Economía | Empresas

La venta 'online' de los súper se resiste en España: su auge frena en plena inflación

Tienda Dia de Núñez de Balboa (Madrid).

Tienda Dia de Núñez de Balboa (Madrid). Fernando Sánchez / Europa Press

El crecimiento del comercio electrónico en alimentación parece haberse estancado tras el pico de crecimiento que sufrió con motivo de la pandemia. Las compras por internet de productos de alimentación siguen sin despuntar en España y las dinámicas de consumo asociadas a la inflación no ayudan a que el auge se mantenga en un país donde la penetración es menor que en otros mercados de nuestro entorno.

"Comparativamente, España sigue lejos de mercados más avanzados en la
compra online de alimentación, como Francia (12,4% de cuota) y Reino Unido (9%)", constata el último informe anual de la patronal Anged, la Asociación Nacional Grandes de Empresas de Distribución, que agrupa a empresas como Carrefour, Alcampo o El Corte Inglés.

Pese a todo, el informe de Anged subraya que "un 40 % de los consumidores realiza compras híbridas, en tiendas físicas y online, el doble que antes de la pandemia", según la consultora Nielsen.

Datos facilitados a El Independiente por esta misma firma reflejan que las ventas del canal online en productos de gran consumo en el último año -cerrado a septiembre de 2023- ascendieron a 2.201,5 millones de euros, lo que supone un 2,9% de participación en el mercado de la distribución, sin contar las tiendas tradicionales. En ese período, las ventas han aumentado un 13,1%, "en línea con el mercado on+off line, por lo que su cuota permanece estable", esgrimen desde NIQ.

Tradicionalmente, los expertos del sector argumentan que la principal dificultad para el comercio online de alimentación son los productos frescos. El cliente suele querer comprobar in situ el grado de frescura de pescados, carnes o verduras. En el resto de categorías, las compras de gran volumen como los paquetes de leche o el papel higiénico son algunos de los productos que más triunfan.

Los datos desagregados por secciones que maneja NIQ reflejan precisamente que en las categorías de Alimentación y Bebidas, la mayor cuota es para Leches y Batidos (3,1%), Alimentación Seca (2,6%), Bebidas (2,4%) y conservas (2,3%). Por el contrario, en las secciones de refrigerados es sensiblemente más baja (Congelados 1,9%, Derivados Lácteos 1,6%, Quesos 1,6%, Platos refrigerados 1,5% y Charcutería 1,4%). En Droguería y Perfumería es donde esta cuota alcanza sus máximos, con un 5,6% de las ventas totales por internet.

"La mayor parte de los consumidores online afirman que es un canal excelente para las compras de productos voluminosos y/o pesados. Asimismo, utilizan bastante las promociones y les resulta un canal adecuado para descubrir nuevos productos, si bien no suelen comprarlos por primera vez en ese canal", resume el VII Observatorio de Comercio Electrónico en Alimentación elaborado por la Asociación Española de Distribuidores, Autoservicios y Supermercados (Asedas), la patronal que agrupa a Mercadona, Dia, Lidl o Aldi.

La Comisión Nacional del Mercado y la Competencia (CNMC) también ha constatado ese estancamiento del comercio online de alimentación e incluso refleja un ligero retroceso. Los sectores de actividad con mayores ingresos en el primer trimestre de 2023 fueron las agencias de viajes y operadores turísticos, con el 9,4% de la facturación total; el transporte aéreo, con el 6,4% y las prendas de vestir, en tercer lugar, con el 6,2%. Por contra, los supermercados, hipermercados y tiendas de alimentación a través del canal online representan solo el 3,1% de los 19.175 millones de euros que se facturaron en el primer trimestre del año. Por las mismas fechas de 2022 estaban en el 3,5% y en 2021 suponían el 4,4%.

Un informe de la consultora Kantar refleja que la categoría más popular de compras online en España es moda, seguida de calzado, tecnología, viajes y la entrega a domicilio. Sus cálculos reflejan que en alimentación, tras dos años excepcionales, el e-commerce pierde cuota y vuelve a los niveles que se esperaban antes de la pandemia para estas fechas. En lo que va de año son menos los hogares que acuden al comercio electrónico para realizar su compra de gran consumo.

Ninguna de las consultoras ofrecer datos desagregados por cadenas de supermercados, aunque la media está alrededor del 2,5%. En todo caso, el mercado en esta modalidad está dominado por Mercadona, Carrefour, Amazon, El Corte Inglés y Dia.

Esta última cadena acaba de apostar por dar un nuevo impulso a su canal online con una aplicación para sus clientes con la que quiere reforzar sus ventas por internet como parte de su estrategia de crecimiento tras la reestructuración de su parque de tiendas.

El consejero delegado de Dia en España, Ricardo Álvarez, explicó hace unos días que la cadena ofrece a sus clientes la posibilidad de recibir sus pedidos en franjas de una hora, en el mismo día o en menos de una hora en las principales ciudades españolas y sin coste a partir de 100 euros de importe.

El 3,5% de sus ventas en España son a través del canal online. Se trata de una cifra relativamente alta. Aunque el objetivo a medio plazo que se marca la enseña es superar el 5%.

El gran líder del sector, Mercadona, acaba de abrir un nuevo almacén destinado a la venta por internet en la Comunidad de Madrid. La nueva 'colmena', como denomina la cadena de supermercados a estos espacios, está ubicada en la localidad de Boadilla del Monte y será la segunda que existe en la región tras la que abrió en Getafe en 2020.

La empresa que dirige Juan Roig cuenta con más colmenas en Valencia, Barcelona, Alicante y Sevilla con más de 2.700 trabajadores. Y la voluntad es seguir penetrando en el mercado del online, "además de generar un negocio sostenible en el largo plazo". Según los datos de la empresa, el canal de ventas por internet de Mercadona registró en 2022 una facturación de 540 millones de euros.

Todas las claves de la actualidad y últimas horas, en el canal de WhatsApp de El Independiente. Únete aquí

Te puede interesar