Economía | Empresas

El clima frena a Inditex: sus ventas crecen sólo un 5% en el primer trimestre

La matriz de Zara incumple los pronósticos del mercado a pesar de evitar el efecto adverso de las divisas en sus cuentas

logo
El clima frena a Inditex: sus ventas crecen sólo un 5% en el primer trimestre
Tienda de Zara, del Grupo Inditex.

Tienda de Zara, del Grupo Inditex. EFE

Resumen:

Un nuevo enemigo se ha cruzado en el camino de Inditex. El grupo de moda español ha presentado este miércoles los resultados del primer trimestre con unas cuentas que han quedado lejos de los objetivos que se había fijado el mercado.

La matriz de Zara ha registrado en los tres primeros meses de su ejercicio fiscal 2019 (que abarcan del 1 de febrero al 30 de abril) un incremento de sus ventas del 5%, hasta los 5.927 millones de euros. Esta cifra representa una aceleración respecto al crecimiento del 3% que registró a lo largo del año anterior y aún más frente al 2% del primer trimestre de 2018.

Sin embargo, esta aceleración se basa en el hecho de que, por primera vez en mucho tiempo, la compañía dirigida por Pablo Isla no se ha enfrentado a un efecto divisa adverso (a tipos de cambio constante, sus ventas aumentaron un 7% en 2018, mientras que en este trimestre repiten en el 5%), unas condiciones más favorables que no se han traducido en una mejora del negocio.

La compañía afirma que el crecimiento se ha acelerado al 9,5% desde el inicio del segundo trimestre

De hecho, las ventas de Inditex han quedado muy lejos de los crecimientos de entre el 7,5 o el 8% que auguraban recientemente firmas como Alantra o Sabadell. El grupo textil radicado en Arteixo justifica esta situación por el impacto de las condiciones climáticas en su negocio. “La venta en la segunda mitad del trimestre se vio afectada por condiciones meteorológicas adversas tal como se ha visto reflejado en las estadísticas sectoriales publicadas en diversos mercados”, ha explicado la matriz de Zara.

La nota positiva de este escenario es que, una vez que este efecto se ha diluido con un retorno a unas condiciones climáticas normalizadas, el negocio del grupo ha vuelto a repuntar y, según ha adelantado la compañía, la venta en tienda y online a tipo de cambio constante creció un 9,5% desde el 1 de mayo al 7 de junio. Con todo esto, Inditex mantiene inalterada su previsión de crecer este año a un ritmo de entre el 4 y el 6%, lo que supondría, en el mejor de los casos, duplicar el ritmo de crecimiento del año anterior.

Otra nota positiva para la compañía ha sido el nuevo repunte que ha experimentado el margen bruto, que representa el 59,5% de las ventas del grupo, 61 puntos básicos por encima del nivel al que se situaba en el mismo periodo del año anterior, al tiempo que la posición financiera neta se elevó un 9%, hasta los 6.660 millones. En opinión de su presidente, Pablo Isla, estas cifras demuestran “la solidez del modelo de la compañía, que sigue creciendo en rentabilidad y en generación de cash flow tras apostar decididamente por una oferta de moda de calidad a favor del cliente”.

La mejora de márgenes ha permitido elevar el beneficio un 10% hasta los 734 millones

Con estas condiciones, el beneficio del grupo ha vuelto a aumentar a tasas de doble dígito, al incrementarse un 10%, hasta los 734 millones, mientras que el Ebitda creció un 9% (un 49% por el efecto de la nueva normativa contable).

En este contexto, Inditex ha mantenido vigente su apuesta por el paulatino desarrollo internacional de su canal online. Así, la principal enseña del grupo, Zara, ha puesto en marcha, a lo largo del primer trimestre, canales de venta por Internet en nueve nuevos mercados: Brasil, Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Líbano, Egipto, Marruecos, Indonesia, Serbia e Israel. Además, prevé hacerlo también a lo largo del ejercicio en Sudáfrica, Qatar, Kuwait, Bahrein, Omán, Jordania, Colombia, Filipinas y Ucrania.

Su presidente ha resaltado la apuesta de la compañía por el “impulso permanente a la transformación digital de la plataforma integrada de tiendas y online, y a la sostenibilidad como eje estratégico de la compañía”.

Junta de accionistas

Asimismo, Inditex ha confirmado su intención de presentar a la junta de accionistas, que se celebrará el próximo 16 de junio, una nueva política de dividendos, que supondrá un incremento del pay-out (el porcentaje del beneficio que se destina a la remuneración del accionista) al 60%, desde el 50% actual y al que se añadiría un pago extraordinario de 1 euro por acción a repartir entre los ejercicios 2018, 2019 y 2020.

La compañía también tiene previsto aprobar en dicho encuentro el nombramiento de Carlos Crespo, actual director general de Operaciones de Inditex, como consejero delegado del grupo, en un movimiento que busca reforzar la gobernanza del gigante español del textil y afianzar la apuesta por el modelo de integración entre canales que viene implementando desde hace varios ejercicios.