Durante los últimos años, la cifra de trabajadores autónomos ha tendido a la baja. Después del repunte que hubo tras la crisis de 2008, desde 2012 y hasta 2018 el número de altas ha caído. De hecho, el porcentaje ha disminuido en más de un punto. Así, al inicio de este periodo los trabajadores por cuenta propia se encontraban en un 16,3%, llegando hasta el 15,2% hace apenas dos años.

Son datos recopilados por AIReF (Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal), en su Estudio de Incentivos a la Contratación.

Si bien España continúa por encima de la media de la Unión Europea, en lo que respecta a número de trabajadores autónomos, lejos quedan los números alcanzados en 2013. Aún así nuestro país ha seguido la tónica del resto de estados miembros, a excepción de los Países Bajos, Letonia, Lituania y Estonia que han subido.

España cuenta con más autónomos jóvenes que la media de la Unión Europea

España tampoco es el país que ha experimentado el mayor descenso de autónomos. De hecho, en este sentido, son Portugal y Croacia los países más afectados. Por su parte, Grecia e Italia son las regiones que siguen a la cabeza como países con más trabajadores por cuenta propia, lista en la que nuestro país ocupa el séptimo lugar.

También se encuentra por encima de la media de la UE en lo que respecta a trabajadores por cuenta propia menores de 30 años. En este caso España ocupa el octavo lugar, con un 6,5% en 2018. Al igual que con el resto de autónomos, las cifras también han bajado desde 2012, en la que los jóvenes autónomos suponían un 7,3%.

Nivel de estudios de los autónomos españoles

El nivel de estudios también marca diferencias entre España y la Unión Europea. Así, nuestro país se encuentra por encima en lo que concierne a autónomos con nivel de estudios bajo o medio, mientras que la UE tiene un porcentaje medio ligeramente superior en lo que respecta a autónomos con estudios de nivel alto.

Esto podría estar relacionado con que España se encuentra en cuarta posición entre los países con más trabajadores por cuenta propia por motivo de necesidad. De hecho, con los datos recogidos en 2015, el 26% de los autónomos de nuestro país se dedicaban al autoempleo por este motivo, mientras la media europea se situaba en el 20%. Las mujeres, las personas con niveles de estudio bajos y los jóvenes por debajo de los 25 años son los más afectados en este aspecto.

Las actividades inmobiliarias, un sector destacado en nuestro país

Si se atiende a los sectores, España y la UE concuerdan en los que cuentan con mayor porcentaje de autónomos. De hecho, los cinco más destacados son: la agricultura, la ganadería, silvicultura y pesca; las actividades profesionales; el sector inmobiliario; el comercio y transporte; y, por último, las actividades artísticas y recreativas.

Precisamente el primero y el último son menos comunes en España que en la UE, mientras que el comercio y transporte se disparan en nuestro país si se hace la comparativa. De esta forma, en agricultura la Unión Europea alcanza casi un 50%, mientras que España no llega al 35%. Una diferencia similar existe entre el número de autónomos españoles dedicados al sector inmobiliario, con menos peso en la media de la UE.

En todos los sectores, tanto en la Unión Europea como en España, destacan los autónomos con asalariados a su cargo, que representan un mayor número que los trabajadores por cuenta propia sin empleados. Asimismo, nuestro país se encuentra por encima de la media de la UE a nivel general, tanto si se tienen en cuenta los autónomos empleadores como los sin empleados.

Los primeros suponían un 4% en 2018 para la Unión Europea, mientras que en España casi alcanzaban el 5%. Por su parte, en lo que concierne a autónomos sin empleados, en España (en 2018) el porcentaje se encontraba por encima del 10%, mientras que en la UE apenas superaba el 9%.

Contenido elaborado por: Sego finance