El PP que dirige Pablo Casado ha decidido destituir a Luis Venta, número dos del partido en Asturias, como secretario de área de Medio Rural y Despoblación del PP y le suspenderá también de sus funciones como secretario general del partido en Asturias tras verse envuelto en un caso de amenazas a otro dirigente del partido, según han informado fuentes de la formación.

En concreto, Venta habría enviado una carta amenazante al portavoz del PP en el Ayuntamiento de Gijón, Pablo González, que presentó una denuncia a la Policía. La investigación policial apunta al secretario general del PP asturiano, han señalado las mismas fuentes, informa Europa Press.

La Comisión Ejecutiva del PP de Asturias recurrirá a «todas la vías legales y estatutarias» para responder a la decisión de la dirección nacional del partido de suspender a Venta, según han señalado a Efe fuentes de esta formación.

Venta fue designado secretario de área de Medio Rural y Despoblación del PP con la llegada de Pablo Casado a la Presidencia del partido el pasado mes de julio. Además, fue designado número dos del PP asturiano que preside Mercedes Fernández en el congreso regional celebrado en marzo de 2017.

Luis Venta habría enviado una carta amenazante al portavoz del PP en el Ayuntamiento de Gijón, Pablo González, que presentó una denuncia a la Policía

Ante la información que maneja Génova, el PP ha decidido cesarle como secretario de área y, por lo tanto, dejará de ser miembro del Comité Ejecutivo Nacional. Además, el Comité Nacional de Derechos y Garantías del partido -que se reúne este mismo martes- le suspenderá de sus funciones como secretario general de la formación en Asturias y no se descarta que pueda tomar más medidas.

Fuentes del partido justifican este paso en la «transparencia absoluta» que guía a la dirección de Pablo Casado ante posibles comportamientos no éticos. «Cero tolerancia con comportamientos no éticos», abundan desde el partido.

Venta fue elegido secretario general del PP asturiano en el Congreso celebrado en marzo de 2017, un cargo que llevaba vacante desde 2015 y al que llegó tras ocupar la vicesecretaría de organización en la anterior ejecutiva regional.

Un año después se incorporó a la dirección nacional del partido como secretario ejecutivo de Medio Rural y Despoblación tras el congreso que eligió a Pablo Casado como nuevo presidente.

Por su parte, el portavoz del PP en la corporación gijonesa fue invitado la pasada semana por la candidata popular a la Presidencia del Principado, Teresa Mallada, a incorporarse a su candidatura autonómica en representación de la Junta Local de Gijón.

La designación de Mallada por parte de Casado como candidata en Asturias provocó discrepancias con la dirección regional que lidera Mercedes Fernández que, durante la pasada Convención Nacional del PP, advirtió de que algunos sabían «construir desde cero» y otros «coger el relevo desde el trabajo hecho».

Fernández defendió que su partido había realizado «un trabajo espléndido» en los últimos cuatro años y que por ello iba a ganar las elecciones en Asturias y, tras definirse como «una trabajadora infatigable», recordó que más del 90 por ciento de la militancia la apoyó en un congreso «limpio, democrático y participativo».

Estas discrepancias se extendieron a la reedición del pacto con Foro para concurrir en coalición a las próximas elecciones generales, un acuerdo cuyos resultados en 2015 y 2016 Mallada consideró «cuestionables» mientras que Fernández advirtió de que no verlo positivo obedecía a «miopía política y falta de altura».