Economía

Guindos advierte al Gobierno: "Hay que evitar el conflicto entre la política monetaria y fiscal"

El vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), Luis de Guindos, ha advertido al Gobierno que la política monetaria y la fiscal deben ir de la mano. Guindos, que ha inaugurado la segunda jornada del XXIX Encuentro del sector financiero de Deloitte, ha señalado que “hay que evitar el conflicto entre la política monetaria y fiscal”. Ante una situación de desaceleración económica y de incertidumbre, el vicepresidente ha insistido en que estas dos políticas no deben entrar en «colisión».

En esta línea, Luis de Guindos ha puesto como ejemplo lo que ocurrió en Reino Unido, cuando el anterior Gobierno, liderado por Liz Truss, presentó un anticipo de su presupuesto con un plan fiscal que recortaba los impuestos de las grandes fortunas y provocó grandes movimientos entre los inversores en el mercado que hizo que tuviera que intervenir el Banco de Inglaterra.

Por ello, pide a los gobiernos de la eurozona que “sean conscientes de una política fiscal prudente”, ya que va a funcionar en un entorno distinto al que se ha visto hasta ahora. El vicepresidente del organismo europeo ha adelantado que el BCE va a seguir subiendo los tipos de interés en las próximas reuniones, aunque no ha querido adelantar cómo serán esas subidas o hasta cuándo se producirán. De Guindos ha explicado que esos incrementos se realizarán según el nivel de inflación y las previsiones: “Se irá reunión a reunión”.

En este sentido, De Guindos ha asegurado que la inflación seguirá siendo alta. Así, ha pronosticado que acabará el año en el entorno del 10% y que en los próximos meses seguirá siendo la mayor preocupación, aunque en los próximos meses se reducirá hasta niveles del 6-7%, que aún sigue siendo un porcentaje alto. El vicepresidente ha pedido, en este aspecto, a los gobiernos que miren a la inflación subyacente, que seguirá siendo alta.

El vicepresidente del BCE, Luis de Guindos, ha asegurado que la reducción de la inflación es “la mejor aportación que puede hacer un banco central a la estabilidad financiera”. De hecho, ha añadido que la mayor parte de las tensiones llega por la inflación porque “es mucho más elevada y persistente de lo previsto”. Por ello seguirán con esas subidas de tipos hasta que vean que la inflación puede converger a la estabilidad de precios, que es en el 2%.

Ante esta situación, el segundo del BCE ha pedido a los bancos que sean prudentes, aunque la situación en la que están actualmente sea mejor que en la anterior crisis financiera. “Ahora son mucho más resistentes y es muy positivo que la situación sea distinta a la de hace 10 años”, ha puntualizado, para más tarde matizar que no hay que dejarse llevar por esta buena situación. Luis de Guindos ha explicado que la rentabilidad de los bancos de la zona euro ha aumentado y está en el 8%, pero ha insistido en que “no nos podemos cegar por esta situación”.

Así, ha advertido que la situación que va a venir es de desaceleración económica que va a afectar a esa rentabilidad de los bancos y también a los clientes, que van a ver cómo se endurecen las condiciones para acceder al crédito. “No nos dejemos llevar por lo que es un incremento rentabilidad puntual, que no se va a ver sustentado en el tiempo, es temporal. Más vale ser prudentes”, ha apuntado con rotundidad durante su intervención.

Te puede interesar

Comentar ()