la elevada incertidumbre, el debilitamiento de la actividad económica mundial y las condiciones de financiación más estrictas. Según las últimas proyecciones de los expertos del Eurosistema, «la recesión sería relativamente breve y poco profunda». No obstante, se espera que el crecimiento sea moderado el próximo año y se ha revisado significativamente a la baja en comparación con las proyecciones anteriores. Más allá del corto plazo, se proyecta que el crecimiento se recupere a medida que se desvanezcan los vientos en contra actuales. En general, según las proyecciones de los expertos del Eurosistema, la economía crecerá un 3,4% en 2022, un 0,5% en 2023, un 1,9% en 2024 y un 1,8% en 2025.

Reducción del balance

El BCE también ha discutido en la reunión de hoy la reducción de su balance, es decir, los principios para la normalización de su cartera de deuda. El organismo ha señalado que a partir de principios de marzo de 2023, el tamaño de la cartera del APP (programa de estímulos a la deuda) «descenderá a un ritmo mesurado y predecible» al poner freno a la reinversión de los vencimientos. El descenso será, en promedio, de 15.000 millones de euros mensuales hasta el final del segundo trimestre de 2023 y entonces se replanteará su continuidad.

En su reunión de febrero, el Consejo de Gobierno anunciará los parámetros detallados para reducir las tenencias del APP y a partir de entonces «reexaminará periódicamente el ritmo de la reducción de la cartera del APP» para asegurar que sigue siendo coherente con la orientación y la estrategia general de la política monetaria y mantener la estabilidad en los mercados.

Te puede interesar

Comentar ()