Después de que Juanma Moreno haya aludido en su réplica, durante el debate de investidura en el Parlamento de Andalucía, al «casoplón» del secretario general de Podemos -Pablo Iglesias-, Teresa Rodríguez, líder de Adelante Andalucía, ha afeado falta de «argumentos» al candidato del PP y le ha invitado a «tomar café en mi piso de 40 metros cuadrados en Cádiz».

El grupo parlamentario de Adelante Andalucía -que integra, entre otras fuerzas, a Podemos e IULV-CA– ha anunciado este miércoles que votará que no a la investidura de Juanma Moreno como presidente de la Junta porque pretende conformar un gobierno «de los ricos» y una «franquicia que pone en riesgo la autonomía» y se dirigirá solo al «0,7 por ciento de los andaluces».

Así lo ha aseverado Teresa Rodríguez en su primera intervención en el debate de investidura, en la que ha acusado al futuro gobierno que conformarán PP-A y Ciudadanos (Cs), y que contará con el apoyo de Vox en la investidura, de ser un ejecutivo «de las finanzas, las constructoras, las farmacéuticas y los terratenientes», informa Europa Press.

Además, ha aseverado que va a ser un gobierno «de corbatas muy grandes sobre corazones muy pequeños», y de no traer el cambio, sino «una reacción», según Rodríguez, que ha criticado que el futuro gobierno «se ha negociado a miles de kilómetros de distancia de Andalucía» y de ser «un tripartito tutelado» por los líderes nacionales de PP, Cs y Vox, Pablo Casado, Albert Rivera y Santiago Abascal, respectivamente.

También ha recordado que el PP-A perdió 17 escaños en las elecciones autonómicas de 2015 y siete en las del 2 de diciembre, pese a lo cual Moreno se va a convertir en presidente de la Junta por una «carambola del destino».

La líder de Podemos Andalucía ha concluido su intervención dirigiéndose a la presidenta saliente de la Junta, la socialista Susana Díaz, a quien ha preguntado si no cree ahora que era «buena idea blindar por ley» cuestiones como una inversión mínima en educación o sanidad, y a la que ha afeado que, como la paloma de Alberti, «se equivocó» en su política de alianzas -pactando con Cs-, y al final se ha permitido que entre «un viento del norte que nos está helando el corazón», según ha concluido.