Carina Szpilka ha sido una figura clave en la revolución de la banca digital en España. Entre 2010 y 2013, fue consejera delegada de ING Direct en España, cargo que había ocupado previamente en Francia, donde lideró la expansión del gigante holandés, tras haber desarrollado el modelo de banca online desde 1998, durante 10 años, en nuestro país.

La ejecutiva ha desarrollado su carrera profesional en el sector financiero –inició su carrera en la división de banca privada de Santander-, en un entorno eminentemente masculino en el que siempre se ha movido como pez en el agua.

La ex ceo de ING ha lanzado un fondo de venture capital para invertir en startups tecnológicas españolas

«Es cierto que el sector financiero es muy masculino, pero la discriminación no es cuestión de sectores, sino de personas. Siempre he trabajado con gente extraordinaria que creía en dar oportunidades al talento y en premiar el esfuerzo. Nunca he sentido discriminación», señala.

Szpilka dejó la cúpula de ING en 2013 porque consideró que había llegado el momento de dar un giro a su vida.  «La banca me gusta, pero he trabajado 20 años en entidades y quería aprender otras cosas, conocer otras industrias. Tenía la inquietud de hacer cosas nuevas», explica.

Recuerda que, al dejar el banco, empezó «un proceso de absoluta reinvención profesional y personal. Quería aplicarme a mí misma lo que siempre había predicado entre los demás: salir de la zona de confort, ver el mundo con otros ojos, aprender, ser curioso. Y, cuando llevas muchos años en una organización no lo puedes hacer con tanta intensidad».

Consejera independiente de Grifols, Meliá y Abanca, cree que las mujeres destacan por decir las cosas como son

Además, subraya la ejecutiva, «para mí se convirtió casi en una obsesión la responsabilidad de compartir con los demás el conocimiento que había adquirido en ING, donde construimos un  verdadero modelo en el que el cliente está en el centro. Y ése es el modelo de éxito en un entorno como el actual, donde constantemente surgen cosas nuevas nuevas al calor de la tecnología».  Para ella, «el reto de las organizaciones hoy es cómo ser capaces de ofrecer verdadero valor para el consumidor».

Con este espíritu nació hace dos años K Fund, un fondo de capital riesgo que ya cuenta con 50 millones de euros para invertir en las etapas iniciales de startups tecnológicas españolas.

La ejecutiva asegura que «ser líder no consiste en ser gestor, sino en convertir una visión en realidad»

”Tenemos vocación de aportar un granito de arena para crear un tejido empresarial más moderno en España. De momento hemos invertido en cinco empresas y estamos muy contentos al ver la cantidad de buenos proyectos que hay en nuestro país”, explica.“Las mujeres buscamos tener impacto en nuestro trabajo. Y qué mejor manera de conseguirlo que ayudando a las nuevas empresas a que construyan unos cimientos muy sólidos”, señala la directiva.

Lamenta que «hay muy pocas mujeres emprendedoras pese a que, está demostrado científicamente, las empresas fundadas y lideradas por mujeres suelen tener tasas de éxito más altas».

Hija de psicoanalistas, la empresaria tiene claro que la psicología influye mucho en cualquier entorno laboral y determina, en muchas ocasiones, el éxito o el fracaso. En este sentido, asegura que “ser líder no es ser gestor. Gestionar y liderar son cosas absolutamente distintas. Un líder tiene que convertir una visión en realidad. Y esa visión ha de estar alimentada por lo que está pasando siempre en el mundo, por la curiosidad».

Además de liderar K Fund, Szpilka forma parte de los Consejos de la hotelera Meliá, el fabricante  de hemoderivados Grifols y la entidad financiera Abanca. Considera que una de las cualidades de las mujeres es que “somos muy buenas en decir las cosas tal como las vemos y las pensamos, una característica muy importante para ser consejero independiente”.

Ya sea en su rol de ejecutiva o emprendedora, una palabra le define: exigencia. «Soy una persona exigente. Exijo, exijo, exijo, hasta que me doy cuenta de que ya estamos y hay que relajarse. Me gusta estar siempre buscando la excelencia. Mis listones son móviles. Los pongo en un punto y los vuelvo a subir. Always rising de bar”.