Economía | Empresas

Puente critica la decisión de Ábalos pero no cree que haya "metido la mano"

El actual ministro de Transportes asegura que "nadie en el PSOE le está acusando de corrupción", aunque dice que tiene una "responsabilidad ineludible" por elegir a Koldo García como colaborador

El ministro de Transportes, Óscar Puente.

El ministro de Transportes, Óscar Puente. EP

"José Luis [Ábalos] no puede irse al Grupo Mixto. Su decisión no está a la altura de su trayectoria política". Es la sentencia del ministro de Transportes, Óscar Puente, apenas dos horas después de que su antecesor en el cargo haya anunciado que no renuncia al acta de diputado en el Congreso de los Diputados.

El ex alcalde de Valladolid ha dicho que Ábalos "ha sido un militante ejemplar, un gran socialista, un gran ministro y un gran secretario de Organización socialista" y ha querido dejar claro que "nadie en el PSOE le está acusando de corrupción". "Tendría que verlo para creer que Ábalos ha metido la mano", ha abundado tras conocerse que el partido le suspenderá de militancia.

En cambio, sí ha remarcado que el ex ministro tiene "una responsabilidad ineludible" por haber elegido como asesor a Koldo García, protagonista del caso de las mascarillas que está investigando la Fiscalía Anticorrupción.

Puente ha dicho que "la situación desde un punto de vista político y personal es absolutamente desgarradora". "Tengo el más alto concepto tanto personal como político por José Luis. (...) Pero eligiendo y vigilando se equivocó", ha insistido.

En este sentido, ha mencionado el caso de Josep Borrell frente a Joaquín Almunia en 1999, cuando el primero tuvo que renunciar como candidato a la presidencia del Gobierno después de conocerse que dos de sus colaboradores en la secretaria de Estado de Hacienda estaban siendo investigados. "Borrell se marchó. Nadie le vio como un corrupto y esa decisión le engrandeció", ha sentenciado Puente.

Auditoría sobre los contratos de Puertos y Adif

Puente ha anunciado también la puesta en marcha una auditoría específica sobre la compra centralizada a través de dos órdenes ministeriales para adquirir 13 millones de unidades de mascarillas FPP2. En total, ocho por parte de Puertos del Estado y cinco por parte de Adif.

Puente ha recordado que la compra fue fiscalizada por el Tribunal de Cuentas y por la Intervención General del Estado (IGAE) sin objeciones. "Se centralizó en ellos debido a su capacidad presupuestaria y su especialidad logística", ha especificado respecto a las empresas públicas.

El Ministro también ha recalcado que Adif fue el organismo que más baratas compró las mascarillas en aquellos momentos de escasez, a 2,35 euros la unidad, según la información contenida en el informe del Tribunal de Cuentas.

La auditoría correrá a cargo de la Inspección General de Servicios, "compuesta por funcionarios de carrera que no deben su puesto a este Gobierno, sino que son inamovibles". En este sentido, ha dicho que tendrán capacidad para realizar entrevistas y recabar todo tipo de documentación.

"El análisis que hagamos no excluye la posibilidad de que hubiera gente que se lucrase. Hay que distinguir los contratos de lo que son las mordidas", ha añadido Puente. Las conclusiones de la auditoría, que se esperan "a la máxima brevedad posible", se enviarán a las comisiones de investigación que se abran en las Cortes Generales.

Todas las claves de la actualidad y últimas horas, en el canal de WhatsApp de El Independiente. Únete aquí

Te puede interesar