Finanzas

La elevada exposición de la banca a combustibles fósiles amenaza con una crisis como la de Lehman Brothers

Proyección contra los combustibles fósiles de Greenpeace.

Proyección contra los combustibles fósiles de Greenpeace. Greenpeace

Los 60 bancos más grandes del mundo tienen invertidos 1,35 billones de dólares en combustibles fósiles que podrían perder su valor con la transición energética puesta en marcha por todos los países del mundo con el objetivo de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero causantes del cambio climático.

El dato pertenece a la organización Finance Watch que ha publicado un informe A safer transition for fossil banking (Una transición segura para los activos fósiles de los bancos) que apela a los reguladores internacionales para tomar medidas que eviten una crisis financiera en el futuro del tipo Lehman Brothers. Según el análisis realizado por esta organización los bancos españoles  BBVA, Santander y Caixabank tienen una exposición de 34.000 millones de dólares. 

Mientras la transición energética puesta en marcha por todos los países firmantes de los Acuerdos de París siga avanzando, los activos en combustibles fósiles deberán ser abandonados. Inversiones en recursos de petróleo y gas que no serán extraídos.

Todos los activos estudiados en nuestro informe perderían cerca del 100% de su valor si se alcanzan los objetivos del Acuerdo de París

Benoît Lallemand

“Conforme los riesgos financieros relacionados con el clima sigan creciendo mientras no se tomen medidas, su materialización abrupta en el futuro creará un clima tipo Lehman. Observamos una falta de responsabilidad en todo el sistema, de manera que los Gobiernos, los responsables políticos, los supervisores, las agencias de calificación crediticia, las empresas y las instituciones financieras se acusan mutuamente de inacción”, afirma Benoît Lallemand, secretario general de Finance Watch.

Según esta organización los riesgos asociados a los combustibles fósiles “están  infravalorados, dado que la normativa no obliga a los bancos a contar con suficientes fondos para hacer frente a posibles pérdidas del valor de estos activos. En el supuesto de una quiebra bancaria, la carga de los rescates bancarios podría recaer en los contribuyentes en lugar de ser absorbida por el mercado”.

«Todos los activos estudiados en nuestro informe perderían cerca del 100% de su valor si se alcanzan los objetivos del Acuerdo de París«, explica Lallemand a El Independiente . Esto se llama riesgo de transición. También perderán una parte sustancial de su valor si no actuamos contra el cambio climático, ya que los fenómenos físicos (inundaciones, incendios, tormentas, etc.) afectarán cada vez más a la economía. Esto se llama riesgo físico. El mayor riesgo de todo esto está creciendo mientras hablamos con la inacción, es decir, que la economía en su conjunto se desestabilice o incluso se paralice debido al cambio climático (golpeando los balances en múltiples áreas). A esto se le llama riesgo de disrupción, cuyo mejor ejemplo es COVID19″

Salvar la banca o el clima

Según los nuevos datos del informe de Finance Watch, se necesitan entre 157.000 y 210.200 millones USD de capital adicional para los 60 bancos más grandes del mundo, incluidos los 28 bancos considerados sistémicamente importantes para la estabilidad financiera mundial y los 22 bancos más grandes de la UE por número de activos.

En ambos casos – quemando los combustibles fósiles o no – el balance de los bancos se verá afectado negativamente

Benoît Lallemand

Para el secretario general de Finance Watch no existe esta disyuntiva de salvar la banca o el clima. «No abogamos por quemar los combustibles fósiles, sólo pedimos que el sistema financiero construya las reservas de capital que necesita para absorber las inevitables pérdidas que se avecinan en el horizonte (como las tres categorías de riesgos mencionadas anteriormente). En ambos casos – quemando los combustibles fósiles o no – el balance de los bancos se verá afectado negativamente. Los beneficios de la producción de combustibles fósiles sólo pueden ser a corto plazo, e incluso entonces, generan un mayor riesgo para la sociedad, la economía y los bancos», incide.

El objetivo del informe que publica esta organización tiene como fin «dar la señal a los mercados cuanto antes para que el sistema construya amortiguadores. De esta forma más ordenada será la transición y más seguros estarán los bancos, y menos probable será que los contribuyentes tengan que acudir de nuevo al rescate», asegura Benoît Lallemand.

Te puede interesar

Comentar ()