Economía

El Banco de España prevé que en 2023 se disparen los convenios ligados a la inflación

Estima que el próximo año el 45% de los trabajadores con convenio se verán beneficiados por cláusulas de revisión salarial, y advierte del riesgo de que la inflación se enquiste

Un grupo de manifestantes de los sindicatos CCOO, LAB, UGT, ESK, CGT y CNT del metal protestan junto a la Federación Vizcaína de Empresas del Metal en Bilbao, en el último día de huelga del sector.

Un grupo de manifestantes de los sindicatos CCOO, LAB, UGT, ESK, CGT y CNT del metal protestan junto a la Federación Vizcaína de Empresas del Metal en Bilbao, en el último día de huelga del sector. H.Bilbao / Europa Press

Los trabajadores del sector de elaborados del mar han conseguido, en la negociación de su convenio colectivo, una subida salarial del 8% para 2022. El incremento se aplicará desde el pasado mes de enero y beneficiará a casi 10.000 personas, la mayoría mujeres. Pero no es el único incremento que han conseguido: en 2023, su sueldo aumentará un 5%, y en 2024, un 4%. Son subidas muy en línea con la inflación que se espera para este año y los próximos, ya que en el conjunto de 2022 se estima que los precios de la cesta de la compra habrán aumentado, de media, un 8,5%; que el próximo año lo hagan otro 4,9% y que en 2024 suban un 3,6%.

Pero además el convenio incluye una cláusula de garantía salarial al IPC, que implica que si la inflación termina siendo mayor que el incremento salarial pactado los trabajadores verán compensada la diferencia en sus sueldos. Asimismo, recoge otras mejoras como aumentos de pluses, que algunas funciones pasen a un grupo superior y la creación de un protocolo de acoso. «Es un gran acuerdo bien merecido y ganado día a día con el trabajo de las personas de este sector», explican desde Comisiones Obreras.

El recién renovado convenio de los elaborados del mar es uno de esos acuerdos de convenios colectivos con los que los trabajadores conseguirán recuperar el poder adquisitivo perdido este año, pese a la fuerte inflación. Durante la primera mitad de este año, los sindicatos criticaban que estaba siendo muy difícil alcanzar acuerdos con los representantes de los empresarios, puesto que las empresas no estaban dispuestas a aumentar salarios en la misma medida que los precios.

Y las cifras de renovación de convenios colectivos, que publica el Ministerio de Trabajo, les daban la razón: esta estadística muestra que los sueldos en convenio este año están creciendo apenas un 3%, frente a un IPC medio del 8,5%. Es decir, que los trabajadores protegidos por estos acuerdos estarían perdiendo como mínimo cinco puntos de poder adquisitivo. Pero esa situación está dándose la vuelta, y el Banco de España estima que podría continuar en la misma dirección durante el próximo año, hasta alcanzar cifras impensables hace unos meses.

Este año el 26% de los trabajadores con convenio tienen cláusulas de revisión

Ahora, el Banco de España calcula que en 2023 casi la mitad de los trabajadores protegidos por convenios tendrán sus sueldos vinculados a la inflación (43%). Son datos que aparecen en uno de sus últimos informes trimestrales de la economía española, en un recuadro que analiza las cláusulas de salvaguarda firmadas recientemente, esas cláusulas que contemplan revisiones de los sueldos si la inflación a final de año supera el incremento salarial pactado.

«La información referida a los convenios colectivos registrados en nuestro país hasta agosto muestra que la incidencia de las cláusulas de salvaguarda en estos acuerdos ha aumentado en relación con la observada a lo largo de los últimos años. En particular, hasta agosto el 25% de los trabajadores con convenio ya firmado para 2022 estarían afectados por dichas cláusulas, porcentaje superior al 16,6% observado en el promedio entre 2014 y 2021, aunque significativamente por debajo del registrado a principios de los años 2000. Asimismo, la información parcial disponible para 2023 apunta a un aumento adicional de esta incidencia: hasta algo más del 45% de los trabajadores con convenio ya firmado para dicho ejercicio», recoge el estudio.

Las estimaciones del supervisor llegan en un momento en el que la organización de empresarios CEOE se ha negado a pactar con los sindicatos un nuevo Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC), un documento que empresarios y sindicatos más representativos firman cada cuatro años y que incluye una recomendación de subida salarial, a modo de guía para los negociadores de convenios colectivos. CEOE ha rechazado toda posibilidad de acordar un AENC en el que se incluyan cláusulas para revisar sueldos con inflación final, argumentando que las empresas no tienen capacidad para asumir tales costes salariales, pero en el Banco de España han comprobado que en los convenios sectoriales y de empresa sí las están aceptando.

«Donde los sindicatos tienen fuerza, están consiguiendo subidas salariales»

«Donde los trabajadores se movilizan, lo están consiguiendo», explica el secretario confederal de la Unión General de Trabajadores (UGT), Fernando Luján. «Donde los sindicatos tienen fuerza, si se movilizan se están consiguiendo subidas salariales. No es un problema económico para las empresas, sino de voluntad. Somos el cuarto país europeo a la cola en subida de salarios. Si pueden nuestros socios europeos, ¿por qué no nosotros? Si los beneficios se han incrementado sobre 2021 en un 2021, ¿hay o no hay margen para subir salarios?», expone.

Desde UGT resaltan que hay otros importantes convenios firmados recientemente que incluyen cláusulas de revisión con la inflación, ya sean de uno u otro tipo, y citan el de los trabajadores del metal de Barcelona, Navarra, Orense y Cádiz, de los que la mitad están protegidos por estas cláusulas. Otros casos de éxito han sido los convenios de la construcción este agosto, o el de los funcionarios de la Administración pública, que también incluye una cláusula de revisión con la inflación. En este contexto, los que salen más perjudicados son los sectores menos sindicalizados, para los que es más importante que los agentes sociales firmen un nuevo AENC, recuerdan en la organización.

Por otro lado, en el Banco de España muestran su preocupación por que esta vinculación de los salarios y la inflación pueda provocar un bucle de subidas de precios, los llamados efectos de segunda ronda. Aunque aún no se aprecian, insisten: cuantos más salarios estén vinculados al IPC, más probable será entrar en esta inflación sin fin. De nuevo, por ello el supervisor y los economistas insisten en pedir que sindicatos y empresarios vuelvan a sentarse para firmar un pacto de rentas que contenga esta espiral.

Te puede interesar

Comentar ()