La Revuelta de la España Vaciada ha arrancado este domingo desde las inmediaciones de la Plaza de la Colón de Madrid con una participación multitudinaria con miles de asistentes que pretende convertir esta marcha en histórica, ya que es la primera vez que 90 colectivos de 23 provincias se unen para frenar la despoblación.

La manifestación, convocada inicialmente por Soria ¡Ya  y Teruel Existe, ha comenzado con un minuto de silencio por las provincias afectadas por la despoblación, y con el estruendo de tambores del Bajo Aragón, en lo que llaman la rompida de la hora.

La Policía ha cifrado la asistencia en 50.000 personas, mientras los organizadores hablan de 100.000.

Se trata de una movilización eminentemente ciudadana, sin banderas ni símbolos partidistas o sindicales a petición de los organizadores, por lo que los políticos que se han sumado -entre ellos cinco ministros- han tenido que hacerlo a título individual y sin ocupar la cabecera.

Asisten a la marcha las ministras de Trabajo, Magdalena Valerio; Sanidad, Luisa Carcerdo; Transición Ecológica, Teresa Ribera; Industria, Reyes Maroto; el titular de Agricultura, Luis Planas; la comisionada del Gobierno para el reto demográfico, Isaura Leal, y el secretario de Estado de Política Territorial, Ignacio Sánchez Amor.

También se han sumado el líder Ciudadanos, Albert Rivera, y el secretario general de esta formación, José Manuel Villegas, mientras que Podemos está representado, entre otros, por su secretario de Organización, Pablo Echenique. Por parte del PP acuden el vicesecretario de Política Autonómica, Vicente Tirado, el portavoz en el Senado, Ignacio Cosidó, y el torero Miguel Abellán, número 12 de la lista por Madrid, informa Efe.

Ante la participación de políticos, uno de los portavoces ha dicho que espera que «la marea de gente los eclipse» porque «hoy no es su día»

Ante la participación de miembros del Gobierno y líderes políticos, uno de los portavoces de Soria ¡Ya,  Carlos Vallejo, ha dicho que espera que «la marea de gente los eclipse» porque «hoy no es su día».

La manifestación lleva en cabecera dos pancartas: La Revuelta de la España Vaciada y Ser pocos no resta derechos, y busca evidenciar que la despoblación a nivel nacional es un problema urgente que necesita de inversiones, no caben ya más promesas incumplidas.

«Ya no vale la palabrería, queremos inversiones», ha subrayado Vallejo, que ha recordado que Soria, Teruel y Cuenca son las únicas provincias completas que se encuentran en el umbral establecido por la UE como zona despoblada, por debajo de los 12,5 habitantes por kilómetro cuadrado.

No obstante, la despoblación afecta a muchos más territorios y, según datos del INE, hasta 14 provincias españolas están en fase crítica, con un altísimo porcentaje de pequeños municipios (con menos de 1.000 habitantes) en riesgo de extinción, en torno al 80 por ciento.

También la portavoz de Viriatos Zamora, Ana Morillo, ha mostrado su inquietud por la presencia de los políticos y les ha reprochado que hoy «quieran copar protagonismo».

La marcha concluirá con la lectura de un manifiesto a cargo del periodista Manuel Campo Vidal y la directora de RNE, Paloma Zuriaga.

Las plataformas han elegido a Zuriaga por su origen turolense y a Campo Vidal por su implicación con el tema ya que pertenece a un grupo de periodistas rurales.