Economía

Garamendi recorta el poder de Foment: quién es quién en la nueva cúpula de CEOE

La organización de empresarios ha mantenido la vicepresidencia de Sánchez Llibre pese a que impulsó una candidatura alternativa a líder de los empresarios, pero le quita peso | Virgina Guinda sale del Comité Ejecutivo

El presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), Antonio Garamendi, durante la inauguración de un foro.

El presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), Antonio Garamendi, durante la inauguración de un foro. Jesús Hellín / Europa Press

Después de resultar reelegido como presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) a finales de noviembre, Antonio Garamendi anunció este miércoles cómo quedará la cúpula de la organización durante los próximos cuatro años. La nueva dirección de la patronal premia a algunos nombres que apoyaron al líder vasco y castiga a otros, a la vez que da peso a Valencia y Madrid y se lo quita a Cataluña.

El principal opositor a Garamendi desde la sombra, el presidente de la patronal catalana Foment del Treball Josep Sánchez Llibre, fue quien movió los hilos para conseguir que otro nombre compitiera en las elecciones en oposición al ahora reelegido presidente. Intentó que se presentasen como candidatos alternativos líderes de varias patronales territoriales y sectoriales, y finalmente consiguió que diese un paso adelante su número dos, Virginia Guinda, al límite del plazo legal para hacerlo.

Pero la empresaria del papel consiguió tan solo un 13% de los votos. Demostró, eso sí, que existe oposición a Garamendi, aunque poco más. A pesar de estos movimientos para quitarle el sillón, el vasco ha mantenido a Sánchez Llibre como vicepresidente de CEOE, con la novedad de que será el único sin ninguna otra función ejecutiva dentro de la organización.

Así, abandona el cargo de presidente de la Comisión de Relaciones con las Cortes, que ahora ocupará el presidente de la patronal valenciana Salvador Navarro, quien sí apoyó a Garamendi en las elecciones. La que no estará ya presente en el Comité Ejecutivo de CEOE es Guinda, cuyo nombre ha desaparecido de entre los 72 nombres que ahora lo componen.

A pesar de todo, Josep Sánchez Llibre ha mostrado su satisfacción con la configuración de la nueva junta de la CEOE propuesta por Garamendi. «El presidente Sánchez Llibre agradece la generosidad del presidente de la CEOE e insiste en añadir que nos sentimos satisfechos con el papel que podemos jugar. En este sentido, Sánchez Llibre considera que hoy CEOE sale más reforzada y cohesionada«, ha trasladado la patronal catalana en un comunicado.

Asimismo han destacado que a propuesta de Foment se han incorporado dos miembros de su dirección al Comité Ejecutivo: Baldiri Ros, del Institut Agrícola Català Sant Isidre–IACSI, y Santiago García-Nieto, de la Confederación Empresarial de Hostelería y Restauración de Cataluña-ConfeCat. Y han destacado que otro miembro de Foment, José María Rodríguez (de ASEDAS) también ha entrado en el Comité.

El líder de CEIM, vicepresidente primero

Pero el peso que ganan Madrid y Valencia es indiscutible. Precisamente, Garamendi ha elegido como su mano derecha a Miguel Garrido, presidente de la patronal madrileña CEIM. El cargo de vicepresidente primero no ha existido este último mandado -sí existía anteriormente-, y se ha entendido como un premio a la lealtad de uno de los más presionados por Sánchez Llibre para presentarse como candidato alternativo a líder de los empresarios.

Tanto CEIM como Foment, así como la asociación de jóvenes agricultores Asaja y la de fabricantes de automóviles Anfac mostraron su disconformidad con la reforma laboral que CEOE había pactado con el Ministerio de Trabajo absteniéndose en su votación. Las dos primeras son de los mayores afiliados, aunque las dos segundas tienen también mucho peso. Las cuatro protestaron así por la poca participación que tuvieron en el proceso de negociación, algo especialmente flagrante tratándose de una reforma de tal calado.

Con este movimiento de agradecimiento, ha resultado perjudicado Gerardo Cuerva, el presidente de Cepyme y quien hasta ahora ejercía de sustituto de Garamendi cuando él se encontraba ausente por su puesto en la otra patronal. Cuerva es otro de los nombres que sonó como candidato alternativo, quizá el que más, y es conocida su rivalidad con el presidente de CEOE, sus dificultades para entenderse y sus habituales roces.

Nuevas incorporaciones

Además, como nuevas vicepresidentas de CEOE se incorporan Alejandra Kindelán, presidenta de la Asociación Española de Banca (AEB), y María Helena Antolín, vicepresidenta de Grupo Antolín. Salen Inés Juste, presidenta de la farmacéutica Grupo Juste, y Marina Serrano, presidenta de la patronal de eléctricas AELEC. Ambas han sido propuestas como patronas de la Fundación CEOE, que continuará presidiendo durante cuatro años más la exministra de Empleo Fátima Báñez. El resto de vicepresidencias se mantienen.

Las integran Lorenzo Amor, presidente de la federación de autónomos ATA; Gerardo Cuerva, presidente de la patronal de pymes Cepyme; Íñigo Fernández de Mesa, presidente del Instituto de Estudios Económicos (IEE); Pilar González de Frutos, presidenta de la unión de aseguradoras Unespa; Javier González de Lara, presidente de la patronal andaluza CEA; Salvador Navarro, presidente de la patronal valenciana CEV; Julián Núñez, presidente de los constructores de Seopan, y por último Josep Sánchez Llibre, presidente de Foment del Treball.

Ahora, la nueva cúpula de CEOE deberá decidir cómo afronta las negociaciones que están pendientes con el Gobierno. En primer lugar, la segunda parte de la reforma de las pensiones, con la que el Ministerio de Seguridad Social busca ampliar los años que se utilizan para el cálculo de la pensión y aumentar las cotizaciones sociales a los sueldos más altos. En segundo, la nueva subida del salario mínimo interprofesional (SMI) que el Ministerio de Trabajo quiere llevar a cabo en enero. Por ahora, CEOE ha decidido no asistir a ninguna reunión más con el departamento de Yolanda Díaz en protesta por una enmienda incluida en la Ley de Empleo que devuelve el control al Ministerio de los Expedientes de Regulación de Empleo (ERE).

Te puede interesar

Comentar ()